Quiero fracasar como Setién

Quique Setién reflexiona antes del Real Betis - Real Valladolid | Foto vía lfp.es

«Al éxito y al fracaso, esos dos impostores, trátalos siempre con la misma indiferencia», decía el escritor y poeta británico Rudyard Kipling. Cuántas veces hemos escuchado esas dos palabras relacionadas con el deporte, siempre en referencia a un resultado final y sin analizar cómo se llegó al mismo.

Para cierta opinión pública, Quique Setién ha fracasado en el Betis. En siete días su equipo ha sido eliminado de la Europa League y la Copa del Rey, lo que ha puesto al técnico cántabro, y sobre todo a su forma de entender el fútbol, en entredicho. Setién no parece caer demasiado bien a algunos, que se lanzan sobre él como la trampa caza al ratón que toca el trocito de queso en cuanto aparece un mal resultado. Filias y fobias aparte, los resultados son los jueces supremos del fútbol, para bien o para mal. Y como es lo único que importa a la mayoría, toca analizarlos.

La actual es la segunda temporada de Quique Setién como entrenador del Betis, un equipo que en la última década ha peregrinado sin rumbo por el fútbol español. Dos descensos, un sinfín de problemas jurídicos, una presidencia que nadie quería y un banquillo caliente en el que ningún entrenador aguantaba una temporada entera. Setién y su cuerpo técnico dieron unas coordenadas en el césped, dotaron al equipo de una identidad futbolística y en relativo poco tiempo han obtenido resultados importantes.

Fran Martínez (al que pueden seguir en el perfil de Twitter @LaLigaenDirecto) ha aportado una serie de datos bastante interesantes en las últimas semanas. Quique Setién ha llegado en 80 partidos a 35 victorias con el Betis. Lorenzo Serra Ferrer, el técnico más laureado de la historia verdiblanca, necesitó 103 encuentros en el siglo XXI para alcanzar esta cifra. El santanderino es, además, el preparador con el que el Betis ha dejado más veces la portería a cero (dieciséis esta temporada) en los últimos trece años. La última estadística de esta misma cuenta es demoledora: Setién es el entrenador que ha dirigido al Betis en más de 50 partidos con mayor porcentaje de triunfos de la historia, un 43,75%.

Por si fuera poco, en los dos últimos cursos el Betis ha ganado en el Bernabéu o el Camp Nou, estadios donde llevaba dos décadas sin oler ni un solo triunfo en Liga, se ha clasificado para Europa y ha vivido noches para el recuerdo, como la de San Siro ante el Milan. Mientras, se han revalorizado jugadores hasta el punto de que las arcas del club están preparadas para acometer importantes inversiones en el futuro. Fabián tuvo que marcharse en su día cedido al Elche en busca de los minutos que no le daban en Sevilla. Llegó Setién y se destapó. Hoy triunfa en el Nápoles, que pagó por él 30 millones de euros. Podría hablarse también de Júnior, Francis o Loren, a los que Setién reclutó desde Segunda B y Tercera para convertirlos en jugadores asentados en Primera División.

Los derbis merecen mención aparte. Los aficionados del Betis se habían acostumbrado a agachar la cabeza cada vez que tocaba medirse al Sevilla. Más de una goleada se vio en los últimos años, en los que si el Betis empataba se consideraba un marcador positivo. Desde el aterrizaje de Setién se han jugado tres clásicos sevillanos: dos victorias béticas y un empate. Uno de esos triunfos fue por 3-5, en el Sánchez Pizjuán (sí, el Betis marcando cinco goles al Sevilla y no al revés) y el otro, por 1-0 en el Benito Villamarín, un campo que no celebraba una victoria en un derbi desde el año 2006.

La actualidad manda. El Betis está a tres puntos de la cuarta plaza, que permite jugar la Champions, y ha disputado las semifinales de Copa por primera vez en 14 años. Y sí, lo de Europa fue una decepción. El Rennes superó al Betis en dieciseisavos de final. Y también, ha habido partidos malos, como esta temporada en Leganés o la pasada en Copa frente al Cádiz. Aun así, resulta complicado encontrar en otro equipo del mundo un entrenador con semejante cantidad de méritos acumulados en tan poco tiempo que esté tan cuestionado como lo está Setién en el Betis.

Para muchos, Setién ha fracasado por haberse quedado a un paso de jugar una final con un equipo que hace cuatro años deambulaba por Segunda División. También por no haber sido capaz de superar una eliminatoria europea en un año en el que el Betis llegó a febrero vivo en tres competiciones (que los más veteranos echen la vista atrás y piensen cuándo fue la última vez que esto ocurrió). Si lo que está haciendo Setién en el Betis es fracasar, yo tengo claro que quiero ser un fracasado.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...