Real Betis 0 – 2 FC Barcelona: Autoexpulsión y fin del partido

El equipo verdiblanco pierde en casa condenado por sus propios errores más que por los aciertos del rival, que no generó verdadero peligro en el Villamarín esta noche.

El Betis salió bien plantado en el campo, aunque sin ningún peligro arriba. Su ataque no conseguía articular buenas jugadas, pero al menos tampoco sufría. Las líneas estaban muy juntas, y las ayudas de los interiores impedían que el equipo rival llevase el miedo al área de Adán, pero se respiraba una especie de calma chicha, como si todo el mundo supiese que algo estaba a punto de pasar.

No estaba claro el qué, no estaba claro si iba a ser Rubén, Joaquín, o por contra iba a ser algún miembro del peligroso tridente del equipo catalán, o si iba a ser el árbitro, hoy el supuestamente permisivo Mateu Lahoz, el que iba a acabar con esa tranquilidad. Y las sospechas se confirmaron. Fue una pequeña mezcla: Mateu pudo haberse ahorrado la primera tarjeta, pero lo cierto es que Westermann realizó dos entradas fuertes, de tarjeta casi siempre.

Es verdad que el equipo hoy visitante está más que acostumbrado a jugar contra diez jugadores, cosa que levanta las suspicacias de más de uno, pero sería faltar a la verdad decir que esta vez fue injusto. Debates aparte, lo cierto es que eso cambió el partido, y lo decantó a favor de una balanza que necesita poco para decantarse. Pudo aguantar al menos hasta la segunda parte el Betis, pero era inevitable, por empuje y por calidad, que los de la ciudad condal se adelantasen. Lo evitable fue la forma en la que ocurrió.

Un centro de Messi que parecía no tener peligro alguno porque Adán iba a blocarla, acabó en un malentendido entre el portero bético y Pezzella, que no despejó el balón. Uno por otro, y la casa sin barrer; el balón quedó muerto en el área pequeña para que lo empujase el jugador rival que pasaba por la zona. A partir de entonces el Betis intentó plegarse atrás, sin mucho éxito, y salir rápido a la contra, sin mucho éxito tampoco o más bien ninguno.

Tampoco se le puede achacar nada al equipo de Merino, porque jugar con diez ante semejante rival suele ser sinónimo de perder en un 90% de las veces, pero tal vez al aficionado bético se le queda la sensación de que el equipo visitante hoy no fue mucho mejor que el local, ni de que le apretase tantísimo como en otras ocasiones. El encuentro finalizó cuando, a diez minutos del final, los visitantes metieron el segundo.

El Betis perdió un partido que era previsible que perdiese, pero no de la forma en la que lo perdió, condenado primero por el error de Westermann y luego por el de Adán y Pezzella. Lo cierto es que no es fácil encontrar la tensión y la motivación cuando, ya salvado, el equipo carece de cualquier objetivo de aquí a final de temporada, amén de la propia motivación que suponía un partido de éstas características. Queda eperar que la próxima temporada el equipo de Heliópolis pueda aspirar a cotas mayores que la de mantenerse.

Ficha técnica

Real Betis Balompié: Adán; Bruno, Pezzella, Westermann, Montoya; N’diayé, Petros; Cejudo, Joaquín (Musonda ’54), Dani Ceballos (Portillo 68′) y Rubén Castro ( Van Wolfswinkel 78′).

FC Barcelona: Bravo (Ter Stegen 87′); Alves (Sergi Roberto 73′), Piqué, Mascherano, Alba; Busquets, Iniesta, Rakitic (Arda 85′); Neymar, Messi y Luis Suárez.

Goles: 0-1 Rakitic (49′); 0-2 Luis Suárez (80′)

Árbitro: Mateu Lahoz. Amonestó a Piqué, Messi, Alves, Petros, Dani Ceballos y Bruno, y expulsó por doble amarilla a Westermann.

Álvaro Gutiérrez Boada

Periodista de profesión y bético de vocación. Porque no hay título más grande, que llevarle en el corazón.

También te podría gustar...