El Celta ficha veteranía

El Celta empieza a completar la sensación de coitus interruptus con la que dejó a sus aficionados el 31 de agosto al cierre del mercado de fichajes. Primero sacar y luego meter. Antes de nada, dar salida a Jonathan Vila, que ya está en Israel, y encaminar la cesión de Samuel Llorca al Alavés (pendiente de acuerdo económico, aunque el Sporting se pueda meter por el medio); después, ceder el paso a un veterano de guerra de la Primera División: Íñigo López. El riojano, titular durante dos temporadas en el Granada y protagonista de los momentos de ‘gloria’ del Alcorcón, llega cedido desde el Paok griego donde, a su vez, también estaba cedido por el Granada para esta temporada y la siguiente.

Así, el Celta cambia a dos jugadores apenas rodados en la Liga para intentar traer resultados inmediatos con la llegada de un jugador que, independientemente de sus capacidades, siempre dio la impresión de tener las ideas claras sobre el campo. Sus 31 años y la condición de cedido refuerzan además la teoría de las necesidades instantáneas, ya que ambos factores dejarían el paso libre a jugadores más jóvenes de la cantera celeste, como Goldar o David Costas, que ya llaman fuerte a las puertas del primer equipo e incluso de la titularidad.

De este modo, los vigueses dan la primera de las dos (quizá tres) sacudidas que se le recriminaron en el mercado de verano. Sin prisas, el primer refuerzo llega para la defensa y deja que la concentración de Torrecilla y compañía se centre en reforzar la punta de ataque y, quizá, el medio del campo.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *