Granada 1 – 0 Betis: pase largo, gol y ¿fin?

Un minuto pasaba de la media hora cuando el estadio de Los Cármenes se levantó para celebrar el primer y único gol del derbi entre Granada y Betis. La jugada fue un homenaje a los amantes del fútbol directo. Ilori envía un pase desde su campo que coge la espalda a la defensa bética, Piti la baja con calidad y logra definir ante Adán. Una acción clásica, de las de toda la vida. El balón no necesitó ni tocar el césped ni pasar el visto bueno de los centrocampistas nazaríes: «¿para qué, cuando puedo dar yo la asistencia desde mi posición de central?», debió pensar el defensor asistente.

En realidad el partido no tuvo mucho más. Hubo intensidad, muy buen ambiente en la grada y la emoción que provoca un resultado corto pero muy poco fútbol. Antes del 1-0, el Granada ya había dispuesto de varias ocasiones para adelantarse en el marcador. Los de Lucas Alcaraz salieron muy agresivos. Fue un milagro que en los primeros minutos no marcasen los nazaríes. Adán evitó el tanto dos veces en la misma jugada, la primera de peligro del choque. Primero fue con un disparo de Brahimi desde fuera del área y luego en el posterior rechace que no aprovechó El Arabi. Los granadinos dominaban y los verdiblancos (con un bonito color azul cielo en su camiseta en el día de hoy) parecían tener una dura y resacosa mañana de domingo.

Gabriel Calderón retornó a la línea de cinco atrás pero no defendió bien el Betis. Brahimi fue una mosca de septiembre para Amaya, N´Diaye y Jordi Figueras. El franco-argelino jugó un gran encuentro. Tiene talento, desparpajo, habilidad y ese punto de intensidad que hacen de él un futbolista muy incómodo para cualquier zaga. Gran partido el suyo y también el de Piti, autor del ya mencionado gol. Sin duda de lo mejor de un encuentro muy poco vistoso. Para el Granada los tres puntos eran vitales, venían de tres derrotas consecutivas, y sobre todo para su cuestionado entrenador. Alcaraz estaba a un paso de la guillotina y con el triunfo consigue respirar un poco. Que decir de lo que significaba el partido para el Betis, que tras la derrota puede terminar la jornada a trece puntos de la permanencia.

Muy poco ofrecieron los béticos, aunque en esta ocasión podría destacarse que no hubo goleada tras el gol inicial del contrario, como ocurrió en Vigo y en Valencia. El Betis luchó, que es lo mínimo, y hasta se podría decir que rondó el empate. Roberto salvó las dos ocasiones más claras de los heliopolitanos, primero a remate de cabeza de Rubén Castro a la salida de una falta y posteriormente tras un disparo de Leo Baptistao, que no supo finalizar una buena jugada colectiva.

Calderón deshizo en la segunda mitad la defensa de cinco buscando tener más referencias arriba pero lo que logró fue descomponer a un equipo que se limitó a colgar balones en busca de que a alguien le llegase la inspiración y anotase la igualada. El Granada no sentenció y por eso acabó pidiendo la hora. Los de Alcaraz se metieron atrás a raíz de la expulsión de Dani Benítez, muy rigurosa, seguramente acusando la mala fama que debe tener entre los árbitros.

Con diez el Granada y con diez también el Betis (expulsado Amaya por doble amarilla) se terminó un partido que tuvo en intensidad lo que no de fútbol. Choque feo que se decidió con una victoria muy importante para los locales, que huyen de las arenas movedizas. Los béticos resignados, la permanencia ya es más que un milagro para los de Gabriel Calderón.

Ficha técnica:

Granada: Roberto; Nyom, Ilori, Murillo, Brayan Angulo; Fatau, Fran Rico, Recio; Piti (Dani Benítez min 61), El Arabi (Riki min 82) y Brahimi (Foulquier min 85).

Betis: Adán; Juanfran, Amaya, N´Diaye, Jordi Figueras, Juan Carlos (Leo Baptistao min 65); Nono, Lolo Reyes (Salva Sevilla min 65), Verdú (Nosa min 68); Rubén Castro y Jorge Molina.

Goles: 1-0 min 31 Piti.

Árbitro: Teixeira Vitienes (colegio cántabro). Amonestaciones a Nyom, Piti, Roberto y Riki por el Granada; a Nono, Leo Baptistao y N´Diaye por el Betis. Expulsó con roja directa a Dani Benítez y por doble amonestación a Amaya.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *