UD Las Palmas 1 – 0 Real Betis: Ganó el único que quería ganar

El conjunto canario se lleva los tres puntos en el último segundo gracias a un gol de William José, en un partido en el que siempre fue protagonista y gozó de las mejores ocasiones. El Betis ni se presentó al estadio de Gran Canaria.

El equipo de Quique Setién salió muy enchufado al partido, con Mesa llevando la manija del centro del campo y Araujo y Viera como puñales en el ataque amarillo. La banda defendida por Piccini y Joaquín fue una auténtica autopista por la que llegaron la mayoría de los ataques locales, y si no se adelantaron fue por las milagrosas manos que sacó Adán (quién si no) y por los fallos de los delanteros del conjunto isleño, que no permitió que su rival trenzase prácticamente ninguna jugada de peligro. Los laterales Castellano y Simón dieron toda una lección a sus homólogos verdiblancos de cómo se ayuda en ataque, subiendo y bajando cual locomotoras una y otra vez. Y ni que decir tiene Tana y Vicente Gómez, por un lado por su buen hacer en la medular y los tres cuartos del  equipo local, y por otro porque su réplica en el equipo visitante no pareció entender en ningún momento cuál era su papel en el partido.

Así, el Betis se dedicó a mirar a su adversario sin saber muy bien que hacer, tibio en la presión, errático en la defensa y una maría en ataque. No lograron conectar ni dos pases seguidos los medios del equipo sevillano, y la dupla atacante miraba como su rival subía y bajaba balones sin acercarse siquiera a presionarlos o a disputarlos. Todo un esperpento hoy el conjunto de Pepe Mel, que a buen seguro no estará nada contento por lo que ha pasado hoy en Las Palmas.

La segunda parte empezó con menos ritmo, aunque el equipo local seguía llevando el peso del juego. El Betis intentó tímidamente presionar un poquito más, sin mucho éxito ni mucho esfuerzo. Algún balonazo, algún intento de contragolpe o algún remate alto a balón parado fue lo único que se atrevieron a intentar los visitantes, siempre con un desacierto propio del que realmente no cree en sus posibilidades.

El equipo sevillano no quería ganar hoy, y lo demostró con creces. En cambio, los pupilos de Quique Setién tenían las ganas y la necesidad, por su posición en la tabla, de llevarse a por los tres puntos, y lo demostraron en cada balón que peleaban, en la buena organización atrás y en la lucha por recuperar posición y pelota tras una pérdida.

Advertía el entrenador cántabro de que Rubén Castro era uno de esos jugadores difíciles de parar. Bien, hoy no necesitó hacerlo, porque él mismo se anuló. El atacante verdiblanco estuvo perdido, sin conectar ni un pase ni una jugada en condiciones, ni mucho menos un disparo. Pero si solo hubiese sido él, todavía podríamos haber visto a los visitantes. Ni Petros ni Xavi Torres hicieron acto de presencia alguno en el centro del campo y ni Piccini ni Vargas subieron su banda. Ni siquiera Joaquín tuvo su día, pese a que el de El Puerto siempre aporta algún destello. Con esa actitud, el Betis tendrá problemas en esta categoría. Con todo eso, llegó al minuto 92 con un punto en el bolsillo que le sabía a gloria. Pero esta vez el fútbol fue justo con el equipo canario. Un bonito pase por encima de la defensa de Viera llegaba al pecho de William José, que había ingresado al campo poco antes, y, tras un semifallo, empotraba el balón en la escuadra de Adán que nada pudo hacer. Gol, pitido final y tres puntos para los locales.

El juego desplegado por Roque Mesa, llevando el peso de su equipo, y el peligro que llevaron Viera y Araujo, ofrecen un futuro optimista para los canarios, pese a la posición que ocupan ahora mismo. Si siguen en esta línea, no tendrán problemas para mantener la categoría. El Betis en cambio debe esperar a que lo de hoy haya sido simplemente un día nefasto, porque si entra en una dinámica como ésta le va a costar mucho sacar cualquier partido adelante. Mucho trabajo para Pepe Mel, que de todas formas tiene un colchón de puntos que le mantiene en la zona tranquila y le quita de presiones para el derbi del próximo fin de semana. Los de Setién asoman poco a poco la cabeza y ya están solamente a un punto de salir de los puestos de descenso.

Ficha técnica

UD Las Palmas: Javi Varas; David Simón, Castellano, Hernán, Garrido; Roque Mesa (Valerón 85′), Vicente Gómez, Jonathan Viera, Momo  (Nauzet Alemán 70′); Tana (William José 81′) y Araujo.

Real Betis: Adán; Piccini, Westermann, Jordi Figueras, Vargas; Petros, Xavi Torres, Joaquín (Vadillo 77′), Cejudo (Van Wolfswinkel 90′); Jorge Molina (Van der Vaart 82′) y Rubén Castro.

Goles: 1-0 92′ William José.

Árbitro: Gil Manzano. Amonestó a Roque Mesa (51′, Amarilla), Jonathan Viera (61′, Amarilla), Dani Castellano (63′, Amarilla).

 

 

 

Álvaro Gutiérrez Boada

Periodista de profesión y bético de vocación. Porque no hay título más grande, que llevarle en el corazón.

También te podría gustar...