Colofón europeo para una temporada de ensueño del Celta

Final soñado. Así podríamos titular la temporada del Real Club Celta de Vigo. El conjunto olívico coqueteó con la Champions, se plantó en semifinales de la Copa del Rey y finalizó en sexta posición en la Liga, logrando el acceso a la fase de grupos de la Europa League. Fútbol ofensivo, verticalidad y transiciones muy rápidas son las señas de identidad del cuadro dirigido por Berizzo, que ha sido capaz de relanzar a un club que llevaba varios años haciendo un buen trabajo.

El Celta inició la temporada con un lavado de imagen. Futbolistas importantes como Krohn-Dehli, Charles o Larrivey, hicieron las maletas. Otros como Santi Mina, joven promesa de A Madroa, se marchó traspasando dejando un gran montante en caja. La entidad viguesa ingresó por ventas unos 14,5 millones de euros, cifras muy buenas y a las que se sumó la venta de Augusto en el mercado invernal.

La renovación de caras ilusionó a una afición que presenció el regreso del hijo pródigo, Iago Aspas, además de Wass, Guidetti o Drazic, este último sin apenas repercusión. Beauvue y Marcelo Díaz completaron la nómina de nuevas caras en el mercado invernal. Una inversión de 9,3 millones, sin contar las incorporaciones invernales, valoradas en unos 6,5 millones. Los números arrojan superávit.

La temporada arrancó con victoria en el campo del Levante, gracias a los tantos anotados por Orellana y Iago Aspas. Los olívicos encarrilaron una racha de 8 partidos consecutivos sin perder. Llegó a coliderar la Liga y para el recuerdo quedará el baño al Barcelona en Balaídos, en los que los vigueses le endosaron un contundente 4-1, en una noche mágica y para la posteridad. El Madrid truncaría ese gran comienzo y el Celta perdía su primer partido en la jornada 9. Hasta entonces, 5 victorias y 3 empates, con los que habían cosechado 18 puntos de 24 posibles.

El conjunto gallego había maravillado a todos los presentes con su apuesta futbolística. Un esquema 4-3-3, con dos extremos, un delantero, doble pivote y un volante ofensivo y que apoyase a la medular. Iago Aspas y Wass, 2 de las 4 incorporaciones, cobraron total protagonismo en los esquemas y se sumaron a Nolito, Orellana, Pablo Hernández y Augusto Fernández. 3 de ellos eran referentes y el chileno se asentó también en el equipo tras una primera temporada más discreta. La lesión de Fontás, que se perdió toda la temporada, sacó a relucir el talento de Sergi Gómez, que formó en el eje de la zaga junto a Cabral, con Mallo y Jonny de laterales. La portería vivió constantemente las rotaciones entre Sergio Álvarez y Rubén Blanco, una perla de futuro al que hay que seguir puliendo.

640x360_23230353_mre1432

Los futbolistas del Celta celebran uno de los goles logrados en la goleada 4-1 al Barcelona. Foto vía laliga.es

 

Con estos nombres, Berizzo apostó por un fútbol directo y ofensivo. Una “guerra relámpago” aplicada al fútbol y consistente en controlar el balón y buscar rápidamente la meta rival, a través de pases rápido y buscando la verticalidad de hombres como Orellana, Nolito o Aspas. El “Toto” mentalizó también de la importancia de las coberturas defensivas, pero lo importante era tener el balón lo más lejos de la meta propia y lo más cerca de la rival. Los olívicos encajaron 59 tantos, siendo el equipo con más goles en contra de los 12 primeros. Cabría destacar que 18 tantos los encajaron en 3 encuentros. Ante el Valencia en Balaídos el encuentro fue un desastre, pero ante Barcelona y Madrid el equipo dio la cara y salió goleado en los últimos 25 minutos de los partidos. En la faceta ofensiva, anotaron 51 tantos, sexto mejor registro de la Liga.

2016 arranca con mal pie en Liga y soñando con la Copa

El año 2015 finalizó con derrota en Balaídos frente al Athletic Club, pero los olívicos se mantenían en la parte alta de la tabla, peleando por los puestos de Champions y dejando un gran sabor de boca. Con el nuevo año, llegó la Copa del Rey y se sobrecargaron las piernas con muchos partidos en enero. Berizzo puso sus miras en la Copa y tras eliminar al Almería en dieciseisavos y el caso Cheryshev, el Cádiz no fue rival en la ronda de octavos, pero en cuartos esperaba el Atlético de Madrid.

Frente a los colchoneros, el Celta se desfondó en ambos partidos. En la ida en Balaídos, el encuentro finalizó con empate 1-1, mientras que en la vuelta en el Calderón, los vigueses demostraron que pueden plantar cara a cualquiera y que no se amedrentan ante nadie. Un 2-3 dio el pase a semifinales y dejó el curioso dato de que los de Berizzo han sido el único equipo capaz de endosarle 3 tantos a los colchoneros. Guidetti fue el héroe de la eliminatoria y de la Copa, de la que compartió pichichi con otros 4 futbolistas, anotando 5 tantos. El sueco, desaparecido en el inicio, cobró mucho protagonismo y se ganó a la afición.

Los jugadores del Celta celebran el triunfo en el Calderón y el pase a semifinales de Copa. Foto vía laliga.es

Los jugadores del Celta celebran el triunfo en el Calderón y el pase a semifinales de Copa. Foto vía laliga.es

El Sevilla truncó el sueño con un contundente 4-0 en el Pizjuán. Un partido en el que tras encajar el primer tanto, los gallegos se fueron al ataque y Gameiro los castigó a la contra y aprovechando los espacios en la zaga. En la vuelta se apeló a la épica, pero el duelo finalizó con empate 2-2 y el Celta decía adiós a su final soñada. Pese a esta derrota, buen torneo del K.O. para un equipo que regresó a semifinales.

El rendimiento en Copa, mermó el de la Liga y el Celta se desinfló en su lucha por la Champions y quedó en la pelea por la Europa League. El mes de enero en competición liguera arrojó un balance de 4 derrotas y 1 victoria, a los que se sumaron 1 empate y 1 derrota a inicios de febrero. Tras el batacazo en el Camp Nou, la cara del equipo cambió y cosecharon 6 victorias, 4 empates y 1 sola derrota en los siguientes 11 encuentros. La Europa League estaba prácticamente asegurada y la derrota del Sevilla en la Copa del Rey, confirmó el acceso directo a la fase de grupos, que repercutirá en unos 3 millones de euros de ingresos extras, más las primas por victoria y empate en los 6 encuentros que como mínimo disputarán los “celtiñas” en Europa.

Los referentes de la temporada

Berizzo es sin duda la piedra angular del proyecto. El técnico se ha reafirmado siempre en sus intenciones y ha mentalizado y contagiado a sus futbolistas. Con carácter y una filosofía propia ha sabido enseñar a los olívicos a plantar cara a todos los rivales y ha continuado el trabajo iniciado por sus predecesores. El argentino es ya toda una eminencia en Balaídos, tanto por su pasado como futbolista como por su presente de entrenador.

En cuanto a los futbolistas. El tridente ofensivo es sin duda la principal baza del cuadro vigués. Orellana, Nolito y Iago Aspas forman una gran sociedad que ha anotado 33 tantos, firmando 7 el chileno, 12 el gaditano y 14 el de Moaña. Un tridente reforzado por Guidetti con 7 tantos, 5 de ellos en Copa. Los canteranos Hugo Mallo y Jonny y el recién llegado, Daniel Wass, han sido de lo más destacado de la temporada. Los laterales han sido claves en ataque y se han convertido en polivalentes en la defensa, actuando en todas las posiciones. El danés se hizo con un puesto en la medular y también ha dejado constancia de versatilidad.

Un futuro ilusionante

El final de temporada arroja grandes esperanzas para una entidad que superó en su día una ley concursal, que ha saneado sus cuentas, profesionalizado el organigrama, mejorado su trabajo de cantera y ahora recoge sus frutos. Europa aguarda y para ello se esperan refuerzos y mantener a todos los futbolistas importantes. La renovación de Berizzo y Cabral han sido los primeros pasos, después de atar a Nolito en enero y aumentar su cláusula.

Los pasos se centran ahora en buscar sustituto a Miguel Torrecilla para la dirección deportiva. Felipe Miñambres está cerca de convertirse en el nuevo hombre encargado de buscar futbolistas de futuro y que rindan. Su predecesor, que se ha marchado al Betis, le ha dejado el listón muy alto. La desvinculación del Rayo y la firma del contrato, últimos flecos que quedan por solucionar.

La llegada del director deportivo abrirá el capítulo de fichajes, si bien la directiva ya tiene negociaciones encaminadas. El club buscará reforzar todas las posiciones. En defensa llegará un central y un lateral polivalente, para la medular un volante y en ataque un extremo y un delantero. No se descarta tampoco el fichaje de un cancerbero. Habrá que estar pendientes porque habrá nombres ilusionantes.

Y mientras, Balaídos sigue cambiando su imagen y han empezado las obras en tribuna, donde una gran grúa desmonta la cubierta para sustituirla. Un proyecto que parece que se demorará y en el que el Concello debería insistir más. Una ciudad como Vigo debe potenciar una de sus grandes marcas, el Celta y Europa es un buen escenario para promocionar la ciudad con mayor número de habitantes de Galicia.

La pretemporada olívica arrancará el 4 de julio y no comenzará a competir hasta agosto, con la disputa de la primera jornada liguera. En septiembre arrancará su andadura en la Europa League, después del sorteo del 25 de agosto, que confeccionará los grupos. Evitar la fase previa, permitirá al Celta disputar un cuadrangular que tiene perfilada la Federación Gallega de Fútbol en Montevideo. En este torneo participarán también Deportivo de la Coruña, Nacional de Montevideo y Peñarol. Los 2 equipos más importantes de Galicia y los 2 de Uruguay, con sus rivalidades pertinentes y mucha emoción.

Ahora arranca el sueño europeo, un continente que recorrer y más noches mágicas como las vividas contra Benfica, Juventus, Liverpool, Aston Villa… Europa ya espera a un Celta que no irá de paseo, sino a llegar lo más lejos posible en una competición que ilusiona, pero sin descuidar la Liga, en la que pretenden mejorar su posición y pelear por la Champions

También te podría gustar...