SD Eibar: La revolución de los humildes

A orillas del río Ego y en un valle rodeado por los montes Arrate, Akondia, Urko, Galdaramiño e Illordo, se encuentra una pequeña localidad guipuzcoana llamada Eibar. Este municipio de más de 27.000 habitantes se dedica principalmente a la industria de transformación metálica y es conocida como la ciudad armera, dado su pasado como fabricante de armas, aunque en la actualidad tan solo se produzcan para la modalidad de caza.

En este humilde municipio presumen desde junio de 2014 de contar con un equipo de fútbol en Primera División. Un hito histórico, que ha convertido a la Sociedad Deportiva Eibar en el conjunto en la élite con menor número de habitantes. Fundado en 1940, puede presumir también de ser el equipo con mayor número de temporadas consecutivas en Segunda División. Un total de 18 campañas entre 1988 y 2006, para hacer un total de 26 en la categoría de plata. A ellas, se suman las 7 en Segunda B, las 28 en Tercera y las dos últimas en Primera.

Centrándonos en lo que nos acomete, el Eibar está maravillando a propios y extraños con su fútbol esta temporada. El conjunto armero marcha en sexta posición, que da acceso a disputar la Europa League y se ha convertido en la gran revelación de la temporada. Algo digno de reseñar para el club más humilde de Primera División, que la pasada campaña realizó una ampliación de capital de 1,9 millones de euros. Los vecinos se volcaron y aparecieron accionistas de todas las partes del mundo, por lo que el cuadro eibarrés evitó verse relegado a Segunda “B”. A pesar de descender deportivamente, mantuvo la categoría debido al descenso administrativo del Elche CF.

De la mano de José Luis Mendilibar, que sustituyó a Gaizka Garitano, el Eibar ha ido sorprendiendo a todos los seguidores del fútbol español. La premisa de la entidad es clara, no gastarse más de lo que pueden generar, evitando así las tan temidas deudas que castigan al balompié en nuestras fronteras. El técnico de Zaldívar regeneró una plantilla sin apenas gastarse un euro y poniendo sus ojos en futbolistas que destacaron en Segunda División.

Un bloque basado en futbolistas de Segunda División

Sergi Enrich, Borja Bastón, Asier Riesgo, Sergio Gotán “Keko” o David Juncà son algunos de los futbolistas más destacados del cuadro armero en lo que va de temporada. Todos ellos tienen un denominador común, proceden de Segunda División y destacaron la pasada campaña por sus grandes actuaciones, algo que no pasó de largo para Mendilibar, que decidió darles una alternativa en la máxima categoría del fútbol español. Se sumaron así a ilustres del equipo como Saúl Berjón, Dani García, Ander Capa, Xabier Irureta, Arruabarrena o Lillo, que también tuvieron la alternativa en Primera en el cuadro guipuzcoano.

La temporada está siendo un éxito y parte de culpa la tiene el bloque formado por el técnico vizcaíno y el buen hacer del equipo en los partidos como local en Ipurua. Un campo que se ha convertido en un fortín, en el que los equipos que rinden visita, sufren para sacar algo positivo. Los fichajes han sido todo un éxito. Keko llegaba como un habilidoso extremo, que había hecho las delicias de la afición del Albacete. Sergi Enrich, como un delantero goleador, que despuntó en el Numancia y Borja Bastón, tras su paso cedido por Deportivo y Real Zaragoza, recalaba en el Eibar procedente del Atlético de Madrid. Los tres han destacado con creces. El primero a base de asistencias y los otros dos formando una dupla ofensiva letal, que acumula 18 goles en su haber.

No cabría olvidar tampoco a los Dani García, Ander Capa, Saúl Berjón, Mauro Escalante, Takashi Inui, Adrián González, Asier Riesgo o Mauro dos Santos, parte igual de vital en el buen hacer del equipo. La llegada de Jota Peleteiro, uno de los artífices del ascenso, en el mercado invernal, no hace más que reforzar una idea. En Eibar gustan los futbolistas humildes, que pelean duro y que quieren deslumbrar al fútbol español.

Transcurridas 20 jornadas e iniciada ya la segunda vuelta, el cuadro eibarrés suma 33 puntos, prácticamente a tiro de piedra del objetivo inicial, la permanencia. 9 victorias, 6 empates, 5 derrotas, 32 goles a favor y 21 en contra, que han llevado al Eibar a codearse en los puestos europeos. El sueño de jugar en Europa no es una utopía, pero en el conjunto saben que será complicado. Aún así, pueden estar muy orgullosos tanto futbolistas como cuerpo técnico, directiva y aficionados. El nombre de la ciudad armera resuena con fuerza por todas partes de España.

Y es que lo de pescar en la categoría de plata ha sido el gran acierto para un equipo que dista mucho de sus competidores en la parte alta, que se gastan cada temporada auténticas millonadas. Un ejemplo de que la humildad, formar una familia, el trabajo duro y un scouting adecuado pueden conjuntar una gran plantilla. Un humilde en la élite, que quiere seguir maravillando al mundo del fútbol.

También te podría gustar...