Celta 3 – 2 Espanyol: Remontada épica en Balaídos

El Celta logró una épica victoria en Balaídos por 3-2 frente a un Espanyol que jugó la mayor parte del encuentro en superioridad numérica y se adelantó en dos ocasiones. Sergio Álvarez era expulsado a los 20 minutos al cometer un penalti que supondría el 0-1.

Llegaba sin presiones el conjunto vigués después de tres empates consecutivos que le dejaban sin opciones de disputar competición europea el próximo año. Por su parte, los blanquiazules viajaban a tierras olívicas con la pequeña posibilidad de jugar Europa League, pero el Athletic se encargó rápidamente de acabar con las mínimas esperanzas que pudieran conservar los pericos al marcar dos goles rápidamente al Villarreal. Los vascos tenían que perder para dar opciones al cuadro catalán.

Los del Toto Berizzo quisieron regalar un bonito espectáculo a su afición y así lo demostraron desde el inicio. El cuadro gallego comenzó dominando el balón, si bien los primeros disparos llegaron del lado visitante, por medio de Lucas Vázquez y Sergio García. Fue en el minuto 7 cuando los locales tuvieron su primera ocasión de gol por medio de Orellana, cuyo remate a bocajarro no fue bueno. En los siguientes minutos, Santi Mina y el propio Orellana tendrían en sus botas la oportunidad de abrir la lata, pero Kiki Casilla continuaba imbatido.

Serían los de Sergio González los primeros en golpear, y lo harían de la mejor manera posible. Sergio García se hacía con el balón tras una mala cesión de Fontàs a su guardameta. Sergio Álvarez derribó al delantero para evitar el gol, lo que le costó la expulsión y el penalti. El propio delantero de Bon Pastor se encargó de adelantar a su equipo desde los once metros. Así,  el Espanyol se encontraba de repente con un panorama inmejorable: ventaja en el marcador y superioridad numérica.

Pese al tamaño del contratiempo, el Celta continuó buscando el gol y obligó al portero rival a lucirse en varias ocasiones, hasta que en el minuto 38, Hugo Mallo aprovecharía el rechace de una parada de Kiko Casilla para igualar la contienda.

La inferioridad numérica y las adelantadas líneas del cuadro vigués provocaron unos espacios en su retaguardia que propició un continuo ir y venir de área a área. Cuando se cumplía la media hora de juego, Stuani recibía un balón dentro del área, consiguió encarar la portería y lanzar un peligroso disparo que el recién entrado Rubén desvió con una buena parada. Si bien no disminuyó la intensidad del choque, ninguno de los dos equipos dispusieron de más ocasiones remarcables.

Tras la reanudación, el partido continuó con su ritmo frenético. Prueba de ello fue el gol de Stuani cuando apenas se habían jugado tres minutos del segundo acto. Sergio García puso un pase magistral al uruguayo, que volvía a poner por delante a los pericos al batir al guardameta con una bonita vaselina.

El Celta continuó sin bajar los brazos en lo que se preveía un final de partido de los que crean afición. Los locales manejaban el juego y llegaban con cierto peligro al área de un Espanyol que buscaba el contragolpe.

El premio a la insistencia de los locales llegaría cuando se cumplía la hora de partido. Nolito ponía un balón al segundo palo que servía a Cabral para devolver el empate con un buen remate picado. El conjunto celeste estaba protagonizado un partido épico,  pero todavía estaba por llegar la guinda al pastel.

En un tímido afán por dar más vigor a las líneas ofensivas, el técnico perico sacó al terreno de juego a Caicedo y Salva Sevilla en sustitución de Stuani y Víctor Sánchez. Lejos de conseguir su propósito,  el Espanyol no aumentaría su presencia.

El minuto 76, Héctor Moreno mandaría un remate de cabeza al poste. El rechace fue a parar al cuadro gallego, dando inicio a la contra que culminaría con el 3-2. Nolito fue el encargado de rematar la gesta en Balaídos. El delantero recogió el balón dentro del área y su disparo al segundo palo fue inalcanzable para Kiko Casilla.

Ya con el Espanyol atacando sin convicción,  Krohn-Dehli abandonaba el césped envuelto en una sonora ovación que sonó a despedida para dejar su lugar a Sergio Gómez. Unos instantes antes, el danés tuvo la oportunidad de anotar el cuarto para su equipo al recibir un pase de la muerte de Santi Mina, pero su remate fue defectuoso.

Ya en el tiempo añadido, Sergio García estuvo a punto de cerrar el partido con un gol de categoría. El delantero catalán recibió el balón en la frontal, avistó la portería y su balón se marchó fuera por muy poco.

El encuentro no dio para más -suficiente había dado ya de sí- y el conjunto local pudo celebrar una victoria que le sirve para subir unas posiciones en la tabla, aunque sin relevancia en cuanto a privilegios europeos. Fue una victoria merecida, frente a un Espanyol que pese a tener tramos buenos careció de la intensidad que puso el Celta.

Con esta victoria, los gallegos ascienden hasta la octava posición,  y finalizan la Liga con 51 puntos. Por su parte,  los pericos bajan hasta la décima plaza al ser adelantados por sus últimos rivales. El cuadro barcelonés tiene 49 puntos.

Ficha técnica

Celta: Sergio Álvarez, Hugo Mallo, Cabral, Fontás, Jonny; Krohn-Dehli (Sergi Gómez, min.85), Augusto; Santi Mina (Borja Fernández, min.46), Orellana, Nolito; Larrivey (Rubén Blanco, min.21).

Espanyol: Casilla; Arbilla, Álvaro, Moreno, Fuentes; Lucas Vázquez, Javi López, Víctor Sánchez(Salva Sevilla, min.73), Víctor Álvarez; Sergio García y Stuani (Caicedo, min.66).

Goles: 0-1 Sergio García (p), min.21; 1-1 Hugo Mallo, min37; 1-2 Stuani, min.47; 2-2 Cabral, min.58; 3-2 Nolito, min.76.

Árbitro: Del Cerro Grande (colegio madrileño). Expulsó con tarjeta roja directa a Sergio Álvarez (min.19). Además, amonestó a Augusto, Santi Mina por parte del Celta de Vigo.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la trigésimo octava jornada de la liga BBVA disputado en el estadio municipal de Balaídos ante unos 20.000 espectadores.

También te podría gustar...