El mejor RC Celta de todos los tiempos

La plantilla celeste logró la Copa Intertoto en el año 2000. Foto vía elgeniodemoana.blogspot.com

Esta semana -comentaba la gran estrella de aquel conjunto de ensueño que todos en Vigo añoramos- que su equipo era mucho mejor que el actual.

Nos referimos al ruso Alexander “El Zar” Mostovoi, estandarte de aquel Celta que jugaba al fútbol tocado por los dioses, enamorando a toda persona que los veía. Sin duda, fue el mejor Celta de todos los tiempos.

Todo empezó a fraguarse desde mediados de los años 90, con aquella final de Copa perdida en el Calderón en 1994. El conjunto vigués venía de ascender a Primera dos años antes, y desde entonces, comenzó una gran etapa de crecimiento en la historia del club.

En el ’96 llegaban jugadores conocidos mundialmente como Mazinho y el citado Mostovoi, tras etapas poco exitosas en sus anteriores clubes. Desembarcaban en Vigo en busca de volver a brillar. Y vaya si lo consiguieron. Con la llegada de Jabo Irureta al banquillo la temporada 1997/98, los albores del mejor Celta destilaban sus mejores destellos, con la clasificación para la Copa de la UEFA por segunda vez en su historia.

A partir de esa temporada, la política de fichajes, en una época de burbuja futbolística total en España, fue espectacular en lo deportivo, pero nefasta, a posteriori, en lo económico.

Irureta dejaba su puesto tras no llegarse a un acuerdo para la renovación, y llegaba Víctor Fernández, un técnico joven que había hecho campeón de la Recopa al Zaragoza en 1995, con una propuesta de juego que maravillaría a todo el viejo continente. Era la época del “Euro Celta”, un equipo que, en 2001, fue distinguido por la IFFHS, como mejor club del mundo en el mes de febrero, y que en la campaña 2001-02, era líder de la Liga Española en la jornada 24, algo que nunca ha vuelto a repetirse ni superarse.

Foto vía: gettyimages.com

Foto vía gettyimages.com

Fueron con él los mejores años del Celta que se recuerdan. A sus órdenes, recordamos a Mostovoi, Karpin, Penev, Mazinho, Makelele, Míchel Salgado, Gustavo López, Revivo y muchos otros que lograron clasificar al equipo para Europa durante varias temporadas, disputando una nueva final de Copa del Rey, nuevamente perdida ante su bestia negra, el Zaragoza, después de comenzar ganando en aquella triste noche en La Cartuja. Pero siempre se recordará aquel 5:1 al Real Madrid en Balaídos, el 7:0 al Benfica o el 4:0 a la Juventus en UEFA, o la victoria ante el Liverpool en Anfield Road.

Y también fueron los mejores años de fútbol del Celta, que se desprendía de Víctor en 2002, contratando para su puesto a Miguel Ángel Lotina. Con el vasco, el juego no fue tan brillante, pero logró lo que no había sido capaz el aragonés, meter al Celta entre los 4 mjores equipos de España, y jugar la Copa de Europa, llegando a octavos de final, después de ganar al Milán en San Siro, y caer ante el pujante Arsenal de la época de los Henry, Vieira o Bergkamp.

Ahí llegó el culmen futbolístico de un equipo que nos hizo soñar a todos, que puso al “Celta Vigo”, como se nos conocía en una Europa que comenzaba a saber quiénes éramos, y a dónde algún día soñamos con poder volver a llegar. Desde luego, los mimbres los tenemos.

Felipe Pérez

Plumilla en losotros18.com. Seguidor de Celta y Atleti, escritor ocasional.

También te podría gustar...