Real Betis 0 – 1 Atlético de Madrid: El Atlético se reencuentra y sigue creciendo

Vencen y, a pesar de no sentenciar, convencen. El Atlético se reencuentra con su mejor versión y abandona el Benito Villamarín tras sumar tres puntos sufridos, reponiéndose de su irregular inicio y afianzándose como segundo clasificado. Mientras, los béticos, in crescendo a lo largo del encuentro a pesar de las adversidades, se sitúan en tierra de nadie, distando en cinco puntos tanto de la zona europea como de los puestos de descenso.

Pintaban bastos tras ver el inicio del encuentro para la afición sevillana presente en la noche de hoy. Mostrando la versión más guerrera, la más Cholista y auténtica en mucho tiempo, el Atlético no cesó su amenaza ni un instante durante los primeros compases del partido. Dirigidos por Tiago y Carrasco, ambos impolutos y fundamentales en el esquema rojiblanco, los hombres de Simeone desplegaron el fútbol que tanto se ha echado en falta a lo largo de este principio de campaña. Coraje y corazón acompañados de un gran fútbol, composición que no tardaría resultar. Koke, acompañado de un afortunado Torres, fue el encargado de materializar tan interesante cóctel, poniendo por delante a los suyos escasos siete minutos después del pitido inicial.

Lejos de mostrarse conformista y bajar su ritmo de partido, muy distinto al de los locales, el Atlético asedió de forma constante la portería de meta de Adán. Piccini y Xavi Torres, desbordados ante la actuación rojiblanca y cuestionados por la grada, sufrieron en sus propias carnes las acciones de Filipe y Koke, ambos cada vez a mejor nivel, e incluso de Griezmann, quien estaba destinado a convertirse en juez de un partido que, aparente y equívocamente, estaba sentenciado.

El galo, de talento indudable, las tuvo y las volvió a tener para acabar con un Betis inoperante durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Igual que las tuvo, el bueno de Antoine las erró, dando, a la larga, vida al conjunto de Mel que, hasta el final del duelo puso oposición alguna ante Godin y Savic, correctos y contundentes ante cualquier atisbo de peligro sobre la portería de Jan Oblak.

El segundo acto no distó demasiado del primero. La superioridad seguía siendo palpable, aunque no material, y la intimidación sobre el arco verdiblanco fue incesable. Por tierra, mar y aire defendió Antonio Adán su puerta hasta que en el ecuador de la segunda mitad fue sustituido por un molestias en el pie tras chocar en un córner con un campeador Diego Godín que, pocos minutos más tarde y con la cabeza magullada, también se topó con Alfred N’Diaye.

A pesar de que los locales no ofrecieron oposición ofensiva alguna, se mantuvieron vivos en todo momento y, afortunados por la falta de acierto rojiblanca, aunaron fuerzas y reaccionaron en el momento más inesperado. La falta de acierto de Griezmann volvió a hacer acto de presencia, por dos veces, ya con Dani Giménez en el campo y con sendos errores, pero sin Digard por lesión, apareció también la reacción bética.

En inferioridad numérica por la lesión del francés y con el cronómetro corriendo en su contra a tan solo diez minutos del final, los hombres de Pepe Mel vieron un pequeño haz de luz tras una acción de Cejudo, quien tras un gran disparo rechazado por Oblak, inició el intento de acometida. Si bien el encuentro tuvo un mismo dueño de principio a fin, la ocasión verdiblanca creó una extraña sensación de inseguridad en los visitantes, potenciada por la remencionada falta de acierto y la incapacidad a la hora de finiquitar un partido que, estando bajo control, estuvo cerca de desmadrarse a escasos tres minutos del final.

Pudieron igualar los andaluces, pero no lo hicieron. El marcador se bastó del tempranero tanto de Koke y se mantuvo inmóvil. Los aficionados béticos, aunque no satisfechos, despidieron con aplausos a aquellos que en el descanso marchaban al túnel de vestuarios entre pitos. A su vez, los rojiblancos sumaban una nueva victoria que les convierte en el mejor equipo visitante de la competición y, aunque siguen pensando partido a partido según declaró Simeone tras el choque, siguen creciendo y aventajan a su rival más próximo en dos puntos, asentándose en la segunda posición de la tabla sin mirar en exceso hacia arriba.

La efectividad del discurso humilde está testificada y comprobada. Ahora, tras unos meses lejos de él, no queda duda en cual es el camino a seguir. Esta noche el Atlético se reencontró consigo mismo, con su mejor versión. Vuelven a mirar partido a partido, vuelven a soñar mientras otros duermen, vuelven a amenazar al duopolio.

Ficha técnica

0 – Real Betis: Adán (Dani Giménez, m.63); Piccini, Bruno, Westermann, Varela; Digard, Xavi Torres (Dani Ceballos, m.46), N’Diaye; Joaquín (Jorge Molina, m.77), Álvaro Cejudo; y Rubén Castro.

1 – Atlético de Madrid: Oblak; Gámez, Savic, Godín, Filipe; Koke (Saúl, m.82), Gabi, Tiago, Carrasco (Oliver, m.77); Griezmann y Fernando Torres (Vietto, m.70).

Goles: 0-1, M.07: Koke

Árbitro: Santiago Jaime Latre (Comité Aragonés). Amonestó a los visitantes Filipe Luis (m.09), Tiago (m.27), Gámez (m.38) y Gabi (m.77) y al local Bruno (m.53).

Estadio: Partido de la duodécima jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Benito Villamarín ante cerca de 42.000 espectadores.

También te podría gustar...