O Noso Derbi, una historia de puro de sentimiento

Restan 5 días para uno de los partidos más especiales y marcados en rojo en el calendario del fútbol gallego. 5 días de espera para O Noso Derbi, la gran fiesta del fútbol gallego. Un duelo de gran rivalidad entre Deportivo de la Coruña y Celta de Vigo, que llena las gradas de cánticos y pasión por unos colores. Riazor será el escenario de esta primera gran contienda por la hegemonía de Galicia y en Los Otros 18 arrancamos nuestro especial para tan especial momento.

La historia del derbi está llena de anécdotas, piques, goles, rivalidad y espectáculo. Las estadísticas muestran la igualdad que ha reinado a lo largo de los años. Todo comenzó el 10 de marzo de 1929, en el estadio coruñés de Riazor, que por aquel entonces lucía un aspecto muy diferente al de hoy en día, sin gradas actuales. El encuentro finalizó con victoria de los blanquiazules por 4-2, en el primer duelo entre ambos en la primera Liga que se disputaba. Eso sí, en Segunda División, ya que ninguno de los dos conjuntos habían conseguido plaza en Primera.

Antes, ya habían disputado varios encuentros amistosos y del campeonato gallego, con éxitos diversos para ambos clubes. En esos años, comenzó a gestarse la rivalidad por diferentes motivos. Entre ellos, la marcha de Luis Otero del Celta al Deportivo, después de la fusión entre en Sporting de Vigo y el Fortuna. También hubo encuentros para el recuerdo, como el primer campeonato gallego conseguido por los coruñeses en 1927, ganando 2-1 o una goleada viguesa en el antiguo campo de Coia, cuando golearon 13-0, en un duelo no exento de polémica.

Su primer encuentro en la máxima categoría lo disputarían el 19 de octubre de 1941 en tierras viguesas. En aquella tarde se impuso el Celta con dos tantos de Jarabo. Chacho anotaría para el Deportivo en el último suspiro el tanto del honor.

Cabral y Lucas Pérez pugnan por un balón la pasada campaña en Riazor. Foto vía LFP.es

Cabral y Lucas Pérez pugnan por un balón la pasada campaña en Riazor. Foto vía LFP.es

Desde entonces han pasado muchos años y ambos conjuntos se han enfrentado en 110 ocasiones en competición oficial de Liga. 64 ocasiones en Primera, 44 en Segunda y 2 en Segunda “B”. El balance favorece a los vigueses que han logrado 43 victorias por 41 de los coruñeses y 26 empates. Los datos dejan claro que la igualdad es la gran reinante a lo largo de la historia.

En Riazor, los números están con el conjunto locales, que ha logrado 36 victorias por las 13 que se han llevado los visitantes y los 9 resultados de tablas. La pasada campaña, el partido finalizó con victoria olívica por 0-2, con goles de Charles y Larrivey. Los blanquiazules lograron la victoria en el anterior encuentro, disputado en 2013, cuando los tantos de Riki, Silvio y Salomao, condujeron a la victoria por 3-1. El último empate se remonta a 2001, cuando acabaron 2-2, tantos anotados por Berizzo y Edú para los olívicos, y Pandiani y Juanfran en propia puerta para los coruñeses.

Además de los ya mencionados duelos en los inicios. O Noso Derbi nos ha dejado grandes encuentros para el recuerdo. Hubo momentos de tisteza para una afición, con los descensos. El primero, el del Celta en 1953, tras perder 1-3 en Balaídos en la liguilla de permanencia. Los olívicos no llegarían a jugar en Segunda debido a una renuncia. En 1970, un tanto de Rivera, condenaba a los coruñeses a la categoría de plata del fútbol español. Tampoco habría que olvidar choques míticos en promociones de ascenso a Primera, como en el 87, cuando lo lograba el Celta ascenso tras vencer en Balaídos 3-0 y 0-1 en Riazor, con Baltazar de protagonista de la eliminatoria al anotar 3 tantos.

A principios de este siglo, también disfrutamos con duelos para el recuerdo, quizás los de mayor renombre, pues eran tiempos en que ambos clubes se codeaban entre los gallitos de la categoría. Deportivo y Celta eran clubes conocidos por toda Europa. Los olívicos hacían las delicias con goleadas antológicas en Copa de la UEFA a Benfica o Juventus, además de vencer a Liverpool o Aston Villa. Los coruñeses hacían lo propio en Champions con el Milán en Riazor y llegaban a semifinales de Champions, cuando el Oporto de Mourinho y la expulsión de Andrade dejaron a los blanquiazules sin final.

Mostovoi y Djalminha fueron dos de los protagonistas del "derbi de las caricias.

Mostovoi y Djalminha fueron dos de los protagonistas del «derbi de las caricias. Foto vía Forocoches

La época dorada coincidió con la presencia de grandes mitos en cada equipo. En los vigueses se encontraban los Mostovoi, Karpin, Makelélé, Gustavo López, Gudelj, Revivo, Michel Salgado, Cáceres, juanfran o McCarthy. Sus vecinos coruñeses presumían de ver a los Fran, Donato, Mauro Silva, Maakay, Diego Tristán, Valerón, Djalminha, Víctor Sánchez, Luque o Capdevila. Fue la época de esplendor.

También habría tiempo de ausencias en la élite, como el lustro entre 2007 y 2013. Quiso el destino que en esta época se reencontraran en Segunda para subir, logrando un doblete para Galicia en la categoría.

Corren buenos tiempos para O Noso Derbi. El Celta llega a esta cita en 4ª posición, que da acceso a la Champions y el Deportivo es 9º con 15 puntos a 4 de la Europa League, plaza que ya ha llegado a ocupar esta temporada. El fútbol gallego afronta una de las semanas más especiales del año. Disfrútenla con nosotros.

También te podría gustar...