Qué Alegría de delantera

El Betis ha encontrado en el canterano Álex Alegría un socio perfecto para Rubén Castro y Joaquín

Pocos hubieran apostado un euro si en aquel verano de 2012 le hubieran dicho que ese delantero espigado del Cacereño que acababa de fichar por el Betis B iba a llegar a ser el “9” titular de la primera plantilla verdiblanca. Dicho y hecho, Alexander Alegría (Plasencia, 1992) es a día de hoy el principal referente ofensivo del Real Betis Balompié, poniendo las cosas muy difíciles al ahora lesionado Tony Sanabria y desbancando por completo al ucraniano Roman Zozulya.

Alexander, como se le conocía en sus inicios futbolísticos, ha tenido que pasar por prácticamente todas las categorías del fútbol español hasta conseguir su sueño de hacerse mayor en la ‘Liga de las estrellas’. En Extremadura dio sus primeras patadas al balón, desde los infantiles del San Miguel hasta el primer equipo del Cacereño, pasando por el infantil de la Unión Deportiva Plasencia. Su fortaleza física y juego aéreo le hacían contar con un plus sobre sus compañeros, sobre todo en categorías inferiores. Ya en el Plasencia, equipos como el Villarreal se fijaron en el delantero placentino. En el Cacereño creció el interés por parte de aun más clubes de renombre, como el Espanyol o el Málaga, pero fue el Betis quien se llevó el gato al agua.

En 2012 llegó al Betis B de la mano de José Antonio Gordillo, por aquel entonces coordinador de la cantera bética, a un filial entrenado por Hristo Vidakovic. Los comienzos de Alegría en Heliópolis no fueron fáciles. Esta primera temporada de Álex en el filial bético, la 2012-13, fue de largo una de las peores que se recuerdan, con hasta tres entrenadores en un año (Antonio Rancero “Puma” sustituyó al bosnio después de 6 partidos y, tras 10 jornadas, fue nombrado Óscar Cano) y descendiendo a Tercera de forma rotunda. A pesar de ser el futbolista con más partidos de toda la plantilla, Alegría solo pudo convertir en 3 ocasiones.

Tras un trabajado ascenso a Segunda B con un gol en el último minuto del último partido de play-off de Kevin Lacruz frente al Orihuela, llega la confirmación de Álex Alegría como gran promesa de futuro para el Real Betis. 14 goles en 35 partidos con el filial de Juan Merino le abrieron la puerta del primer equipo, con el que debutó en marzo de 2015 en el campo del Mirandés. Fueron solo diez minutos y ni uno más en toda la temporada, pero el de Plasencia había escrito la primera página de una historia que todo apunta que traerá grandes alegrías, y nunca mejor dicho, a la parroquia verdiblanca.

La Segunda B se le quedaba corta al bueno de Álex y para el salto definitivo al primer equipo aún faltaban un par de pasos, así que el Betis le buscó sitio en Segunda. El Numancia de Jagoba Arrasate fue su destino durante un año. En Soria volvió a ser el jugador con más partidos durante la temporada (41, 31 como titular), además del máximo goleador con 12 goles. Ahora sí, tras una cocción a fuego lento, Álex Alegría estaba preparado para pisar la Primera División.

Los 12 goles de Álex en Soria fueron claves para su ascenso al primer equipo. | Foto vía Diario de Soria

Los 12 goles de Álex en Soria fueron claves para su ascenso al primer equipo. | Foto vía Diario de Soria

El siguiente capítulo de la historia ya lo conocen. Cuatro partidos consecutivos como titular, dos goles y un sinfín de acciones acertadas, convierten a Álex en una de las revelaciones del presente curso. Como cuando era un niño, el placentino supera por alto a cualquier defensa que se le acerque. Su juego de espaldas, su sacrificio y además su buena pegada lo avalan como el delantero centro titular, al menos por el momento, del Real Betis.

Suyos son los dos goles que valieron el empate frente al Granada y suyo podría haber sido el gol de la igualada en el Sánchez-Pizjuán, de no haber sido injustamente anulado. Debutó contra el Valencia en Mestalla (2-3) y ante el Málaga en el Villamarín (1-0) hizo su mejor partido hasta el momento. Estuvo en todas y se desfondó hasta el final. Claves para amarrar los tres puntos fueron las dos faltas que provocó en los últimos minutos, con el conjunto malagueño volcado y el cansancio haciendo mella en los jugadores béticos, tras el derbi del martes y los tres cambios por lesión, que imposibilitaron que jugadores como Felipe, Joaquín o el propio Álex descansaran. Al cacereño le aguantó la gasolina hasta el final y su sacrificio fue fundamental.

Alegría es el delantero con más saltos ganados del inicio de Liga y el socio perfecto de Rubén Castro y Joaquín. Con la irrupción de Alegría, Rubén ha tenido que cambiar su rol en el campo. A sus 35 años, el canario vuelve a entrar por banda gracias al juego posicional del canterano, de forma similar a cuando se asociaba con el hoy delantero del Getafe Jorge Molina, aumentando las posibilidades ofensivas de la vanguardia verdiblanca. Para Joaquín, su juego aéreo le convierte en un aliado ideal de sus centros por alto. Su envergadura también es fundamental a la hora de recuperar la posesión en balones por alto tras despejes o saques de puerta, una de las grandes asignaturas pendientes del Betis en los últimos tiempos. Mucho tendrán que trabajar Sanabria y Zozulya si quieren quitarle el puesto a Álex. De momento Poyet lo tiene claro.

También te podría gustar...