Deportivo – Celta: No es un partido más

Pasan los años, los jugadores, los entrenadores… Y con ello, el resto de los mortales nos hacemos mayores. Algunos, como el buen vino, mejoramos con el paso del tiempo. Otros, más rezagados o menos atrevidos, se van estancando, dejando así paso a las arrugas que en una acción de realizar su función se van apoderando de su joven rostro. Ilusionados con el futuro que está por venir y sin anclarse en su pasado, Dépor y Celta, se vuelven a medir hoy en un Riazor que suma ya la friolera de dos años sin disfrutar de un encuentro de tal calibre.

Esta vez, al contrario de lo que sucediera en la última cita, la situación es esperanzadora. Y es que si hace más de 700 días, el feudo coruñés acogía un duelo de desahuciados, pues celestes y blanquiazules copaban los dos últimos peldaños de la clasificación, hoy tendrá que soportar sobre su tapete a dos equipos distanciados a cinco y nueve puntos, respectivamente, de los puestos de descenso. Como el mencía de la Ribeira Sacra o el albariño de las Rías Baixas, los dos equipos gallegos por excelencia, también mejoran.

Mirando a los últimos envites, ambos conjuntos llegan al encuentro en trayectorias ascendentes. Si bien el Deportivo perdía en la última jornada frente al Real Madrid, por 2-0, la imagen mostrada invitaba al optimismo. Un optimismo que tampoco eluden por tierras viguesas tras derrotar, con idéntico resultado, pero a favor, al vigente campeón de Liga, el Atleti del Cholo.

Más allá del pasado fin de semana, los conjuntos galaicos acumulaban buenos resultados: tres partidos seguidos sin perder por parte de los coruñeses, por dos de los olívicos. Así, el choque se produce en el mejor momento de la temporada para los locales, y en un buen pico de forma de los visitantes que llegaron a poblar puestos europeos.

Para este trascendental partido, Víctor Fernández recupera a tres hombres importantes como José Rodríguez, ausente contra los blancos por contrato y ante el Eibar por sanción, Sidnei, quien recibía el alta a última hora y Juanfran, recuperado ya al cien por cien de sus molestias físicas. Además, Germán Lux, baja el pasado fin de semana por una gripe, regresa a la convocatoria, al igual que el lateral Canella. Por contra, se quedan fuera los defensas Borja López y Laure (sancionado), el mediocentro Wilk y los atacantes Toché, Postiga, Fariña y Salomão, todos ellos en el dique seco.

En lo referente a los hombres de Berizzo, viajan a la ciudad herculina con 24 futbolistas, entre ellos Borja Fernández y Samu, habituales del filial, y los lesionados Borja Oubiña y Hugo Mallo. Será duda hasta última hora el lateral Carles Planas, aquejado por unas molestias en el ligamento lateral externo.

En el derbi de la primera vuelta, los celestes derrotaron a los blanquiazules por 2-1, con un estelar Sergio Álvarez deteniendo un penalti en el 88′.

Como en todo buen partido que se precie, Riazor rozará el lleno absoluto, tras colgar durante el día de hoy el cartel de «no hay billetes». Contra todo pronóstico, el encuentro más importante del fútbol gallego no ha sido declarado de alto riesgo. Cabe destacar también que los jugadores del conjunto local portarán en sus botas unos cordones multicolor en señal de respeto al colectivo LGTB.

Posibles alineaciones:

Deportivo: Fabricio; Juanfran, Sidnei, Lopo, Luisinho; Álex B., Celso Borges; Cuenca, Lucas, Cavaleiro; Oriol Riera

Celta: Sergio; S. Gómez, Cabral, Fontás, Jonny; Radoja, Augusto, Krohn Dehli; Orellana, Nolito; Larrivey

Árbitro: Pérez Montero (C. Andaluz)

Incidencias: Partido correspondiente a la 24ª jornada del Campeonato liguero. Estadio Municipal de Riazor (22:00)

Rocío Candal

Juntando letras sin que suenen mal. Gallega, coruñesa y amante (sin remedio) del fútbol. ¿Para qué más?

También te podría gustar...