Un punto que salva y otro que hunde

Betis y Rayo, último y penúltimo, llegaban a la jornada heridos, heridos y hundidos. El primero, tras encajar un 4-0 en el derbi sevillano; el visitante, también habiendo recibido cuatro tantos en su propio estadio.

El partido comenzó con la novedad de Rubén Castro, con el que en los primeros minutos el Betis fue otra cosa, aunque solo fuera por el miedo que su presencia infundía en la maltrecha defensa del Rayo. Paco Jémez tuvo que tirar de Saúl, de nuevo, como central, además de un casi inédito Galeano. En el ataque bético el más destacado en la primera mitad fue el gaditano Vadillo; intervino mucho y casi siempre bien, haciendo sufrir al rayista Nacho en cada acción en la que encaraba por la derecha.

El primer gol llegó por esa insistencia desde la banda. Un córner desde ese lado lanzado por Nono (que se ha hecho con la titularidad) fue rematado de cabeza, de forma limpia, por el exrayista Amaya. Pocos minutos después, mismos protagonistas con un posible penalti al central que no pudo rematar a puerta Rubén Castro.

Jémez había hecho un movimiento para cambiar la dinámica que estaba tomando el encuentro, pero la entrada de Alberto Bueno, aunque a la postre fue fundamental, apenas dejó en la primera mitad un disparo sin importancia sobre la portería de Sara, que repetía en la meta verdiblanca a pesar de las dudas que dejó en el derbi. El campo seguía inclinado hacia la derecha, con Vadillo en plan estelar, pero también se sumó al ataque bético Salva Sevilla (que sentó a Verdú), con un excelente pase a Jorge Molina que el punta no pudo concretar.

En el bando visitante, la vuelta a la titularidad de Larrivey apenas dejó un dejada a Trashorras, y solo Lass creó inquietud. Trashorras y Baena no tomaron el mando del partido y por eso el Rayo, con el mismo toque frío de siempre, sufrió en la primera mitad.

Tras el descanso, de un posible 2-0 (con un cabezazo al larguero de Rubén Castro) se pasó al 1-1, gol de Bueno tras fallo de Sara, que no fue capaz de retener un tiro de Viera que no tenía especial potencia.

El partido entró en una fase movida y desquiciante, como desquiciante fue para los béticos la decisión de Mel de quedarse sin cambios con casi treinta minutos por delante y, además, retirando del campo a Vadillo (el más incisivo del equipo) y dejar a un cansado Rubén Castro. El resultado fue que el Betis llegó sin fuelle al último cuarto, dejándole mucho campo al Rayo y prácticamente encomendándose a lo que Castro, Chuli y Juan Carlos pudieran buscarse arriba. De Verdú no hubo noticias hasta que se le ocurrió dibujar una vaselina con su pierna menos hábil por encima de Cobeño, que pifió una salida con los puños y provocó el 2-1 cuando la afición bética más exasperada estaba con su equipo.

Tras el fallo del Betis llegó el acierto del Rayo, que empató en el descuento

Al final, el Betis pudo rematar a los madrileños, pero Rubén Castro echó en falta los muchos entrenamientos que se ha perdido y en los que ha estado mermado durante la temporada y marró dos ocasiones clarísimas de gol. Y, como pasó al principio de la segunda mitad, tras el fallo del Betis llegó el acierto del Rayo, que empató en el descuento gracias a un error de marcaje de Figueras (de más a menos, igual que Amaya) que aprovechó Bueno para firmar su doblete.

Doblete y empate, el primero del Rayo Vallecano esta temporada y que le sabrá a gloria porque le permite abandonar los puestos de descenso. Al Betis, en cambio, este resultado no le sirve para nada y tendrá que esperar una semana más a que Pepe Mel (u otro, los rumores de cese tienen cada vez más fuerza) den con la tecla para sacar al equipo del pozo.

 

Real Betis: Sara; Juanfran, Amaya, Figueras, Nacho; Lolo Reyes, Nono; Vadillo (Chuli, 66′), Salva Sevilla (Juan Carlos, 59′), Rubén Castro; y Jorge Molina (Verdú, 55′).

Rayo Vallecano: Cobeño; Tito, Galeano, Saúl, Nacho; Trashorras (Adrián, 64′), Baena; Lass, Jonathan Viera, Iago Falqué (Bueno, 23′); y Larrivey (Nery Castillo, 70′).

Árbitro: José Antonio Teixeira Vitienes (colegio cántabro). Amonestó a los locales Nono, Lolo Reyes, Chuli, y a los visitantes Saúl, Baena, Larrivey, Viera y Tito.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *