Celta 2 – 2 Real Sociedad: La Real premia la fe de su anfitrión

La contienda empezó con el guión habitual en los partidos que la Real juega lejos de su feudo. Los txuri urdin, con las líneas de presión adelantadas, tenían contras las cuerdas a un Celta perdido sin las apariciones de Rafinha o Krohn-Dheli. Un disparo lejano del segundo nada más empezar el choque fue lo más peligroso de los vigueses en los primeros veinte minutos. Entre esa tentativa y otro tiro del propio Krohn-Dheli pasado el cuarto de hora, lo que se vivió fue un asedio realista, que al 5′ ya había dispuesto de tres córners.

Canales fue el más activo en el cuadro vasco, dominando la medular junto a Zurutuza y liderando  los ataques de los de Arrasate. Como premio a su actitud el cántabro fue el encargado de abrir el marcador con un disparo raso en el que Yoel pudo hacer más. Antes y después del tanto el meta local vio como el balón rondaba una y otra vez su portería, pero la imprecisión en el último pase de la Real le evitó mayores sufrimientos.

Los vascos no lograron tirar a la lona a un Celta que no salía de las cuerdas, y como si de un déjà vu se tratase, la historia de los últimos desplazamientos de la Real se repitió y el partido dio un giro radical pasado el primer tramo. Los de Luis Enrique de un minuto para otro parecieron un equipo nuevo. Rafinha empezó a entrar en contacto con el cuero tornándose una pesadilla para la zaga visitante, bien secundado por Krohn-Dheli y Nolito. Los desequilibrios en la zona de tres cuartos se hacían patentes y el peligro empezó a rondar el área de Bravo.

Rápidamente se igualó la estadística de disparos y saques de esquina, que hasta el momento era claramente favorable a la Real. En el 37′ un buen desmarque diagonal de Mario Bermejo obligó a Íñigo a meter la pierna cometiendo penalti. El central pudo haber visto  la segunda amarilla, pero Estrada Fernández no lo consideró oportuno. Nolito se encargó de transformar la pena máxima y devolver la igualdad. Poco le duró la alegría a los vigueses, pues al borde del descanso Griezmann se reencontraba con el gol para poner nuevamente a la Real cuando peor lo pasaba.

Nada más salir de los vestuarios Aurtenetxe vio la roja directa por una entrada a destiempo sobre Vela, poniendo el partido cuesta arriba para los locales. Pero una vez más la Real quiso ser respetuosa con su anfitrión y le perdonó la vida. Pese a estar con un hombre más sólo Griezmann y Vela tuvieron ocasión de hacer el tercero. Cumplida la hora de juego Luis Enrique dio entrada a Orellana y Santi Mina, cambios que a la postre serían claves. La incorporación de ambos revolucionó el choque dando al Celta una marcha más, que ante la pasividad de los realistas fue un plus muy importantes.

Tras varios avisos serios fue Santi Mina quién logró el empate, culminando con un disparo raso una buena acción por banda izquierda fabricada entre Nolito y Fontás. Justo premio para la fe celtinha y justo castigo para el conformismo txuri urdin. Los de Arrasate quisieron hacer en los últimos cinco minutos lo que no habían hecho en los cuarenta anteriores, y el partido se rompió, pero ni la entrada de Seferovic y Chory Castro le dieron otro aire a una Real que se vuelve a dejar puntos lejos de Anoeta.

Ficha técnica

Celta: Yoel; Hugo Mallo, Cabral (Íñigo López, 70′), Aurtenetxe, Johny; Fernández (Orellana, 60′), Fontás, Krohn-Dehli; Rafinha, Bermejo (Santi Mina, 60′) y Nolito.

Real Sociedad: Bravo; Zaldúa, Mikel, Íñigo, José Angel; Bergara, Zurutuza (Castro, 86′); Vela, Canales (Rubén Pardo, 75′), Griezmann; y Agirretxe (Seferovic, 82′).

Goles: 0-1 (8′): Canales. 1-1 (37′) Nolito, de penalti. 1-2 (43′) Griezmann. 2-2 (82′) Santi Mina.

Árbitro: Estrada Fernández (Colegio Catalán). Amonestó a Hugo Mallo, Mario Bermejo y Cabral por el Celta e Íñigo Martínez, Canales, Griezmann y Rubén Pardo por la Real. Mostró la roja directa a Aurtenetxe (47′).

 

Alejandro Galante

Periodista. Co-fundador de futboldesdefrancia.com y anteriormente encargado de la Ligue1 en masliga.com. Fanático del fútbol a todos los niveles.

También te podría gustar...