Galicia, disfruta, es tu momento

Acababa de desaparecer el inolvidable CD Ourense, el Compostela no terminaba de carburar en bronce y ni Racing de Ferrol ni Pontevedra parecían «dispuestos» a abandonar sus escalones. En Primera, el Dépor era el equipo ascensor y el Celta, tras pasar 5 años seguidos en plata, jugueteaba otra vez con el descenso.

No corrían buenos tiempos para el fútbol gallego en general, los históricos se tambaleaban al tiempo que emergían nuevas «cenicientas». Llegaba agosto y con él coruñeses y vigueses asumían ya sus papeles: «ojalá nos salvemos aunque sea en la última jornada» decían los más negativos. «Otro año en Tercera» susurraban desde el Lérez.

Hoy la historia es bien distinta, y es que, mientras los ferrolanos pelean por el ascenso y los santiagueses sueñan con resurgir en la liga de bronce, en Pasarón vuelve a escucharse aquello de «hai que roelo». También corren buenos tiempos en la Madroa y O Vao. Al igual que en el Manolo Candocia de Somozas.

Y qué decir del Anxo Carro… ¡Ay el Luguiño! Con los penaltis del Carranza aún en la memoria, el equipo de la Muralla es ya un clásico de la Liga Adelante. Buen fútbol, proyecto ambicioso y masa social en aumento son algunas de las señas de identidad de un Lugo que mira al futuro con ilusión.

En lo referente a la máxima categoría, si Galicia hablase, lo haría también orgullosa de sus dos equipos. Y es que, ¿quién no ha escuchado hablar de Celta y Deportivo esta temporada? Están hasta en la sopa… Que si el buen juego celeste y blanquiazul (hasta septiembre), los goles de Lucas, la clase de Mosquera, el regreso de Aspas, el futuro de Jonny, la cantera de A Madroa… A lo mejor tenían razón y en Galicia había calidade.

Pero, ¿y lo que hemos sufrido para llegar hasta aquí? ¿O ya no se acuerdan de que hace tres años este partido se disputaba en Segunda?

Por eso, y por tantas otras cosas, el fútbol gallego está tan vivo. Porque salió a flote en los malos momentos y hoy disfruta de su cosecha.

Así que, el sábado, cuando pisen Riazor, no se olviden de donde vienen y recuerden, fachendosos, que son la envidia de media España.

Rocío Candal

Juntando letras sin que suenen mal. Gallega, coruñesa y amante (sin remedio) del fútbol. ¿Para qué más?

También te podría gustar...