Sevilla FC 2 – 0 Real Betis: Nervión se lleva otro derbi

Bien madurado el partido y con la segunda parte avanzada resolvió el Sevilla. El derbi de las 16:00 tuvo que esperar a que los goles se despertaran de la siesta. Llegaron después de una primera mitad en la que el Betis aguantó en defensa, pero sin atacar. En ese tramo, Sergio Rico fue un mero espectador. Los sevillistas tuvieron más ocasiones y acabaron llevándose el premio.

De infausto recuerdo serán los derbis de la temporada 2015/2016 para los béticos. Ni un solo gol contra el eterno rival. Un empate y tres derrotas, una de ellas, en la Copa del Rey, de las que sacan los colores. Merino debía tener en mente la goleada sufrida en el torneo copero (4 – 0), porque centró al Betis en intentar desconectar al Sevilla. La sensible baja de Vargas la contrarrestó poniendo a Montoya a pierna cambiada y con la arriesgada apuesta de Bruno en el lateral derecho. Queda claro que al entrenador linense no le gusta el canterano Varela.

No empezó bien el Sevilla. La presión verdiblanca impedía que los de Unai Emery trenzaran su fútbol rápido, eléctrico y vertical en los primeros minutos. Aun así, Sergio Rico no tuvo que hacer ninguna parada. Poco a poco, el Betis fue bajando el ritmo y los locales comenzaron a encontrar espacios. A poco que Banega, Gameiro y Konoplyanka combinaban, Westermann y Pezzella sufrían. Así llegó la primera oportunidad clara. El delantero francés del Sevilla se fue del central argentino del Betis por la banda izquierda, se la dio a Banega en el área, que se la devolvió, y la puso al segundo palo para el cabezazo alto de Mariano.

Hasta el final de la primera parte, el campo se inclinó de forma clara hacia la portería defendida por Adán. A balón parado tuvo las mejores opciones el Sevilla. La pizarra de Emery pudo dar sus frutos cuando Reyes dejó pasar entre sus piernas un envío raso de Banega desde el córner para que Konoplyanka disparase. El golpeo del ucraniano fue débil y manso a las manos del meta bético. En otro saque de esquina buscó el gol Krychowiak. El remate del polaco se fue alto. Los centímetros sevillistas amenazaban a un Betis al que se le hizo eterna la primera parte.

Kevin Gameiro y Germán Pezzella Foto vía laliga.es

Kevin Gameiro y Germán Pezzella
Foto vía laliga.es

En el segundo tiempo, los de Merino mejoraron con la entrada de Cejudo por un Musonda desaparecido, como casi todos sus compañeros de ataque. El de Puente Genil fue de los más acertados de un Betis muy parco en labores ofensivas. Su buen disparo desde media distancia hizo trabajar algo a Sergio Rico. Tras un rechace en un córner, Cejudo empaló un gran tiro con la diestra que obligó al guardameta nervionense a despejar.

De las botas de Cejudo salió la mejor ocasión del Betis. Tras otra acción a pelota parada, un centro-chut suyo, de esos que se hacen para que la jugada muera sin contragolpe rival, terminó con un remate de Westermann que salió rozando el palo del marco de Sergio Rico. Eran los mejores momentos en el partido del representante de Heliópolis en Nervión.

Justo en el tramo en el que más confianza parecía tener el Betis, golpearon duro los de Unai Emery. El Sevilla es un equipo con oficio, acostumbrado a soportar una enorme tensión y con una impresionante capacidad para saber sufrir. Aprovechó la única vez que Bruno, que había subido, dejó su banda libre. Vino una contra, una apertura de Banega a N’Zonzi, un gran centro del francés con la zurda y un remate inapelable de Gameiro. Suponemos que Adán se preguntó qué hacía un delantero de semejante nivel totalmente solo en el área pequeña. El caso es que el cabezazo del nueve sevillista abrió el marcador.

Momento en el que Gameiro marca el primer tanto Foto vía laliga.es

Momento en el que Gameiro marca el primer tanto
Foto vía laliga.es

Desde entonces, el Betis pareció diluirse y Emery movió su banquillo para asegurarse un nuevo triunfo en el derbi. Krohn-Dehli por Konoplyanka para tener la pelota y aprovechar los huecos que pudieran abrirse en la zaga verdiblanca, y Coke por un Reyes menos atinado que de costumbre en este tipo de choques para reforzar el costado derecho.

Fue el lateral diestro madrileño, canterano del Rayo Vallecano, el que puso la puntilla. Coke recibió un balón en la frontal del área y lo golpeó de primeras, de forma prodigiosa. Un disparo potente y duro con el empeine total que hizo inútil la estirada de Adán. Imparable. Fantástico tanto que abrió la fiesta en el Sánchez Pizjuán y dejaba la contienda vista para sentencia, para desgracia de un Betis que bajó los brazos, sabiéndose derrotado.

Sólo Rubén Castro, cuya presencia en el encuentro fue testimonial, se acercó a meter a los suyos en la lucha por los puntos. El canario, que jugó todo el tiempo muy lejos del área (donde él es peligroso), se internó en carrera en los dominios de Sergio Rico y probó con un tiro que se marchó a escasos centímetros del palo izquierdo. No peligró la victoria del Sevilla, que afrontará las semifinales de la Europa League con muy buen sabor de boca tras llevarse, otra vez, el duelo que divide a la capital de Andalucía.

Ficha técnica:

Sevilla FC (2): Sergio Rico; Mariano, Carriço, Kolodziejczak, Escudero; Krychowiak, N’Zonzi; Reyes (Coke, m.76), Banega (Iborra, m.81), Konoplyanka (Krohn-Dehli, m.68); y Gameiro.

Real Betis (0): Adán; Bruno, Pezzella, Westermann, Montoya; N’Diaye, Petros (Fabián, m.82); Joaquín (Van Wolfswinkel, m.70), Ceballos, Musonda (Cejudo, m.51); y Rubén Castro.

Goles: 1 – 0, m.67: Gameiro. 2 – 0, m.80: Coke.

Árbitro: Velasco Carballo (Colegio Madrileño). Amonestó a Banega, Gameiro, Reyes, Escudero y Mariano por el Sevilla; a Musonda, Pezzella, Cejudo y Westermann por el Betis.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...