Celta – Real Sociedad: Se acabaron las medias tintas

Hugo Mallo resumía bien hace un par de días la mentalidad que ahora mismo se respira en Vigo: ganas de probarse ante un equipo que aspira alto. Lejos de menospreciar a Getafe o Córdoba, el Celta es consciente de que la Real es el primer gran rival de esta nueva etapa en la que el equipo parece haber mejorado con física y fichajes los atributos que el año pasado ya hacían del juego celeste un estilo propio. Por eso, con la valentía del que primero conoce los peligros a los que se enfrenta, el Celta y su afición miran hacia el partido de esta noche con expectación, con curiosidad y, sobre todo, con ganas: todos saben de la fuerza de los donostiarras, pero eso no impide esperar el partido como esa prueba que confirme que el Celta puede hacer frente a cualquiera, que confirme que la vulnerabilidad de los dos años pasados es cada vez menor.

Para ello, Berizzo contará también con Pablo Hernández «en plena forma», si bien el jugador advertía que todavía no se veía al límite de sus posibilidades. Y esa es precisamente una de las pocas dudas que genera el once titular del Celta, cuyo esquema parece bien definido tras las dos primeras jornadas. Es difícil prever, también, si el medio centro defensivo será para Borja Fernández o Radoja, pero menos dudas habrá en defensa y ataque, donde Nolito, Orellana y Larrivey parecen seguros.

Quien no tiene asegurada su presencia en el once, a pesar de su calidad, es Carlos Vela, que fue duda hasta última hora, al igual que Zurutuza, si bien este último no ha conseguido recuperarse de la contusión en la rodilla y ha sido sustituido en la convocatoria por Jon Gaztañaga. El meta Gero Rulli también causa baja médica.

También te podría gustar...