Rayo 3 – 1 Betis: Vallecas fue boda y funeral

Cuestión de momentos: el Rayo está pletórico y el Betis melancólico. Así se puede explicar lo vivido esta tarde en Vallecas. Los locales viven épocas de vino y rosas que acompañan con deliciosas tapas de buen fútbol y alegría en la grada. En frente de las camisetas blancas con la franja roja podía verse justo el escenario contrario. Ha vuelto el Betis sumiso, deprimido, entregado y resignado. Ese en el que si algo puede salir mal, saldrá mal.

El reflejo de lo que ha sido el Betis esta temporada y esta tarde es Paulao. Regaló el gol a Rochina y marcó en propia puerta el segundo tanto del Rayo. El primero en una cesión infantil a Adán que se convirtió en asistencia de lujo al delantero cedido por el Blackburn Rovers, que sólo tuvo que empujar el balón al encontrarse el meta bético fuera de sitio. El segundo al desviar un centro hacia el interior de la red. Demasiados errores graves en muy pocos minutos, el central brasileño no pudo más e hizo algo insólito: pedir el cambio. No había ni lesión, ni tarjeta, ni dolencia, simplemente impotencia. Paulao tomó la decisión por Calderón y el técnico argentino le hizo caso, por él entró Vadillo. El defensa brasileño fue la cara y los pensamientos béticos, para olvidar todo lo que ha sucedido desde que comenzó la campaña.

Foto vía alfinaldelapalmera.com

Foto vía alfinaldelapalmera.com

Mientras tanto, el Rayo casi celebraba a la media hora de partido los valiosísimos 40 puntos que prácticamente le otorgan la permanencia. El equipo de Paco Jémez volvió a ofrecer una tarde de gran fútbol a su hinchada aprovechando las miserias de su rival. Los vallecanos hicieron un gran partido: fueron intensos, rápidos en el juego, quisieron el balón y se hartaron de tirar a portería. Tres goles que pudieron ser más. No quiso hacer sangre el Rayo, que muy pronto se vio con el partido ganado y que incluso se permite el lujo de pensar en algo más que la permanencia.

Paco Jémez: Tenemos que exigirnos más y dejar al equipo lo más arriba posible.

El tercer gol rayista fue obra de Larrivey, después de una gran jugada colectiva y tras una sucesión de rechaces en el área bética. Con el 3 – 0, el Rayo jugó completamente a placer. La grada fue una fiesta y el Betis un funeral. Una vez más, los de Gabriel Calderón demostraron porque están donde están: sucesión de desgracias que han dado con un equipo preparado para disfrutar de una temporada en la que se regresaba a Europa viviendo una auténtica pesadilla de la que no consigue despertarse.

Chica marcó el gol del honor para el Betis, se los dedicó a los malogrados Dani Jarque y Miki Roqué, y cerró un partido que prácticamente certifica la categoría en la que jugarán ambos equipos la próxima temporada. Vallecas se prepara para festejar la salvación, el Betis ya no cree en la permanencia y se prepara para afrontar un descenso inminente que puede ser matemático la próxima jornada.

Ficha técnica

Rayo Vallecano: Rubén; Arbilla, Zé Castro, Gálvez, Nacho; Trashorras, Saúl (Baena min 66); Rochina (Lass min 78), Bueno (Seba Fernández min 53), Iago Falqué; y Larrivey.

Betis: Adán; Juanfran, Paulao (Vadillo min 31), Perquis (Jordi Figueras min 66), Chica; Lolo Reyes, N´Diaye, Nono; Leo Baptistao (Verdú min 66), Rubén Castro y Jorge Molina.

Goles: 1-0 min 14 Rochina. 2-0 min 26 Paulao en propia puerta. 3-0 min 51 Larrivey. 3-1 min 78 Chica.

Árbitro: Hernández Hernández (colegio canario). Amonestaciones a Zé Castro, Iago Falqué, Saúl y Arbilla por el Rayo; a Leo Baptistao, N´Diaye y Nono por el Betis.

 

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...