Valencia CF 2 – 3 Real Betis: Rubén Castro decanta la balanza en Mestalla

El Betis se impone en Mestalla gracias a un gol del canario en el último suspiro de un partido que a punto estuvo de perder tras ir ganando 0-2. Rodrigo y Garay marcaron para los locales, y Rubén Castro (por partida doble) y Joaquín para los visitantes.

Mestalla tenía ganas de este partido, de ver a sus nuevos fichajes, de creer en su nuevo Valencia. Pese al calor, el aficionado llenó las gradas de su estadio confiando en que por fin llegase el despegue del conjunto ‘ché’. Tendrá que esperar otra semana más. Hoy su equipo no fue nunca superior a un rival que no necesitó demasiado para hacer dos goles, aunque el empuje y la pasión finales casi consiguen lo que el juego y las ideas no habían hecho en 75 minutos. El equipo verdiblanco por su parte, con Poyet en la ‘pecera’ cumpliendo sanción, supo posicionarse bien en el campo, creó peligro, y estuvo ordenado atrás… durante 75 minutos. Luego esa misma pasión y ese mismo empuje valencianista por poco le derrumba.

La primera parte había empezado igualada, pero las ocasiones más claras las había tenido el Betis, con buenas llegadas al área de Diego Alves y malos remates a puerta. El Valencia solo conseguía llevar peligro al área de Adán con tiros desde fuera, aunque no exentos de peligro. Poco a poco, el serbio Brasanac, nuevo fichaje verdiblanco para la medular, fue liderando la organización de su equipo y se hizo con el centro del campo, con Rubén Castro y Joaquín muy participativos, Durmisi siendo un puñal en la banda y Álex Alegría fijando bien a la defensa local. El Valencia creaba peligro con Gayá y Santi Mina, y alguna que otra internada de Nani o algún tiro lejano de Enzo Pérez. Pero fueron los visitantes, tras una subida fantástica de Piccini por la banda, quienes se adelantaron en el marcador gracias a un precioso disparo colocado de Rubén Castro desde dentro del área. No ocurrió mucho más en la primera mitad, aparte de las lesiones de Gayá en el Valencia y Fabián en el Betis.

La segunda parte empezó movida por la expulsión de Enzo Pérez tras una entrada criminal a Durmisi en el centro del campo. Ya tenía una tarjeta amarilla, pero aun así la expulsión fue por roja directa porque entrar con los dos pies, y uno de ellos levantado en plancha hacia el tobillo del rival debe ser castigado con la mayor dureza posible. De todas formas esto no amilanó al Valencia, que quiso seguir presente en el partido. colocando a Parejo como único pivote y sin modificar mucho más el esquema. Pero casi sin tiempo para reponerse, una contra de libro del Betis fue finalizada de manera magistral por Joaquín para poner el 0-2 en el marcador, para alegría de los cientos de aficionados verdiblancos que se habían desplazado a Mestalla.

Eso sí, el aficionado que haya creído que con eso se cerraba el partido o es muy inocente o no conoce al Betis y su tendencia natural al sufrimiento, ni al Valencia y el empuje pasional de su grada. En tres minutos, del 74 al 77, Rodrigo y Garay pusieron el empate en el marcador, el éxtasis en la grada y el pánico en el cuerpo de todo bético que estuviese viendo el partido. Todo el trabajo de unos muy buenos 70 minutos del Betis se venía abajo, y el Valencia encontraba un premio que no mereció en la primera parte, pero, aunque sea por actitud, si lo hizo en la segunda.
El problema del Valencia esta tarde es que hay un jugador del Betis que es muy especial, que capitaliza toda la fortuna que su equipo tiene. En el minuto 91 Piccini lograba internarse en el área rival y asistía para que Rubén Castro, el de siempre, el que lleva salvando los muebles del Betis seis años, marcara a placer. El gozo de Mestalla cayó al pozo, y la gloria esta vez fue para el aficionado verdiblanco, que respiraba casi sin creer lo que había visto en los últimos 15 minutos del partido.

La semana que viene el equipo de Ayestarán visita San Mamés, en una de las salidas complicadas de la temporada. Podría considerarse un ‘marrón’ tener que zanjar este pequeño bache inicial en un campo como ese, pero por otra parte que mejor lugar para demostrar que se ha configurado una plantilla de garantías para estar arriba un año más. El Betis recibirá al Granada en casa y debe hacerlo con la moral alta, olvidándose de esos últimos 15 minutos de terror. El equipo ha jugado bien, ha triangulado, ha llegado con peligro y ha estado más o menos sólido atrás. Y tiene dos grandísimas noticias, una se llama Darko Brasanac, que apunta a jugador importantísimo en la sala de máquinas verdiblanca, y la otra se llama Rubén Castro, que lleva cuatro goles en tres partidos y parece que un año más quiere ser el protagonista del gol bético.

Ficha Técnica

Valencia C.F.: Diego Alves, Gayá (Montoya 44′), Mangala, Garay, Cancelo; Enzo Pérez, Dani Parejo, Nani, Mario Suárez (Medrán 45′); Rodrigo y Santi Mina (Munir 62′).

Real Betis Balompié: Adán; Piccini, Mandi, Pezzella, Durmisi; Petros, Brasanac, Fabián (Felipe Gutiérrez 19′); Rubén Castro, Joaquín (Musonda 67′) y Álex Alegría (Zozulya 81′).

Goles: 0-1, 37′: Rubén Castro, 0-2, 53′: Joaquín, 1-2, 74′: Rodrigo, 2-2, 77′: Garay, 2-3, 91′: Rubén Castro

Arbitro: José Luis González González. Amonestó a Enzo Pérez (21′, Amarilla), Enzo Pérez (49′, Roja), Brasanac (56′, Amarilla), Cristiano Piccini (62′, Amarilla), Nani (68′, Amarilla), Petros (70′, Amarilla), Musonda (71′, Amarilla).

Álvaro Gutiérrez Boada

Periodista de profesión y bético de vocación. Porque no hay título más grande, que llevarle en el corazón.

También te podría gustar...