Mirandés 0 – 0 Betis: Historia del «cerocerismo»

Hay partidos que merecen la devolución del dinero invertido a los aficionados (gasolina, entradas…) y uno de ellos es el que han disputado esta tarde Mirandés y Betis. Según pasaban los minutos se veía que el duelo de Anduva caminaba a paso firme y seguro hacia el marcador vacío. Los de Pepe Mel, desaparecidos en combate. Los «rojillos» se animaron más. Si alguien mereció ganar ese fue el equipo de Carlos Terrazas, que llevó la contienda a su terreno y controló el juego sin crear un peligro excesivo.

Las pocas ocasiones de gol destacables llevaron el puño y la letra del Mirandés, un conjunto muy bien trabajado en lo táctico, correoso en defensa y con las ideas muy claras. Todo lo contrario que un Betis que estaba muy lejos de imponer su fútbol. Todo fue del revés para Pepe Mel y los suyos, lesión de Molinero incluida. A los diez minutos levantaba el cuarto árbitro el cartel para indicar que el defensor bético abandonaba el terreno de juego. Cejudo entró en su lugar. Y con un extremo reconvertido a lateral derecho, el Betis sufrió por el costado izquierdo del Mirandés, que se encontró con la madera al filo del descanso. Emilio sacó una falta y el mencionado Cejudo la desvió hacia atrás con Adán superado. Sólo el palo evitó que Anduva celebrara el gol de su equipo.

El único intento del Betis fue un inofensivo disparo de Portillo desde fuera del área que atrapó Razak. El portero ghanés se limitó a recibir pases de los zagueros y a coger centros que volasen por sus dominios. Ni siquiera tuvo que preocuparse por los saques de esquina, pues su rival verdiblanco no efectuó ninguno en los noventa minutos. Rennella desesperado y superado por los centrales del Mirandés, buena oportunidad tenía el franco-italiano de discutirle el puesto al sancionado Molina, y Rubén Castro sólo fue a firmar el examen. Con la pareja Xavi Torres-N´Diaye incapaz de elaborar fútbol, un invisible Ceballos y un desafortunado Portillo, cero en ataque para el Betis. Ni cerca estuvo el gol.

Llegaba el final del choque y el empate era, incluso, un buen resultado para los béticos, que podían haber compartido liderato con Las Palmas en caso de ganar. Urko Vera empezaba a hacerse grande en el área y las bandas se hacían más y más profundas con el paso de los minutos. Del delantero vasco fueron dos remates en sendas jugadas a balón parado que amenazaron al «cerocerismo» de Anduva. El Betis aún se conformó más con el empate cuando Bruno vio la segunda cartulina amarilla.

Con el pitido final, resultado lógico para lo visto. Nada el Mirandés, aún menos el Betis. Tarde tediosa donde Castilla y León limita con Euskadi. Uno de esos partidos que invitan a pasar el domingo entre mantas y películas de sobremesa. El fútbol brilló por su ausencia.

Ficha técnica:

Mirandés: Razak; Aitor, Caneda, Álex Ortiz, Kijera; Rúper; Emilio (Juanjo, 79′), Igor Martínez, Álex García, Pedro (Espín, 60′); y Urko Vera.

Betis: Adán; Molinero (Cejudo, 10′), Bruno, Jordi Figueras, Varela; Portillo (Álex Alegría, 79′), Xavi Torres, N´Diaye, Ceballos (Fabián, 61′); Rennella y Rubén Castro.

Goles: No hubo.

Árbitro: Eiriz Mata (colegio gallego). Expulsó a Bruno, del Betis, por doble tarjeta amarilla. Amonestaciones a Pedro, Caneda, Álex García y Rúper por el Mirandés; a Cejudo y Rubén Castro por el Betis.

 

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...