Panathinaikos 0 – 2 RC Celta: El Celta amplía su erasmus

Sienta bien viajar por Europa. Se conocen nuevos países, ciudades, culturas y se entra en contacto con idiomas desconocidos. Por ello el Celta se esforzó por continuar de erasmus en el 2017. Los de Berizzo aún no regresan a casa. El billete llegó en una emocionante última jornada. Como era de esperar, hubo que sufrir.

La incertidumbre no la provocó una gran oposición de un Panathinaikos con mucho ímpetu y poco fútbol, sino el tener que mirar de reojo a Bélgica. El partido entre Standard de Lieja (rival directo del Celta) y Ajax estuvo suspendido unos minutos por culpa de un lanzamiento de bengalas que aumentan la triste colección de incidentes cada vez más frecuentes en duelos europeos. La cuenta del Celta era muy sencilla: si mejoraba en Atenas el resultado del Standard se clasificaba.

Con esa premisa saltaron los vigueses al césped del histórico estadio Apostolos Nikolaidis. A los cuatro minutos, y después de un susto propiciado por un remate del argentino Rinaldi que atrapó Rubén Blanco, Hugo Mallo subió por la banda derecha y mandó un centro preciso para el cabezazo inapelable de Guidetti entre los centrales del conjunto griego. Las incorporaciones del lateral diestro del Celta fueron la mayor fuente de peligro gallego en la primera mitad.

Foto vía uefa.com

Foto vía uefa.com

No fue un partido brillante del Celta. Puede que no tocara. Los de Berizzo se hicieron fuertes en la medular, donde Radoja ejerció de líder absoluto, y acapararon la posesión con el pensamiento de que el gol del Standard que les obligase a batir de nuevo a Steele podía llegar en cualquier momento. Pero casi no hubo ocasiones. Los pases celestes se fueron haciendo menos precisos y el Panathinaikos se animó, aunque apenas inquietó a Rubén Blanco. Encima, el tanto amigo del Ajax en Lieja situó la noche en el mejor de los escenarios.

Saltaron los griegos con fuerza en el segundo tiempo. Cabral y Roncaglia despejaban todo lo que volaba por el área, pero el Celta tenía dificultades para salir de su terreno. La entrada de Marcelo Díaz por Wass dio oxígeno a los vigueses. Con el chileno en el campo junto a Radoja y ‘El Tucu’ Hernández, el dominio del centro del campo volvió a ser para Berizzo y los suyos.

Faltaba el gol de la tranquilidad. Apareció en el minuto 76, después de un clamoroso penalti de Moledo sobre Guidetti. Lanzó Orellana, Steele se venció a su derecha y el balón entró por el lado contrario. El Celta ya tocaba la clasificación con las dos manos.

El guion todavía guardaba una pizca de suspense para los minutos finales. Raman marcó para el Standard. El empate en Lieja provocaba la siguiente situación: si el Panathinakos anotaba, el Celta se quedaba una diana de los belgas de quedar eliminado. No se dio ni lo uno ni lo otro. Berizzo retiró a Guidetti y metió a Sergi Gómez para multiplicar el número de cabezas y piernas que defendieran la imbatibilidad de Rubén Blanco. Y el desenlace fue feliz. El encuentro se acabó antes en Lieja y los últimos instantes en Atenas fueron de fiesta gallega. La Europa League sigue para el Celta.

Ficha técnica:

Panathinaikos: Steele; Mesto, Moledo, Ivanov, Chouchoumis; M’Poku, Zeca, Lod (Koutroubis, m.83), Wakaso; Villafáñez (Leto, m.70) y Rinaldi (Ibarbo, m.60).

RC Celta: Rubén Blanco; Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny; Wass (Marcelo Díaz, m.63), Radoja, ‘Tucu’ Hernández; Orellana (Pione Sisto, m.82), Bongonda y Guidetti (Sergi Gómez, m.90).

Goles: 0-1, m.4: Guidetti. 0-2, m.76: Orellana, de penalti.

Árbitro: Andris Treimanis (Letonia). Amonestó a Lod y Wakaso, del Panathinaikos.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...