Celta 4-2 Betis: La única remontada fue gallega

El Betis llegaba a Balaídos con muchas ideas positivas en la cabeza: «cambiamos de entrenador, Calderón nos levanta, en Vigo empieza la remontada». En el Celta, por el contrario, pese a estar mucho mejor clasificado y ofrecer mejores sensaciones que su oponente el pensamiento era de desconfianza: «el Betis viene mal pero no es la primera vez que resucitamos a alguien, ojo que nos podemos meter en un lío si perdemos, nada de confianzas». Quizás sea este un buen reflejo de lo que dicen los estereotipos sobre Galicia y Andalucía, muy distintas la una de la otra. Más escépticos los gallegos y dados al optimismo los andaluces.

Ciertos o no los estereotipos, en la previa se cumplieron y en ese ambiente empezó el encuentro. No transcurrieron mal los compases iniciales para el Betis. Los sevillanos sorprendieron con un nuevo sistema sin extremos y acumulando mucha gente en los carriles centrales, dejando las bandas completamente libres para Juanfran y Nacho, que ejercían de carrileros. Esta forma de jugar pareció descolocar a los de Luis Enrique, que no se sintieron cómodos en los primeros minutos del partido.

La apuesta surtió efecto. Primero fue un gol mal anulado a Salva Sevilla por un fuera de juego inexistente y luego el tanto que sí subió al marcador. Rubén Castro emergió de las cenizas en las que se consumía últimamente para rematar a la red un centro de Juanfran, tras una gran internada de éste por banda derecha. El Betis se adelantaba en el marcador y parecía que el guión podía ser distinto al de otras jornadas. Los andaluces daban primero.

Sin embargo, los viejos fantasmas verdiblancos aparecieron de nuevo y no parece que vayan a mudarse. Seis minutos después del 0-1, Rafinha centró desde la banda derecha y provocó una batalla por alto de Paulao contra Orellana, o lo que es lo mismo de los 188 centímetros del central bético contra los 168 del centrocampista celeste. El ganador fue, increíblemente, el jugador local. Orellana con un certero cabezazo ponía el empate a uno. A partir de ahí, el Celta no hizo sino aprovechar la fragilidad defensiva del Betis. A la media hora de juego Charles ya había remontado el partido. De nuevo fue un centro desde banda derecha que el delantero brasileño aprovechó para inaugurar la autopista construída por Amaya en el área. Tras rematar solo en el área pequeña llegó el 2-1 para el Celta.

El Celta había superado unos primeros minutos de incertidumbre y con el marcador a favor se sintió cómodo y tranquilo. Rafinha y Orellana se movieron como pez en el agua y Charles fue una pesadilla para la zaga con sus movimientos. Tras otra imprecisión defensiva del Betis, Orellana ponía el tercer gol vigués, segundo en su cuenta particular.

Con el 3-1 al descanso el partido parecía visto para sentencia. El inicio del segundo tiempo fue muy parecido al primero. El Betis trató de dominar, de irse hacia arriba en busca del gol que lo metiese en el partido. El Celta esperaba y salía con peligro a la contra. Álex López avisó con un mano a mano que se marchó por encima del larguero. El ferrolano salió del campo dejando su sitio a Nolito, que minutos más tarde sentenciaría el partido con el cuarto tanto tras otra buena acción con asistencia incluída de Charles en el área mal defendida por el Betis.

Rubén Castro maquilló el resultado para los sevillanos en los minutos finales tras recoger un balón suelto en el área céltica. Seguramente la mejor noticia que sacan los béticos del partido sea la reinserción de su goleador, autor de sus dos goles y mucho más participativo que en jornadas anteriores. Al final del choque el Betis buscó un tercer gol que estuvo cerca en dos ocasiones, una falta lanzada por Verdú y un saque de esquina que casi es rematado por Rubén Castro. Sufrió algunos minutos el Celta pero la grada acabó celebrando el triunfo. Con una dura e incomprensible entrada de Cedrick sobre Rafinha, seguramente fruto de la impotencia, que costó la roja directa al futbolista del Betis, se terminó el partido.

4-2 en el marcador final. Los béticos se hunden un poco más tras una nueva derrota. No hubo efecto Calderón, la única remontada que se vio en Balaídos fue la de un Celta que navega hacia los 22 puntos y respira en la clasificación alejado de un descenso al que cada día parece más condenado el Betis.

 

Alineaciones

Celta: Yoel; Hugo Mallo, Costas, Fontás, Jonny; Álex López (Nolito min 67), Oubiña, Rafinha; Krohn-Delhi (Madinda min 75), Charles (Bermejo min 91) y Orellana.

Betis: Guille Sara; Juanfran, Paulao (Jordi Figueras min 45), Amaya, Nacho; Lolo Reyes, Nono (Cedrick min 68); Leo Baptistao (Jorge Molina min 62), Verdú, Salva Sevilla; y Rubén Castro.

Goles: 0-1 min 17 Rubén Castro. 1-1 min 22 Orellana. 2-1 min 31 Charles. 3-1 min 39 Orellana. 4-1 min 73 Nolito. 4-2 min 79 Rubén Castro.

Árbitro: Hernández Hernández (colegio canario). Amonestaciones a Krohn-Delhi y Orellana por el Celta; a Salva Sevilla, Nono y Rubén Castro por el Betis. Expulsó con roja directa a Cedrick (min 91).

 

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *