El Celta de las mágicas noches europeas

Foto vía ForoCeleste

Vigo vuelve a vibrar con su equipo en lo más alto de la tabla. A los celtistas, no pueden más que venírsele a la cabeza las imágenes del pasado. Instantáneas de 7 años maravillosos, que arrancaron en 1997 y que se prolongaron hasta 2004, año de culmen en el fútbol mundial, pero también de un descenso y de los años más oscuros en las últimas décadas. No han pasado tantos años desde que el EuroCelta maravilló a propios y extraños. Hazañas que pasaron a la historia y que en Los Otros 18 queremos recuperar.

El verano de 1997 quedó marcado en la historia celtista. Después de un año complicado, en el que los olívicos habían salvado la categoría en la última jornada, llegaban nuevos refuerzos a tierras gallegas. Javier Irureta sustituía a Fernando Castro Santos en el banquillo. Futbolistas como Dutruel, Revivo, Mostovoi o Mazinho, que habían llegado un año antes, se convertían en la referencia de un club por el que también rondaban Gudelj, Milorad Ratkovic, Rafa Berges, Patxi Salinas o Juan Sánchez. A ellos, se sumaron Valery Karpin, procedente de la Real Sociedad, Goran Djorovic, del Estrella Roja, y Michel Salgado, canterano que había estado cedido en el Salamanca y volvía a casa.

El Celta logró en esa temporada la sexta plaza en la Liga y se clasificó para disputar la Copa de la UEFA al año siguiente. Lo más importante fue la consolidación de un bloque, que con retoques, comenzaría su andadura la temporada siguiente en competición europea y lograría los mayores hitos de su historia.

Eliminatorias de ensueño y regularidad en Liga

Irureta abandonó Vigo al año siguiente, el técnico se marchó al Deportivo de la Coruña, tras meter a los olívicos en competición europea. La directiva decidió entonces apostar por Víctor Fernández, el técnico que había llevado al Real Zaragoza a conquistar una Recopa y que por aquel entonces, era uno de los preparadores de moda del fútbol español. De la mano de Víctor, llegaría Fernando Cáceres, un central argentino que se convertiría en un referente en la zaga viguesa y que venía de rendir muy bien en tierras mañas.

Claude Makélélé, Lubos Penev y José Manuel Pinto apuntalaron un gran bloque. El francés, que llegaba del Olympique de Marsella, explotaría en Vigo y se convertiría en uno de los mejores mediocentros defensivos del mundo. El búlgaro, formaba parte de la generación de oro de su país, que en el Mundial de Estados Unidos de 1994, había llegado a semifinales. Y el cancerbero, venía como recambio de Dutruel y acabaría siendo pieza fundamental en el futuro del equipo.

Gudelj celebra un tanto frente al Livepool. Foto vía foroceleste

Gudelj celebra un tanto frente al Livepool. Foto vía foroceleste

Las noches europeas comenzaron a lo grande. El Celta arrancó con una goleada por 7-0 en Balaídos frente al Arges Pitesti. 3 goles de Penev, 2 de Tomás Hervás y sendos de Mazinho y Juan Sánchez, guiaban a los olívicos a la siguiente ronda. En la vuelta, en tierras rumanas, un tanto de Sánchez, certificaba el pase de los olívicos a la siguiente ronda por primera vez en su historia.

El Aston Villa fue el siguiente rival. El conjunto inglés se llevó la victoria en el encuentro de ida por 0-1, pero en la vuelta, comenzaría a gestarse el nombre europeo del Celta. Los olívicos se imponían por 1-3, gracias a los tantos de Penev, Sánchez y Mostovoi. Villa Park enmudeció ante el vendaval gallego, que daba la vuelta a la eliminatoria y se citaba con el Liverpool. Owen abría la lata en la ida en feudo vigués. Una gran segunda parte y los tantos de Mostovoi, Karpin y Gudelj, daba la victoria a los celtiñas. La guinda llegó en la vuelta, cuando gracias a un tanto de Revivo, los de Víctor Fernández se convertían en el primer club español en vencer en Anfield por 0-1. El Marsella se cruzó en cuartos de final y gracias al 2-1 en la ida en tierras galas y el 0-0 en Vigo, apeaba al conjunto gallego.

Los vigueses fueron el primer club español en ganar en Anfield

A estas noches maravillosas en Europa, se sumó ese año la manita al Real Madrid en casa. 3 goles de Penev, 1 de Mazinho y otro de Karembeu en propia puerta, ajusticiaban a los blancos. Mostovoi, que ya por aquel entonces era el mariscal del centro del campo, se erigió como el referente, con 4 asistencias de gol. Un gran encuentro y que eliminaba a los capitalinos de la lucha por la Liga.

La temporada siguiente, proseguiría la leyenda en la Copa de la UEFA. Laussane y Aris de Salónica no fueron rival en las primeras rondas. Los olívicos, que por aquel entonces se habían reforzado con Velasco, Sergio, Giovanella, Juanfran, Gustavo López o Benny McCarthy, se las vería con el Benfica en dieciseisavos de final.

En el encuentro de ida en Balaídos, el resultado fue contudente, 7-0. Los de Víctor Fernández barrieron del campo a los lusos en una auténtica exhibición ante todo un Campeón de Europa. Los goles de Makélélé, Juanfran, Mostovoi y Turdó y Karpin, por partida doble, llevaron al delirio a la parroquia viguesa. La eliminatoria quedó sentenciada y en octavos esperaba la Juventus de Ancelotti, Zidane, Davids, Del Piero o Inzaghi.

Ante los italianos, los olívicos volvieron a remontar la eliminatoria. El 1-0 en Delle Alpi, motivó a los vigueses, que en el encuentro de vuelta volvieron a maravillar al mundo con un 4-0. Makelelé abrió la lata al minuto de juego. Birindelli, hacía el segundo en su propia portería  y ya en la segunda mitad, un doblete de McCarthy llevaba al Celta de nuevo a los cuartos de final. Allí, se cruzaría el Lens, que eliminaba a los vigueses y convertía los cuartos en su maleficio personal.

La Intertoto, la final de Copa y la marcha de Víctor Fernández

El séptimo puesto en Liga, llevó al Celta a disputar la Copa Intertoto, para lograr un pase a la UEFA de esa temporada. Los olívicos conquistaron el trofeo veraniego, que todavía conservan en sus vitrinas y que hasta la fecha es el único título oficial conquistado. La temporada arrancaba con mucha ilusión y con la llegada de Catanha, fichaje más caro de la historia del club, Vágner, Jesuli, Yago y Edú.

2000-2001 fue un año magnífico, pero que no acabó de culminarse con la guinda. Tras lograr el pase para la UEFA, el club superó a Rijeka, Estrella Roja, Shakhtar o Stuttgart, el equipo se plantaba de nuevo en cuartos de final. El rival, el Barcelona, que en una eliminatoria llena de polémica, dejaba fuera de competición a los gallegos. En la ida, los blaugranas vencían por 2-1 en el Camp Nou. En Balaídos, los olívicos dominaron e impusieron su ley por 3-2, pero varias acciones polémicas y el valor doble de los goles, no permitían al Celta romper su maleficio.

 

La plantilla celeste logró la Copa Intertoto en el año 2000. Foto vía elgeniodemoana.blogspot.com

La plantilla celeste logró la Copa Intertoto en el año 2000. Foto vía elgeniodemoana.blogspot.com

En Copa del Rey, los olívicos sellaban su pase a la final frente a los blaugranas, una pequeña revancha por lo de Europa. En frente, estaría el Real Zaragoza, el mismo rival que en 1994 les había ganado el título en penaltis y con Víctor Fernández en el banquillo. Una vez más, no pudo ser, y los maños se volvieron a llevar la Copa, pero esta vez por 3-1. La competición del K.O. se volvía a escapar y hasta la fecha, no se ha vuelto a repetir tal hazaña.

Liverpool, Benfica, Juventus, Aston Villa… todos sucumbieron ante el EuroCelta

La campaña 2001-2002, fue la peor para Víctor Fernández en competición europea. El modesto equipo checo del Slovan Liberec, eliminaba a los olívicos a las primeras de cambio y después de una noche desastrosa y tras remontar el 3-1 de la ida en Balaídos. Un estrepitoso 3-0 dejaba fuera a los vigueses, que se centrarían en la Liga para finalizar en 5ª posición. Ese año, supuso la marcha de Víctor Fernández del banquillo, tras cuatro magníficas temporadas.

Lotina, la Champions y el descenso

Miguel Ángel Lotina tomó la alternativa en el banquillo vigués. Un técnico, que hasta entonces solo había dirigido a modestos, llevó al Celta a finalizar la Liga en la campaña 2002-2003 en 4ª posición, lo que clasificaba a los vigueses para la Champions League por primera vez en su historia. Cavallero lograba el trofeo Zamora y el equipo afrontaba una renovación de futbolistas como Karpin.

En San Siro, el Celta se impuso 1-2 al Milán, logrando el pase a octavos de final de la Champions. Foto vía ForoCeleste

En San Siro, el Celta se impuso 1-2 al Milán, logrando el pase a octavos de final de la Champions. Foto vía ForoCeleste

La temporada 2003-2004 sería histórica y a la vez trágica. El equipo se centró en la Champions League, en un grupo complicado en el que también estaban AC Milán, Ajax de Amsterdam o Brujas. Antes, ya se habían desecho del Slavia de Praga en la previa. Los olívicos finalizarían en segunda posición con 9 puntos, y tras vencer 1-2 en San Siro a los rossoneros en la última jornada de la liguilla por 1-2, gracias a los tantos de Jesuli y José Ignacio. El Arsenal no dio opciones en octavos de Final y el Celta decía adiós a su única participación en Champions.

El club no pudo retomar el rumbo en la Liga y Lotina fue destituido en la jornada 24, con el equipo 16ª plaza. Ni Moncho Carnero, ni Radomir Antic encontraron la tecla y el club descendió a Segunda División, poniendo punto y final a un equipo de ensueño. El conjunto celeste regresaría 2 años después a Primera logrando la 6ª plaza y volviendo a jugar la UEFA en la 2006-2007, pero acabó descendiendo nuevamente e inmerso en una grave crisis económica.

Ahora, ya recuperados y con una plantilla que ilusiona, en Vigo vuelve a mirar de reojo a Europa. Su fútbol ha cautivado al fútbol español y volver a ser el EuroCelta es posible. Balaídos ya sueña con volver a vivir aquellas noches europeas en los que los gigantes empequeñecían ante los vigueses.

 

Javier Taboada Valdés

Periodista ourensano, especializado en deporte. Cofundador de Social Media Sports. He pasado por varios medios de comunicación como La Voz de Galicia, RNE, Onda Joven Radio y La Sexta Deportes. Los Otros 18 es uno de mis proyectos más ambiciosos en los últimos tiempos. El objetivo, cambiar la forma de hacer periodismo deportivo en España y dar voz a todos los equipos de forma igualitaria, escapando del terrible duopolio. Inconformista y luchador, trato de abrirme un hueco en este mundillo tan complicado.

También te podría gustar...