La retaguardia bética mejora

Parece que la veleta verdiblanca se ha movido, y eso es habitual en un equipo históricamente impredecible. En los tres primeros partidos de Liga el Betis encajó ni más ni menos que siete goles: dos le endosó el Sabadell, uno el Numancia y cuatro la Ponferradina. Adán mostraba un rendimiento muy pobre y la defensa, en especial la pareja de centrales formada por Perquis y Jordi Figueras, se encontraba en el punto de mira. La retaguardia era señalada como el punto más flaco de uno de los máximos favoritos al ascenso.

Cuatro jornadas han pasado desde la goleada en El Toralín y da la impresión de que las circunstancias son otras. El equipo de Julio Velázquez ha reducido considerablemente el número de tantos en contra en los últimos encuentros, en los que sólo ha recibido dos: le marcó el Albacete en la derrota del Villamarín y el Girona en el triunfo por 1 – 3 en Montilivi. Ante Mirandés y Valladolid, el Betis ha logrado encadenar dos encuentros consecutivos sin que el rival celebre una sola diana. Así que la media de goles recibidos en los últimos cuatro choques es de 0,5, mientras que en los cuatro primeros llegó a los dos por encuentro. Las matemáticas no fallan y muestran una evidente mejoría en la parcela defensiva.

Perquis despeja un balón en el partido ante el Valladolid en el Nuevo José Zorrilla  Foto vía: abc.es

Perquis (arriba a la derecha) despeja un balón en el partido ante el Valladolid en el Nuevo José Zorrilla
Foto vía: abc.es

Si el próximo domingo el Betis logra dejar su marco intacto contra Las Palmas, habrá acumulado tres duelos imbatido. Esta situación no se daba desde hace dos años, en los primeros compases de la temporada 2012/2013, con Pepe Mel como entrenador. Aquella campaña, la de la clasificación para Europa, los béticos se mantuvieron sin encajar hasta tres partidos seguidos: Real Sociedad (2-0), Osasuna (0-0) y Valencia (1-0). Desde entonces, lo máximo que ha aguantado un portero del Betis sin recoger el balón de sus redes ha sido dos choques (estos datos los facilitaba en Twitter la cuenta @Betistorico).

Y una de las claves de esta mejoría defensiva puede encontrarse en el meta Adán. El madrileño, que en la segunda vuelta del curso 2013/2014 realizó actuaciones muy destacadas, se mostró muy impreciso en los suspiros iniciales de la Liga, pero en los últimos tres compromisos, y muy especialmente en el del pasado domingo, parece haber recuperado la sobriedad. Volvió a ser el portero seguro y decidido por alto de la última temporada. En Valladolid se erigió el mejor del Betis con sus intervenciones, que ayudaron a conservar un valioso empate sin goles.

Adán, en la imagen atrapando un balón, fue el mejor del Betis en Valladolid Foto vía: estadiodeportivo.com

El portero Adán fue el mejor del Betis en Valladolid
Foto vía: estadiodeportivo.com

El dúo Perquis-Jordi Figueras también ofreció un muy buen rendimiento en Pucela. El franco-polaco y el catalán son de los más responsabilizados en los malos momentos del Betis, pero los números le quitan la razón a sus detractores. Muchas veces mencionamos a @BetisStats en este tipo de artículos, una vez  más nos vemos obligados a ello, pues el siguiente dato es suyo. El Betis ha terminado imbatido la mitad de los partidos que han disputado juntos Perquis y Jordi Figueras de forma completa, o sea los noventa minutos: siete de quince. No son malas cifras, ni mucho menos, las que presentan los titulares en el centro de la defensa del presente curso, que vienen siendo fijos para Velázquez en las alineaciones iniciales. En total, Perquis y Jordi Figueras han defendido el eje de la retaguardia bética en 1551 minutos, en los cuales el Betis ha recibido 17 goles. Fue el mejor binomio de centrales del infausto 2013/2014.

Perquis y Jordi Figueras durante un partido la temporada pasada Foto vía: estadiodeportivo.com

Perquis (derecha) y Jordi Figueras (izquierda) durante un partido la temporada pasada
Foto vía: estadiodeportivo.com

Era imprescindible que el cuadro verdiblanco solucionase los graves problemas defensivos mostrados en las primeras jornadas. Se encajaban demasiados goles para ser un equipo con el objetivo de subir. Velázquez no ha cambiado las caras protagonistas pero la zaga ha mejorado, quizás ayudada por la seguridad que ofrece tener a un portero en forma o por la modificación del sistema de juego. Por cierto, en la goleada de Ponferrada (el peor resultado del Betis hasta la fecha, que se produjo en una segunda parte pésima) Perquis y Jordi Figueras no jugaban juntos: el segundo fue cambiado en el descanso con 0 – 1 en el electrónico.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...