CA Osasuna – Atlético de Madrid: En busca de las sensaciones perdidas

Desde luego, este no es el inicio liguero deseado por ninguno de los proyectos atléticos. Osasuna, con siete puntos, se encuentra en el antepenúltimo puesto de la tabla clasificatoria y, con el partido de este domingo, se dispone a iniciar su particular «Highway to Hell» sobre el manto lluvioso de finales de noviembre. Bajo la atenta mirada del nuevo técnico, los rojillos se enfrentan, en estas próximas jornadas, a la sinopsis del resto de la temporada: Atlético de Madrid, Sporting de Gijón, FC Barcelona, Deportivo de la Coruña, Valencia y Granada. Por su lado, el Atlético del «partido a partido» debe volver a sus orígenes (léase, La Liga). Su estupenda trayectoria en la Champions League y los grandes números en ataque se ven, de momento, humedecidos entre el chaparrón de derrotas en las últimas jornadas (dos de ellas en sus últimos desplazamientos: Sevilla y Real Sociedad).

Hace ya un par de temporadas de la última visita «chol-ch-onera» al estadio del río Sadar. Sin duda esa fue una temporada inolvidable para ambas escuadras, el Atlético se proclamaría campeón del campeonato liguero mientras Osasuna descendía a la división de plata del fútbol profesional estatal. Del mismo modo, aquel encuentro situó a ambos equipos en un punto de inflexión. Osasuna vencía al equipo rojiblanco por un total de 3-0 y los de la metrópoli volvían al río Manzanares con la cabeza baja. No en vano, este hecho pareció finalmente perjudicar al que parecía, a simple vista, que debió haber sido fortalecido en aquel encuentro mágico. Un Osasuna demasiado confiado demostraría en las siguientes jornadas que no era oro todo lo que relucía y firmaría su sentencia de muerte. Los atléticos, por su parte, trabajaron duro para reponerse de aquel mazazo, cerraron heridas, se hicieron más equipo y afrontaron un final de liga fulgurante que les llevaría a la machada. El enfrentamiento que vuelve a traernos a ambas escuadras atléticas al fuerte rojillo años más tarde, recuerda en cierta medida a un spin-off de lo que ya vimos los espectadores, hinchas y periodistas de todo calibre por aquel entonces.

«Tenemos que estar preparados para un partido de alta intensidad» -repetía Simeone hace unas horas en la previa del partido-. «El Atlético tiene un ritmo fuerte de intensidad y, por lo menos, lo tenemos que igualar» -contestaba Caparrós desde la sede rojilla-. Ambos entrenadores tienen claro que se trata de un duelo de necesidades, quizás diferentes (por aquello de la economía y el historial), pero duelo al fin y al cabo con un mismo objetivo: romper la mala racha que ambos equipos mantienen en el trofeo regular. En ese sentido, cabe destacar que ambos equipos han perdido tres de sus últimos cinco encuentros, embarrando a su vez la imagen histórica que les precedía. Tanto al Atlético Osasuna como al Atlético de Madrid se les espera rocosos, fuertes defensivamente y, sin embargo, en las últimas jornadas, tanto unos como otros (por diferentes motivos) han traicionado su propia filosofía.

El sexto frente al decimonoveno. Uno gana el 8% de sus partidos, el otro el 50%. Uno pierde el 60% de éstos, el otro un 25%. Unos marcan 12 goles en lo que llevamos de campeonato, y los otros 25. Fuera de casa (y contando con competiciones europeas), el Atlético ha ganado dos, ha empatado uno y ha perdido en dos de sus últimos cinco desplazamientos. Frente a ello, Osasuna todavía no conoce la victoria en El Sadar y es a día de hoy el peor local de la liga.
Como podemos observar, pese a que las rachas absolutas (puntos en liga) sean similares, los números no engañan y, como señalan las casas de apuestas, el encuentro se espera muy desigual en lo respectivo a las esperanzas de victoria (11-1 vs. 1’30-1)

Ambos equipos cuentan con bajas importantes en sus zagas como son, en el caso de Osasuna, las de Digard (único pivote con capacidad de creación en el centro del campo rojillo) o Javier Flaño (todo un alma para la plantilla y lesionado desde el inicio del campeonato). Por el lado Atlético queda vacante una plaza en el lateral de la defensa que se disputará entre Vrsaljko -a banda cambiada- y el joven -y rápido- central Lucas.

Dicho queda, mañana domingo 27, a las 16:15 horas peninsulares, duelo mental en El Sadar. CA Osasuna y Atlético de Madrid se enfrentan a cara de perro en lo que puede ser el cierre poético de un círculo que se inició años atrás y que trajo consigo dos desembocaduras completamente diferentes. ¿Será capaz Caparrós de insuflar competitividad al equipo del roble montañés y el vino de la ribera? ¿Conseguirá Cholo mantener la ilusión competitiva que el equipo demuestra lejos de la tediosa liga regular? Todo se decidirá en 90 minutos más el añadido, y luego, que los dioses -o Tebas- decidan.

David Vilches

Intento de muchas cosas, aborto de casi todas. Psicosociópata de libro, zigoto de escritor y aprendiz de cortador. Extrovertido de día, culo de sofá de noche. Lo que me ahorro en el plus, me lo gasto en apuestas que nunca gano. Siéntame, dame un pan, ponme fútbol y seré feliz. Orgulloso rojillo.

También te podría gustar...