Real Betis – Málaga CF: El reencuentro de Poyet y Juande

El 26 de octubre de 2007, Juande Ramos era el entrenador de moda. Codiciado en todo el continente por sus éxitos cosechados con el Sevilla, con el que levantó dos Copas de la UEFA, una Copa del Rey, una Supercopa de España y una de Europa. Además, había peleado una Liga hasta la última jornada a Real Madrid y Barcelona. Era un ídolo en el Sánchez Pizjuán, pero para la sorpresa general realizó un movimiento que le hizo pasar de héroe a villano en Nervión. El adinerado Tottenham le hizo una oferta millonaria: le ofreció ser el técnico mejor pagado del mundo. Y aceptó.

Juande Ramos rescindió su contrato con el Sevilla y se mudó al norte de Londres, adonde se llevó a su preparador físico, Marcos Álvarez. Uno de sus asistentes en White Hart Lane fue el hoy entrenador del Betis, Gustavo Poyet. Ganaron una Copa de la Liga. Su proyecto acabó al comienzo del año siguiente por malos resultados. Nueve años después, el manchego y el uruguayo se reencuentran como rivales en un campo, además de Marcos Álvarez, que trabaja junto a Poyet.

No solo con el cuerpo técnico verbiblanco se vuelve a ver el míster del Málaga, sino también con el Betis. Juande Ramos no ha visitado el Benito Villamarín como rival desde el triste 28 de febrero de 2007, cuando un energúmeno le lanzó una botella a la cabeza desde la grada en un derbi sevillano. El de Pedro Muñoz mantiene con el beticismo una relación muy tormentosa. Juande entrenó al Betis en la temporada 2001/2002, cuajando una excelente campaña con la clasificación para Europa. Su periplo en Heliópolis terminó mal y salió por la puerta de atrás. Años después fichó por el Sevilla y triunfó. Y mucho tiempo más tarde (el pasado curso) estuvo a punto de regresar al club verdiblanco. Es como esa aventura amorosa que termina tan mal que tu pareja, con la que has vivido experiencias sensacionales, se va con tu máximo enemigo. Pero tampoco acaba bien con éste y como en su día fuisteis felices le perdonas e intentas, sin éxito, volver. Así podría explicarse la historia de Juande Ramos y el Betis.

Gustavo Poyet y Juande Ramos en el banquillo del Tottenham Foto vía zimbio.com

Gustavo Poyet y Juande Ramos en el banquillo del Tottenham
Foto vía zimbio.com

El hombre que triunfó en los dos equipos de la capital andaluza sin terminar bien con ninguno de ellos se encuentra por segunda vez en su carrera en la Costa del Sol. En el Málaga está un tanto cuestionado después de un mal inicio aliviado con una victoria el pasado martes ante el Eibar, al que ganó en La Rosaleda por 2 – 1. Juande Ramos llegó a poner en duda la calidad de su plantilla tras perder ante Las Palmas, lo que le costó muchas críticas. También hay ciertas urgencias para Poyet después de caer en el derbi hispalense. El nuevo Betis aún no ha ganado como local.

Hay un enfado grande en Heliópolis con el estamento arbitral. Los béticos consideran que los colegiados les han perjudicado seis veces en las cinco jornadas disputadas. La imagen de ese cabreo la dio Poyet llevando un portátil a la rueda de prensa para mostrar el gol mal anulado a Álex Alegría contra el Sevilla. En lo meramente deportivo, el Betis afronta el duelo contra el Málaga con la importante baja en el lateral izquierdo del danés Durmisi, que llegó a estar ingresado por un cuadro de cefalea y fiebre. Mandi y Sanabria no se han recuperado y Rubén Castro es seria duda. El entrenador charrúa ha afirmado que harán todo lo posible para que el canario compita. Por su parte, el Málaga aterriza en la parte verdiblanca de Sevilla con las bajas por lesión de Juan Carlos y Recio, y con las altas de Duda, Fede Ricca y el delantero uruguayo Michael Santos.

Posibles alineaciones:

Real Betis: Adán; Piccini, Donk, Pezzella, Cejudo; Petros, Fabián, Brasanac; Joaquín, Rubén Castro y Álex Alegría.

Málaga CF: Kameni; Rosales, Koné, Llorente, Miguel Torres; Keko, Camacho, Kuzmanovic, Jony; Sandro y Charles.

Árbitro: Álvarez Izquierdo (Colegio Catalán).

Estadio: Benito Villamarín, 20.45 horas.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...