Real Betis: A la búsqueda de un bloque sólido y de garantías

El Betis afronta el curso liguero con una renovación en su plantilla. Experiencia, calidad y cantera son los principales objetivos sobre los que sustentar este proyecto.

Resulta normal que los equipos fichen a nuevos jugadores cada año y prescindan de aquellos que no han dado el rendimiento esperado durante la temporada. Sin embargo, en los últimos tiempos, estos movimientos en el conjunto verdiblanco han derivado en la ausencia de jugadores sobre el que construir un bloque sólido.

Esta nueva campaña, con el vicedirector deportivo Serra Ferrer al frente, se busca la necesaria continuidad. Solo el tiempo dirá si de una vez estamos ante un proyecto de futuro. Por el bien del club y de los aficionados esperemos que sí.

Los problemas judiciales de los últimos años acabaron por afectar al terreno deportivo. La falta de liquidez para acometer fichajes de calidad junto con los errores de planificación han hecho que muy pocos de los jugadores que se ficharon en anteriores temporadas continúen a día de hoy.

Hace un par de años, con Eduardo Maciá encargado de la parcela deportiva, llegaron al equipo hasta 13 caras nuevas. De ellas, solo Joaquín sigue en el equipo; Pezella ha salido cedido este mismo año a la Fiorentina, mientras que Piccini y Petros fueron traspasados al Sporting de Lisboa y São Paulo respectivamente. El balance de la temporada anterior no fue mucho más favorable. Miguel Ángel Torrecilla trajo al Betis 12 jugadores; los defensas Durmisi y Mandi cuentan con la confianza del entrenador, mientras que Nahuel parece haberse ganado un puesto en el equipo tras su pretemporada. El delantero Tony Sanabria, a falta de continuidad y que las lesiones le respeten, también podría ser uno de los pocos aciertos de la planificación de la pasada campaña, que contó con fracasos tan sonados como el de Roman Zozulya, cuyo rendimiento deportivo ha sido nulo en el equipo.

La llegada de Serra Ferrer trajo consigo la renuncia de Torrecilla y que el balear pasase a ocupar de facto las tareas de director deportivo. El fichaje de Setién como entrenador vino a colocar la primera piedra sobre la que cimentar el nuevo proyecto verdiblanco. La buena sintonía entre Serra y Setién parece clara, y ello redunda en la búsqueda de jugadores que se adapten al estilo de toque y posesión que busca el míster. Desde inicios del verano el club se ha puesto manos a la obra en la búsqueda de jugadores que aporten el salto de calidad tan necesario en esta plantilla. Algunos de ellos, como Boudebouz o Tello, han ilusionado especialmente a la afición verdiblanca, que entiende que se trata de jugadores que aportarán un salto de calidad en la plantilla.

Lo más llamativo, sin duda, es que salvo el propio Ryad Boudebouz, todos los jugadores traídos por Serra conocen ya la competición. Los nuevos fichajes podrán salir mejor o peor, pero al menos se ha intentado minimizar el riesgo y los experimentos con jugadores que pudiesen acusar una falta de adaptación. Feddal, Amat y Barragán han llegado para apuntalar la defensa y hacer frente a la falta de contundencia que arrastraba el equipo en esta parcela. La vuelta del canterano Sergio León, junto con la esperada continuidad de Sanabria, deberían bastar para la delantera, mientras se sigue a la espera de saber si se producirá el ansiado regreso de Rubén Castro en el mercado invernal. El centro del campo, donde quizás el Betis ha mostrado más carencias en pasadas temporadas, ha contado con importantes incorporaciones como Camarasa, Javi García o Guardado.

Otra de las apuestas deportivas de este año pasa por mirar más al filial. Narváez se ha ganado un puesto en el primer equipo, al igual que parecía iba a ocurrir con Junior antes de la lesión que sufrió durante la pretemporada. De la Hoz, que también dejó buenas sensaciones este verano, se ha marchado cedido al Leganés en busca de los minutos que Setién no podía asegurarle. El que sí ha vuelto a la disciplina bética ha sido Fabián; tras su periplo en el Elche, el mediocampista ha regresado con más músculo y confianza, dispuesto a pelear por un puesto en el equipo. Otros jugadores del Betis B, como es el caso de Francis, están siendo seguidos de cerca por Setién para ser llamados al primer equipo en caso de ser necesario. El cántabro y José Juan, técnico del filial, tienen una manera muy parecida de entender el fútbol, lo que facilitará esta necesaria transición.

Pero Serra no solo ha tenido que preocuparse de traer a nuevos jugadores, sino también de gestionar las salidas. La más sonada fue la de Dani Ceballos, que tras un verano de tiras y aflojas marchó al Real Madrid dejando en las arcas del club 16’5 millones de euros. Otros de los que han abandonado la disciplina verdiblanca, aunque por precios muy inferiores, han sido Piccini, Petros, Bruno o Jonas Martin. Algunos de los que no contaban para el entrenador han salido cedidos, como son el caso de Pezella o Brasanac, quien a última hora ha encontrado acomodo en el Leganés. Más difícil ha sido encontrar salida a Digard o Zozulya, con quienes se ha tenido que rescindir contrato, mientras que otros como Cejudo han marchado libres al no renovarle el club.

El Betis ha tenido que jugar continuamente con el límite salarial impuesto por la Liga de cara a poder afrontar las fichas de algunas de las nuevas caras. Por ello, y hasta última hora no se ha podido dar por cerrada la plantilla. La llegada de nuevos jugadores ha estado supeditada a la marcha de algunos de los descartes. Los últimos, los de los mencionados Zozulya o Digard, han permitido presentar en este último día de mercado al costarricense Joel Campbell. El jugador, que ya militó en el club, llega cedido por el Arsenal, aunque una lesión de menisco lo tendrá apartado hasta finales del mes de septiembre. Como el propio Serra ha reconocido en la presentación del jugador, hasta última hora se ha estado pendiente del mercado por si era posible contar con algún nuevo fichaje. Finalmente, todos dan por cerrado el apartado de fichajes, al menos, hasta el mercado invernal.

Se completa así una plantilla corta, con la que se pretende crear un bloque fuerte en el que tenga un importante peso la cantera. Si se compara puesto a puesto se han mejorado sustancialmente todas las posiciones respecto al año pasado. Toca ahora demostrarlo sobre el terreno de juego.

Mercado de fichajes del club
Altas:

Víctor Camarasa; Ryad Boudebouz; Cristian Tello; Sergio León; Zouhair Feddal; Andrés Guardado; Javi García; Jordi Amat; Joel Campbell (cedido); Antonio Barragán

Bajas:

Dani Ceballos; Cristiano Piccini; Petros; Francisco Portillo; Jonas Martin; Dani Pacheco; Bruno González; Germán Pezella (cedido); Álvaro Cejudo (libre); Alex Alegría (cedido); Manu Herrera (libre); Álex Martínez (libre); Rubén Castro (cedido); Darko Brasanac (cedido); Didier Digard (libre); Rubén Pardo (fin de cesión); Ryan Donk (fin de cesión)

También te podría gustar...