Celta de Vigo 1 – 3 Villarreal CF: El Villarreal asalta el fortín de Balaídos

Acierto y sacrificio fueron las armas que empleó el Villarreal para obtener su segunda victoria a domicilio y conseguir arrebatarle al Celta los tres puntos en Balaídos. Los celtiñas llegaban a esta séptima jornada con la condición de invicto, 12 puntos cosechados a través de tres victorias y tres empates le daban la posibilidad de auparse, en caso de victoria, a la zona Champions. Los amarillos, por otro lado, habían perdido dos partidos y llegaban a Vigo con la necesidad de ganar si querían seguir en la zona alta de la tabla.

Berizzo dispuso de su mejor once, no especuló. Orellana, en la derecha y Nolito, en la izquierda se presumían las principales amenazas de los celestes. La velocidad y el descaro que atesoran ambos está al alcance de muy pocos en nuestra Liga. Por parte del Villarreal, Marcelino salía con sus mejores galas en ataque –volvió Gio a la titularidad- pero con varias bajas en defensa. Hasta cuatro futbolistas lesionados tenía el «submarino amarillo» en la enfermería: Rukavina, Jokic, Jaume Costa y Musacchio. Dada la circunstancia, el técnico introdujo al joven Adrián Marín como pareja de baile del chileno Orellana. Apuesta arriesgada pero mortal de necesidad.

Los del Toto Berizzo salieron con todo y durante la primera media hora de juego rozaron el 75% de posesión, sin embargo, no fueron capaces de inquietar la meta defendida por Asenjo. Tan solo un disparo escorado de Nolito, tras un espléndido quiebro, acabó entre los tres palos. El Villarreal buscaba hacer daño a la contra, y en el 32,’ Chéryshev, leyendo muy bien el guión del partido, efectuó una diagonal imparable que finalizó con un pase medido a Moi Gómez. El alicantino, en el corazón del área, no perdonó y firmó el primero de la tarde.

El segundo no tardó en llegar,  tan solo un minuto después, otra contra conducida por el mismo Moi acabó en el fondo de la red después de un potente disparo desde la frontal. De este modo, el partido se ponía muy de cara para el Villarreal que, sin haber gozado del balón, se veía con una amplia renta de dos goles. A dos minutos del descanso, Larrivey abría la lata para el conjunto local tras un estrepitoso error de Víctor Ruíz. El catalán se resbaló y le cedió el balón para que el arete argentino encarara la portería a placer. Con el 1-2 nos fuimos al descanso.

En la segunda parte, el Celta fue de menos a más, hasta el punto de asediar al Villarreal. Los amarillos durante un buen tramo de la segunda mitad defendieron como pudieron el aluvión de balones colgados que se les vino encima. Entre las más destacadas, una ocasión de los celestes que sacó Bruno en la línea de gol con un oportuno cabezazo. Marcelino introdujo a Jonathan y Cani en el terreno de juego para intentar domar la bola y a Vietto para salir rápido al contragolpe. Lo primero no fue posible, pero lo segundo supuso el desequilibrio.  Una jugada entre Uche, Vietto y Bruno acabó con el nigeriano provocando la segunda amarilla de Fontás y la desigualdad numérica. Esto dio aire a un Villarreal que buscaba matar a la contra, y así lo hizo, un carrerón de Vietto en el tiempo añadido acabó en las botas de Mario que batió a Sergio sin miramientos y sentenció el encuentro. El Celta apretó al Submarino y a punto estuvo de empatar el partido, en cambio, el sacrificio y el buen hacer defensivo de los castellonenses impidió la igualada y tiñó el partido de amarillo.

Ficha técnica:

Villarreal CF: Asenjo; Mario, Gabriel, Víctor Ruiz, Marín; Bruno, Trigueros, Moi Gómez (Cani, 72’), Cheryshev (Jonathan dos Santos, 64’); Uche y Giovani (Vietto, 66’).

Celta de Vigo: Sergio; Hugo Mallo, Cabral, Fontàs, Planas (Jonny, 68’); Radoja (Madinda, 74’), Álex López (Charles, 83’), Krohn-Dehli; Orellana, Nolito y Larrivey.

Goles: 0-1, min. 32: Moi Gómez. 0-2, min. 33: Moi Gómez. 1-2, min. 43: Larrivey. 1-3, min. 90: Mario.

Árbitro: Alfonso Álvarez Izquierdo. Amonestaciones: Krohn-Dehli (69’), Orellana (82’) y Madinda (87’) por parte del Celta y a Marín (34’), Gabriel (49’), Moi Gómez (57’) y Cani (89’) en el caso del Villarreal. Expulsó a Fontás en el minuto 85 por doble amarilla.

Javier Ayuso

Periodismo en UJI. información y Opinión. Aficionado del Villarreal CF. 1995.

También te podría gustar...