RC Celta de Vigo 0 – 0 Atlético de Madrid: Final polémico y emoción prorrogada

El carácter creador y elegante pareció abandonar a los atléticos en esta nueva visita a Balaídos. Lejos de mostrar el dominio y control de hace escasos diez días, los hombres de Simeone volvieron a estar pesados en la zona de creación y desacertados en la fase ofensiva, concediendo más ocasiones a un Celta que, aunque poco resolutivo, equiparó las fuerzas y aprobó las tablas con vistas al encuentro de vuelta.

A pesar del ímpetu depositado durante los primeros minutos, el Atlético fue deshinchandose y cediendo terreno hasta llegar a la amenaza conforme avanzaba el crono. La incomodidad rojiblanca era un hecho y las acometidas celestes, una constante. Tal fue el peligro que incluso Moyá, auxiliado por la zaga, tuvo que intervenir en varias ocasiones para atajar los disparos de Iago Aspas y Guidetti, mucho más activos y animados que en el pasado partido liguero.

Fueron el sueco y el canterano gallego los principales exponentes del conjunto de Berizzo quien, plantando cara también en el duelo táctico, pudo ver a los suyos por delante en el marcador en más de una ocasión. Ambos perdonaron reiteradamente y dieron vida al Atlético en el peor de los momentos, lamentándose del desacierto con el paso de los minutos e incluso sufriendo con el acoso ejecutado durante varios tramos de la segunda mitad.

La disputa y la brega demostradas durante el primer acto parecían dejar un sabor agridulce a los simpatizantes de ambos conjuntos, faltos de goles, pero la equidad en la lucha dejó un partido realmente bonito para el aficionado general. Siguiendo la línea del primer acto, en la segunda mitad se siguió disfrutando de un encuentro sin un claro dominador, guiado por rachas y condicionado por el lamentable estado del verde.

La batalla continuó también en los banquillos. Tratando de desequilibrar la balanza y aportar ese componente explosivo ausente, tanto Berizzo como Simeone movieron ficha al comienzo del segundo tiempo. La entrada del debutante Beauvue en las filas locales y de Correa y Vietto en las rojiblancas por los inoperantes Jackson y Carrasco -siendo inusual y sorprendente la falta de acierto del segundo- aportaron aire fresco y ocasiones a ambos, manteniendo la simetría en el marcador.

Si bien los dos conjuntos contaron con ocasiones para deshacer las tablas en el tramo final del encuentro, destacando un remate de cabeza de Correa y un error de entendimiento entre Augusto y el meta Moyá que pudo salvar Gabi in extremis, fue el Celta quien pudo haberse adelantado ya en el descuento de no haber sido por la falta de acierto del colegiado.

Ni Guidetti, ni Aspas, ni Griezmann. En esta ocasión fue el juez Estrada Fernández quien, caprichoso, decidió mostrarse resolutivo aplazando la intriga y emoción hasta la próxima semana al no señalar una pena máxima sobre el arco rojiblanco tras una mano -involuntaria- del mediático Thomas. La decisión fue tajante. El colegiado, exagerado en sus gestos, señaló la inexistencia de la infracción y falló, erróneamente, en favor de un Atlético de Madrid poco acostumbrado a los beneficios arbitrales durante su habitual pelea con los dos innombrables.

A expensas de la que hubiese sido la resolución del penal, la grada mostró su descontento -comprensible- con la decisión, aunque esta no varió. Nos guste o no, el factor arbitral -humano, recordemos- puede ser en ocasiones decisivo tanto a favor, como en contra. Esta vez le tocó sufrir la peor de las caras al conjunto gallego, quien tendrá deberá cosechar un resultado positivo en la ribera del Manzanares si quiere avanzar en la competición copera.

Por tercera vez, el Vicente Calderón decidirá el clasificado en una eliminatoria copera con estos protagonistas. Promete, cuanto menos, emoción en la lucha. Promete, cuanto menos, un digno semifinalista.

Ficha técnica:

0 – Celta de Vigo: Rubén, Jonny, Cabral, Sergi Gómez, Planas (Hugo Mallo, 88’), Pablo Hernández, Radoja, Wass (Borja Fernández, 91+’), Orellana, Guidetti y Aspas (Beauveu, 74’).

0 – Atlético Madrid: Moyá; Gámez, Savic, Godín, Filipe Luís; Augusto, Gabi, Koke; Carrasco (Vietto, 66’), Griezmann (Thomas, 80’) y Jackson Martínez (Correa, 60’).

Árbitro: Javier Estrada Fernández, del comité catalán. Amonestó a Jackson (20’) y Orellana (91+’).

Incidencias: partido de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey 2015/16 disputado en Balaídos.

También te podría gustar...