El San Patricio del Betis

Foto vía manquepierda.com

El verde es el color de Irlanda, el 17 de marzo (hoy) el día de su patrón: San Patricio. Saint Patrick, si respetamos el inglés, también es el nombre de la famosa catedral de Dublín, la más grande de todo Irlanda, construida junto a un pozo donde se cree que San Patricio convertía a los paganos en cristianos. Los iconos y símbolos de la cultura irlandesa son muchos, y el Betis tiene el suyo propio.

El único entrenador que logró levantar un título de Liga con el conjunto sevillano (en cuya camiseta es protagonista el verde, mezclado con blanco) fue irlandés. Puede que de aquellas, en un fútbol que todavía no era un negocio a escala mundial, no pareciera tan milagroso hacer campeón al Betis, pero lo cierto es que nadie ha sido capaz de repetir la hazaña en la mitad verdiblanca de Sevilla. El 28 de abril de 1935, el Betis se impuso por 0 – 5 al Racing de Santander en tierras cántabras y consiguió su única Liga después de quince victorias, cuatro empates y tres derrotas. Lo hizo de la mano de Patrick O’Connell.

Don Patricio o ‘Mr O’Connell’, de estas dos maneras le llamaban en la capital de Andalucía, llegó al Betis en 1931 procedente del Real Oviedo. Y como pocos técnicos pueden presumir de triunfar en el club de Heliópolis sin sacarle antes de Segunda, eso hizo también el San Patricio bético. En su primera temporada ascendió, para dirigir en lo que hoy es el Benito Villamarín durante cuatro temporadas que terminaron con el mayor logro de los 109 años de historia verdiblanca.

Homenaje a O'Connell en el Villamarín Foto vía realbetisbalompie.es

Homenaje a O’Connell en el Villamarín
Foto vía realbetisbalompie.es

Después de aquel éxito, Don Patricio se marchó a entrenar tres campañas al Barcelona para luego regresar a Sevilla a comienzos de los cuarenta. Otra vez hizo subir al Betis, que comenzaba a forjar su fama de irregular y ave fénix, aunque ya no lo volvería a dirigir en Primera, al no llegar a un acuerdo para renovar.

Patrick O’Connell labró prácticamente toda su carrera como entrenador en España. Nacido en County Westmeath el 8 de marzo de 1887, se desempeñó como futbolista en un puesto que hoy sería defensa central o medio defensivo. Comenzó en equipos modestos de Dublín y luego dio el salto como profesional al Belfast Celtic. En la capital de Irlanda del Norte cuenta actualmente con un mural en su honor (foto principal) en el que está presente el título de Liga bético.

Patrick O'Connell Foto vía drumcondrafc.com

Patrick O’Connell
Foto vía drumcondrafc.com

Sheffield Wednesday, Hull City o Manchester United fueron algunas de las camisetas que defendió en el terreno de juego. Nunca salió de las islas como jugador. Al retirarse cambió el frío irlandés y británico por el calor de España. Su primera experiencia, en 1922, fue en Santander con el Racing, a quien preparó durante siete cursos. Luego se fue al Real Oviedo dos años antes de comenzar su periplo más exitoso. En el Betis se convirtió en leyenda, gracias a un triunfo que nadie ha conseguido igualar de nuevo.

Conquistar la Liga en 1935 sirvió hasta para perdonarle que tras poner fin a su segunda etapa en el banquillo verdiblanco se fuese a entrenar al Sevilla, al que también ascendió a Primera en 1942. El San Patricio del Betis murió en una pensión de Londres, solo y pobre. Los heliopolitanos llegaron a hacerle un homenaje benéfico en los cincuenta al hombre, llamado como el patrón de su país, que les permitió estar en el selecto grupo de los nueve campeones de Liga en España.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...