Celta – Betis, camino de clásico

El Celta – Betis va camino de convertirse en clásico, en una especie de derbi a larga distancia, en partido de máxima rivalidad y, ante todo, en partido de máximo riesgo. Máximo riesgo para los dos equipos, porque desde aquella semifinal copera que tanto odio generó en Vigo hacia el Betis, los encuentros entre vigueses y sevillanos llegan siempre en momento clave de la temporada para ambos equipos. Así fue el año pasado, en los buenos tiempos de ambos equipos en Primera y en la brutal lucha por el ascenso de unas temporadas atrás.

Al contrario que en la temporada pasada, quizá sea hoy el Betis quien llega más necesitado a Balaídos por cuestión de puntos, pero Luis Enrique ya advirtió que «el Celta se juega tanto como el Betis«, y es que una victoria permitiría a los vigueses dejar a los verdiblancos totalmente hundido a 11 puntos, seguir fuera del descenso una jornada más y, casi tan importante como esto, dar continuidad a una racha de resultados muy positiva como local, que ya aportó a los de Luis Enrique siete de los últimos nueve puntos posibles.

El Celta se juega tanto como el Betis

Con todo, esa inclinación del Celta a sucumbir a las estadísticas que menos le favorecen es inevitable: por un lado, lo del entrenador nuevo del Betis, que estrena a Calderón en el banquillo. Por otra parte, la costumbre local de resucitar moribundos. Y, además, la tendencia, también celeste, de amarrarse con garra al sufrimiento, de no alejarse de la zona peligrosa por muy fácil que se plantee la posibilidad. En cualquier caso, si hay una estadística que parece incontestable es la que el Betis lleva labrándose durante toda la Liga de perder un partido tras otro. Y todo esto en medio de la convulsión característica de ambos equipos al final del período de fichajes: que si nos gustan los mismos jugadores, que si tú me copiaste, que si Pereira va a venir o si Mina se va a ir cedido…

Para esta hazaña contra las todopoderosas fuerzas de la naturaleza matemática, el Celta se plantará hoy en el campo sin Augusto, pero con Charles y Borja Oubiña recuperados de sus bajas. Calderón fue más contundente todavía con su convocatoria y desplazó a Vigo a todos sus jugadores disponibles y adelantó, puesto que el factor sorpresa es solo para paletos y necesitados, que Baptistao y Rubén Castro serán titulares, posiblemente acompañados por Cedrick, por lo que se pudo intuir a través de los entrenamientos. No viajan Nosa, Perquis, Braian Rodríguez ni Chuli.

Pero si algo destaca de la convocatoria para el partido de esta noche, es la que el Celta hace a su afición, que se reunirá dos horas antes para recibir al equipo en su llegada al estadio, como en los partidos más importantes de las últimas temporadas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *