Real Betis 1 – 6 Real Madrid: El sueño se convirtió en pesadilla

No hay mucho que decir ni analizar. Después de una semana de parón y ante la visita del Real Madrid al Benito Villamarín, los béticos mostraron ilusión. El proyecto de Ángel Haro y López Catalán, liderado por Gustavo Poyet y Miguel Torrecilla, tenía la oportunidad de relanzarse. Hizo justo todo lo contrario. Golpe duro para el Betis, que tendrá que recomponerse.

Ese gran sueño de derrotar al Real Madrid y empezar a creer en un cambio empezó a esfumarse para el Betis a los cuatro minutos. El tiempo que tardó Kroos en sacar una falta y encontrar el cabezazo de Varane entrando por el lado izquierdo de la portería de Adán. Y la noche empezó a parecer una pesadilla cuando en los minutos posteriores Cristiano Ronaldo falló en boca de gol el segundo y Bale remató al palo. Kroos era el Freddy Krueger particular de los verdiblancos. El centrocampista alemán sacó sus garras y campó a sus anchas por Heliópolis sirviendo balones para regocijo de los hambrientos delanteros vestidos de morado.

De las botas del internacional germano nació el segundo tanto madridista. Joaquín, que estaba siendo el más entonado de los locales, perdió un balón ante Kroos y su pase, fiable como el mejor producto alemán, lo aprovechó Benzema para batir a Adán por el palo corto. El atacante galo volvió a ser protagonista en el tercero. Su disparo rebotó en un defensa del Betis y el rechace lo recogió, en posición ilegal, Marcelo para perforar la meta sevillana con un golpeo mordido.

Gustavo Poyet vivió su peor noche desde que es entrenador del Betis Foto vía laliga.es

Gustavo Poyet vivió su peor noche desde que es entrenador del Betis
Foto vía laliga.es

Mirar al marcador daba auténtico miedo si estabas en la piel de un bético. Los sudores eran muy fríos y nadie acudía a ser el héroe que despertara a los hinchas heliopolitanos del horrible sueño. Todavía quedaba un noqueo más en el primer tiempo. De un córner a favor del Betis, el Real Madrid trazó un contragolpe de vértigo que terminó con un pase de Pepe a Isco que el malagueño empujó a la red. Era cierto. Al descanso el electrónico reflejaba un contundente y doloroso 0 – 4. Puede que ni en la mente del verdiblanco más pesimista se hubiera imaginado semejante varapalo.

Gustavo Poyet trató de reaccionar con dos cambios en el descanso. Entraron Cejudo y Zozulia y, al menos durante un rato, el Betis pareció contener a un Real Madrid que parecía poco dispuesto a hacer sangre. El mencionado Cejudo recibió un gran pase de Joaquín y en el mano a mano con Keylor Navas definió para hacer el gol del honor bético.

No es que el Villamarín creyese en una remontada antológica, pero sí que podía albergarse la esperanza de que el Betis maquillase su magullada cara en la segunda parte. Cualquier atisbo de ello lo borró de un plumazo Isco, con un disparo de gran calidad ajustado a la escuadra. Cristiano Ronaldo firmó su diana en la recta final, en un mano a mano en el que no dio ningún tipo de opción a Adán. El superado portero aún salvaría un séptimo tanto al sacar una manopla prodigiosa en un tiro de Benzema. La pesadilla es de las que dejan secuelas. Difícil será volver a dormir para los béticos. No ha tardado mucho Poyet en vivir lo peor que puede vivir un entrenador en un campo: el que la grada coree tu nombre añadiendo el imperativo ‘vete ya’.

Ficha técnica:

Real Betis (1): Adán; Piccini, Mandi, Pezzella, Durmisi; Jonas Martin (Ceballos, m.68), Petros, Brasanac (Zozulia, m.46); Joaquín, Rubén Castro y Álex Alegría (Cejudo, m.46).

Real Madrid (6): Keylor Navas; Carvajal, Pepe, Varane, Marcelo; Kovacic (Lucas Vázquez, m.65), Kroos, Isco; Bale (Marco Asensio, m.80), Cristiano Ronaldo y Benzema (Morata, m.75).

Goles: 0 – 1, m.4: Varane. 0 – 2, m.32: Benzema. 0 – 3, m.40: Marcelo. 0 – 4, m.45+1: Isco. 1 – 4, m.56: Cejudo. 1 – 5, m.63: isco. 1 – 6, m.79: Cristiano Ronaldo.

Árbitro: Gil Manzano (Colegio Extremeño). Amonestaciones a Pezzella, Zozulya y Petros por el Betis; a Isco por el Real Madrid.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...