Mel y Emery se la juegan en el derbi de Copa

A pocas horas del derbi copero entre Betis y Sevilla, todo apunta a que el enfrentamiento es una prueba para medir cuál de los dos equipos hispalenses está peor. Ni los de Heliópolis ni los de Nervión llegan en un buen momento a un partido que marcará un antes y un después. La Copa es ya de por sí un torneo con enorme presión, por la posibilidad de que el más mínimo error provoque la eliminación. Si a eso se le añade el medirse al eterno rival, dicha presión se multiplica.

El Benito Villamarín será el escenario del primer asalto. Segundo derbi de la temporada tras el combate nulo (nunca mejor dicho) en vísperas de Navidad. En la Liga, Betis y Sevilla no ofrecieron un buen espectáculo. Se dieron fuerte, como si estuviesen marcando terreno antes del todo o nada en la Copa. Para estar en cuartos de final, se pedirá algo más de fútbol.

El trascendental choque llega en uno de los puntos más críticos que vive Pepe Mel como entrenador del Betis. Al madrileño le ha tocado aguantar crisis de resultados y de juego, rumores de cese y diversas situaciones delicadas, pero nunca se había enfrentado a un plebiscito en su contra como el que tuvo soportar el domingo frente al Eibar. El primer encuentro después del «Pepe, vete ya» es ante el Sevilla. Una reválida de las complicadas, con profesor duro. Mel se jugará la mayor parte de su crédito en los 180 minutos (puede que más, en caso de prórroga) en los que se dividirá la capital de Andalucía.

Mel, con Emery de espaldas, durante el derbi de la Liga Foto vía laliga.es

Mel, con Emery de espaldas, durante el derbi de la Liga
Foto vía laliga.es

A Unai Emery no es que le vaya mucho mejor ahora mismo. Al técnico vasco se le critica por el pobre rendimiento que está teniendo el Sevilla como visitante (ninguna victoria en Liga lejos del Sánchez Pizjuán), la eliminación en la Champions y los problemas para generar cuando Banega no está sobre el terreno de juego.

Sin embargo, el entrenador del Sevilla juega con una ventaja con respecto a su homólogo bético: sus directivos le arropan. Su cargo no corre peligro aún. Ese apoyo no es tan visible en el caso de Pepe Mel. Según informa el diario ABC, el consejo de administración del Betis le ha dado un voto de confianza a su míster, pero le ha exigido una reacción. En la planta noble del Villamarín no han gustado sus palabras a Estadio Deportivo («no me veo en el Betis más allá de junio») y la mala imagen unida a los marcadores negativos cosechados en las últimas fechas han desgastado mucho la figura de Mel, que tampoco cuenta ya con el beneplácito de la afición.

Foto vía number1sport.es

Foto vía number1sport.es

En pocas palabras, para el técnico del Betis el derbi de Copa contra el Sevilla es fundamental de cara a su futuro en Heliópolis. Menos agobios tiene un Emery flanqueado por los dos títulos de Europa League conquistados en las dos últimas campañas y por la clasificación para esta competición (la favorita de los sevillistas) en la última jornada de una fase de grupos de la Champions decepcionante, pero que necesita un volantazo este curso.

La eliminación a cargo del enemigo deportivo dejaría muy tocado a cualquiera de los dos técnicos. Las pizarras se la juegan más que nunca. El que gane recibirá oxígeno, el que pierda quedará muy debilitado. El gran duelo sevillano, decisivo en dosis extremas. Más todavía por ser en la Copa del Rey.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...