Van der Vaart, el nuevo ídolo del Betis

Hay una ley no escrita del fútbol que dice que un jugador no pertenece a un equipo hasta que se pone su camiseta. Por eso muchos no nos creíamos que Van der Vaart ficharía por el Betis. Después de su presentación, ya puede decirse sin temor a nada que el holandés es nuevo futbolista bético.

Hacía tiempo, desde la época de las grandes inversiones de Lopera, que la llegada de un fichaje a la parte verdiblanca de Sevilla no levantaba tanta expectación. Van der Vaart ilusiona, y mucho, a la afición del Betis. Será la piedra angular del proyecto del nuevo director deportivo, Eduardo Macià. En su primera rueda de prensa en el Benito Villamarín, antes de su segundo baño de masas (el primero fue tras su aterrizaje en el aeropuerto de San Pablo), tranquilizó a los escépticos asegurando que le queda mucho que ofrecer en lo futbolístico. Dice venir con ambición, ganas de lograr triunfos y con el objetivo personal de participar en la próxima Eurocopa con Holanda.

Sería una buena noticia para el Betis que Guus Hiddink contase con él para la cita continental del verano de 2016 en Francia. Sería la cuarta Eurocopa de Van der Vaart, después de estar presente en las ediciones de Portugal 2004, Suiza y Austria 2008 y Ucrania y Polonia 2012. También ha ido a dos Mundiales: Alemania 2006 y Sudáfrica 2010. Louis Van Gaal le incluyó en la lista preliminar para Brasil 2014, pero se quedó fuera de los 23 elegidos finales. En total, más de cien partidos y 25 goles con la oranje.

Foto vía futbolprimera.es

Foto vía futbolprimera.es

La carrera de Van der Vaart está marcada por la intermitencia. Es un futbolista muy técnico, de los que gustan en el barrio de Heliópolis. Asistente y talentoso, posee un buen golpeo con la zurda y tiene rigor y orden táctico. Sin embargo, su rendimiento ha sido irregular y le suelen acompañar las lesiones. Quizás es por eso que a un futbolista de clase mundial como él le faltan grandes títulos en su palmarés, coronado con dos Eridivisie (Liga holandesa), una Copa y una Supercopa de Holanda con el Ajax, una Supercopa de España con el Real Madrid y dos Copas Intertoto en su primer periplo en el Hamburgo. Además del Golden Boy recibido en 2003, su galardón individual más relevante.

Al norte de Alemania vivió su mejor época, entre 2005 y 2008, la que provocó que el Real Madrid pagase 13 millones de euros por su traspaso. En el Santiago Bernabéu estuvo a las órdenes de Bernd Schuster, Juande Ramos y Manuel Pellegrini durante dos cursos. Nunca llegó a ser un hombre de peso en Concha Espina. Tras dos temporadas se fue por once millones al Tottenham para luego regresar al Hamburgo.

Su segunda parte en este campeón de Europa venido muy a menos, a punto de descender las dos últimas campañas, no fue nada buena. Él mismo lo reconoció y así lo afirman un 32% de los 183 jugadores alemanes preguntados por la revista Kicker, que le nombraron ‘decepción del año’ en la Bundesliga.

Foto vía fichajes.net

Foto vía fichajes.net

Sea su estado de forma mejor o peor, su estilo no se entiende sin el cuero en los pies. Siempre queriendo el balón y buscando ser protagonista. Para entendernos, el gran Andrés Montes le llamaría ‘jugón’. Van der Vaart vivió muchas veces por detrás del punta, aunque últimamente ha sido habitual verle organizando desde la medular o jugando de interior. Está por ver la posición que le reserva Pepe Mel en este nuevo Betis, donde seguro será un activo importante. Genera ilusión y por eso va a ser exigido. Tiene fútbol, se le pide.

Este holandés con raíces en la localidad gaditana de Chiclana prometió a su abuelo retirarse en el Cádiz, así que parece que la ‘tacita de plata’ le ha reservado ya una taquilla en el Ramón de Carranza. El Benito Villamarín será el paso previo. Le esperan tres temporadas vestido de verdiblanco. El Betis busca un ídolo y Van der Vaart seguir mostrando su juego. La esperanza está servida.

 

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...