Real Betis 4 – 0 Real Zaragoza: El Betis fulmina a un Zaragoza en caída libre

El Real Betis se ha impuesto con claridad a un pobre Zaragoza por cuatro goles a cero. Dos tantos de Jorge Molina y dos de Rubén Castro, que se sitúa como Pichichi en solitario, acabaron con el triste planteamiento de Popovic y afianzan a los andaluces en el liderato.

El partido comenzó con el previsible dominio bético. El trío arbitral inauguró su recital de errores al no pitar una clarísima mano de Cabrera que debió haber sido penalti. Sin embargo, al cuarto de hora, el Zaragoza comprobó que la defensa bética no se encontraba del todo cómoda ante las contras rivales y se animó a apretar la portería de Adán.

Fueron los mejores minutos de los maños, que también fueron víctima de los fallos arbitrales al serles arrebatado un penalti tras una mano de Bruno dentro del área. Bastón pudo haber anotado en esa misma jugada, pero su disparo se fue cerca del palo de Adán. Y en ese mismo palo se estrelló un remate de Pedro unos minutos después.

Jarro de agua fría para el Zaragoza

Cuando parecía que el Zaragoza se afianzaba en el campo, llegaba el jarro de agua fría en forma de gol bético: un buen centro de Ceballos dejaba en posición privilegiada a Molina, que con un espléndido recorte rompía a Vallejo para plantar el balón donde Bono jamás podría llegar.

Gran gol del delantero bético y el Zaragoza se hundió hasta dejar al Betis como dueño y señor del resto de la primera mitad. La tuvo Rubén Castro de cabeza tras un magnífico centro de Kadir, pero Bono salvó el segundo con una parada imposible.

A la vuelta del descanso, el conjunto maño parecía haber retomado la confianza en sí mismo y volvió a disfrutar de unos buenos minutos. Y, de nuevo, la leve mejoría en el fútbol zaragocista fue abortada con otro gol bético: Rubén Castro, tras un impecable centro de Molinero, cabeceaba el balón a las redes.

De nuevo, inesperado golpe de realidad para el Zaragoza. Los de Popovic, además, se encontraron con un obstáculo imprevisto: el equipo arbitral no había dicho su última palabra y comenzó a anular sistemáticamente las intentonas ofensivas del Zaragoza por inexistentes fueras de juego. La más grave de ellas, una contra en la que Jaime partía de posición legal y batía a Adán.

Para entonces, el Betis ya se sabía vencedor del partido y se propuso gustarse. Y vaya si lo consiguió: aprovechándose de la cándida defensa zaragocista, Jorge Molina hacía el tercero a pase de Rubén Castro. Los «olés» y la ola ya reinaban en las gradas.

Y, en el tiempo de descuento, Rubén Castro golpeaba de nuevo. En el culmen del absurdo, Rico remataba hacia su propio palo y dejaba solo al canario; Castro falló en primera instancia, pero el balón rebotaba en su propia cara y le dejaba en situación privilegiada para batir la portería de Bono.

El Betis sigue demostrando que es el equipo a batir de la categoría. Con razón, en Heliópolis se cantó hoy lo de «el Betis es de Primera». Y el que no es de Primera es el Zaragoza, que se apea de unas posiciones de playoff que hace muchas jornadas que dejó de merecer.

Ficha técnica

Real Betis: Adán; Molinero, Bruno, Figueras, Casado (Cejudo, m.74); Kadir (N’Diaye, m.67), Lolo Reyes, Ceballos (Vadillo, m.79), Portillo; Jorge Molina y Rubén Castro.

Real Zaragoza: Bono; Vallejo, Mario, Rubén (Rico, m.66), Cabrera; Dorca; Jaime, Basha, Insa (Javi Álamo, m.46), Pedro (Willian, m.71); y Bastón.

Goles: 1-0, M.28: Jorge Molina. 2-0, M.52: Rubén Castro. 3-0, M.30: Jorge Molina. 4-0, M.89: Rubén Castro.

Árbitro: Daniel Jesús Trujillo Suárez (colegio tinerfeño). Mostró amarilla al zaragocista Mario (m.76).

Estadio: Benito Villamarín, unos 32.000 espectadores.

También te podría gustar...