El desgobierno salva a Velázquez, de momento

El lunes 25 de noviembre fue de auténtica locura para los béticos. El triunfo del Alavés en el Benito Villamarín profundizó una herida que intentaba ser cicatrizada y la figura de Julio Velázquez pasó de cuestionada a sentenciada en noventa minutos. Porque parece bastante claro que el vallisoletano será destituido como entrenador del Betis, lo contrario sería una sorpresa mayúscula. En la noche del domingo hubo una primera reunión del consejo de administración pero no se tomó ninguna decisión importante. Esta llegaría al día siguiente.

Desde las 20:00 hasta casi la medianoche estuvo reunida la directiva heliopolitana en el coliseo verdiblanco. Sin noticias del cese de Velázquez, la rumorología se disparaba. Todo hacía indicar a que la junta terminaría con el anuncio del despido del técnico, que esa misma mañana había dirigido a la plantilla en la ciudad deportiva Luis del Sol. Sobre las 23:30, la página web oficial del Betis emitió un comunicado en el que no se anunciaba la destitución de Julio Velázquez, pero sí se hablaba de marchas. El presidente, Manuel Domínguez Platas, el vicepresidente, Fernando Casas, y el consejero Antonio José Sánchez Pino informaban al beticismo sobre su dimisión. Así lo confirmaba el ya ex presidente ante los medios de comunicación unos minutos más tarde:

Platas: No resulta lógico que los consejeros salientes tomen decisiones que afectarán al futuro inmediato de la entidad.

Domínguez Platas, Casas y Sánchez Pino no han hecho más que adelantar su fecha de caducidad en el Betis, que estaba prevista para el próximo 9 de diciembre, día en que se celebrará junta de accionistas (promete estar movida). El hombre encargado de sustituir a Miguel Guillén en la presidencia el pasado marzo nunca contó con el beneplácito del público. Sus desafortunados actos tampoco le ayudaron, como el quedarse dormido durante la presentación de Bruno o decir en rueda de prensa «me imagino que Adán tiene claúsula de rescisión». Se encomendó a la figura mítica y reconocida de Alexis Trujillo, capitán del Betis en los noventa al que puso en la secretaría técnica, y falló en la búsqueda de un director deportivo, dicha función ha tenido que ser asumida por el ex futbolista canario, quien ni siquiera dispone de título todavía (acude todas las semanas a Madrid para obtenerlo).

El caso es que en la próxima junta de accionistas se terminaría de forma oficial el desafortunado paso de Manuel Domínguez Platas por la presidencia del Betis. La dolorosa derrota en casa frente al Alavés, unida a un cabreo cada día más evidente y razonable de la afición, han precipitado los acontecimientos. No esperarán al 9 de diciembre, los tres directivos mencionados dimiten hoy mismo para que sus sucesores puedan empezar a tomar decisiones.

El entrenador

A lo largo del martes se espera el nombramiento del nuevo presidente y sus consejeros. En todos los medios puede leerse un nombre: Juan Carlos Ollero. Este ingeniero industrial posee ya experiencia al frente de un club deportivo, pues fue presidente del Cajasol durante ocho años. Todo apunta a que cambiará el baloncesto por el fútbol para sentarse en el palco del Benito Villamarín. Él y sus consejeros asumirán el reto y decidirán acerca de la figura del entrenador.

Juan Carlos Ollero, a la derecha en la imagen saludando a Aíto García Reneses durante su etapa en el Cajasol, apunta a nuevo presidente del Betis Foto vía: que.es

Juan Carlos Ollero, a la derecha en la imagen saludando a Aíto García Reneses durante su etapa en el Cajasol, apunta a nuevo presidente del Betis
Foto vía: que.es

Nada es seguro y todo es posible, pero parece que Julio Velázquez no hecho más que prolongar su agonía. El castellano-leonés aún durmió anoche como entrenador del Betis, pero la marcha de los directivos no le asegura, ni mucho menos, sentarse en el banquillo el próximo sábado ante la Llagostera. El secretario técnico, José Luis Molina, fue de los que en la reunión nocturna del lunes apostó por darle continuidad al joven técnico, quizás esta figura sea la gran esperanza de Velázquez para seguir dirigiendo a los verdiblancos. Cabe recordar que el ex preparador de Murcia y Villarreal escucha cada quince días a la hinchada del Villamarín pidiendo su marcha.

El nuevo consejo hablará esta tarde. Si Velázquez cae, las principales opciones parecen ser tres: una deseada y dos más probables. La deseada es la de Pepe Mel, que volvería un año después de su destitución. La afición corea su nombre en cada partido que se juega en casa, de manera que sería una decisión popular con el objetivo de contentar a una grada desencantada y disgustada con la situación que vive su equipo. El principal obstáculo para su retorno eran los directivos salientes. Con la marcha de Platas, Casas y Sánchez Pino ya no queda nadie de los que en su día tomaron la decisión de prescindir del madrileño, por lo que su vuelta ya es más factible. Faltaría comprobar sus condiciones (que las pondrá), así como sus pretensiones económicas y si estas son compatibles con lo que puede asumir un equipo de la Liga Adelante, pues el caché de Pepe Mel en estos momentos es el de un entrenador de Primera.

Tras las dimisiones en el consejo, la vuelta del deseado Pepe Mel es más factible Foto vía: mundodeportivo.com

Tras las dimisiones en el consejo, la vuelta del deseado Pepe Mel es más factible
Foto vía: mundodeportivo.com

Sí ha habido contacto real con Fernando Vázquez. El entrenador gallego conoce perfectamente al Betis, lo dirigió en la temporada 2000/2001, y a la Segunda División. Dos ascensos a Primera contemplan la carrera de Vázquez, el último de ellos muy reciente: la campaña pasada con el Deportivo. Su nombre es el que suena con más fuerza en caso de que el nuevo consejo decida echar a Julio Velázquez. La tercera alternativa es la de Juan Merino, técnico del filial. En un principio, sería una apuesta por la interinidad, hasta que llegara el momento de elegir a un nuevo preparador.

Por ahora, la única noticia destacable es la marcha del Manuel Domínguez Platas y dos de sus allegados. Esta tarde, el Betis tendrá nuevo presidente, el tercero desde marzo. La inestabilidad ha vuelto a apoderarse de una entidad centenaria que se está convirtiendo en ingobernable. Y ese desgobierno ha salvado el puesto de Julio Velázquez, de momento. El entrenador volverá a someterse hoy a la decisión del consejo, esta vez  de uno nuevo. El martes volverá a ser un día duro para el beticismo.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...