Betis y Llagostera, la Copa en estado puro

La Copa del Rey ha sido siempre un oasis para los clubs modestos. La posibilidad de ofrecer un título a sus aficiones. La opción de ver al equipo de tu localidad jugar contra los grandes. Que bonito fue ver al Mirandés llegar a semifinales, al Alcorcón golear a todo un Real Madrid o al C.D. Ourense (que en paz descanse) jugar y empatar en el Camp Nou. En los tiempos de las eliminatorias a partido único, del bien llamado torneo del K.O, las casas de apuestas solían frotarse las manos ante la posibilidad de que un equipo de 2ºB, por ejemplo, eliminase a un gigante del fútbol español.  Con el actual formato es mucho más improbable que se den estas sorpresas (aunque de vez en cuando alguna que otra tenemos) pero la Copa sigue ofreciendo ese punto de romanticismo que hace de ella una competición muy atractiva para los más humildes.

El Betis es uno de esos equipos tradicionalmente «coperos» en España. Este campeonato ha dado en Heliópolis dos grandes alegrías en forma de títulos (en 1977 ante el Athletic y en 2005 frente al Osasuna, ambas veces en el Vicente Calderón) y también bastantes decepciones (como la final perdida en 1997 contra el Barcelona en el Bernabéu). Es un torneo por el que los béticos siempre apuestan, sea cual sea el resultado final.

Este jueves se han sorteado la primera y la segunda ronda de la Copa del Rey 2014/2015. En las primeras eliminatorias, sólo conjuntos de 2ºB y Tercera. Los de la Liga Adelante aparecen emparejados en una segunda fase en la que, entre otros encuentros, podrá verse un Betis – Llagostera, a partido único en el Benito Villamarín. El 10 de septiembre será la primera vez que se enfrenten ambos equipos. Los sevillanos se han medido ya alguna vez, al menos una, a todos los equipos con los que compartirá cartel en la Liga Adelante, exceptuando el recién ascendido catalán.

El Llagostera, que jugará sus partidos como local en Palamós debido al césped de hierba artificial de su estadio, sólo ha jugado en su historia dos ediciones de la Copa del Rey: en la temporada 2011/2012 y la 2012/2013. En su primera participación, los gerundenses eran equipo de Tercera División y aún así lograron superar dos eliminatorias: ganaron al Olímpic de Xátiva (4-2) y al Cerceda (2-1). Se plantaron en tercera ronda, donde fueron eliminados por L´Hospitalet (0-1).

A la siguiente campaña, el club catalán, ya en 2ºB, conseguiría llegar más lejos. Tras eliminar a Badalona, Ejea y Prat, al Llagostera le tocaría uno de los platos fuertes de dieciseisavos de final. Este pequeño pueblo cercano a la Costa Brava vio a su equipo jugar contra el Valencia, en un campo abarrotado que necesitó de gradas supletorias para permitir el acceso de público. El conjunto che, entrenado en aquel momento por Mauricio Pellegrino, ganaría 0-2 con tantos de Jonas y Valdez. Los valencianistas completarían el pase en Mestalla, imponiéndose por 3-1.

El Valencia celebra uno de los goles marcados al Llagostera hace dos temporadas en Copa Foto vía: en.valenciacf.com

El Valencia celebra uno de los goles marcados al Llagostera hace dos temporadas en Copa
Foto vía: en.valenciacf.com

Esa eliminatoria contra el Valencia ha sido hasta ahora la última en la que el modesto equipo catalán se dejó ver en la Copa del Rey. Ocho partidos después, el Llagostera se medirá al Betis en un todo o nada en el coliseo verdiblanco, y siendo equipo de la misma categoría que los de Julio Velázquez. Se ha hablado mucho de la presencia del Eibar en Primera, con toda la razón del mundo por el gran mérito de los armeros, pero hasta ahora se ha oído poco de este club gerundense que en apenas diez años ha pasado de deambular por el fútbol regional de Cataluña a competir en Segunda, contra equipos con la historia del mencionado Betis, Zaragoza, Sporting, Valladolid u Osasuna.

Betis y Llagostera. Dos títulos de Copa conquistados contra dos ediciones de Copa jugadas. Máxima incertidumbre. El torneo del K.O. en estado puro.

Me gustaría terminar con dos datos, el primero de ellos favorecerá al Llagostera. Siempre que este equipo ha jugado la Copa del Rey, ha logrado superar la segunda fase, la misma en la que visitará la parte verdiblanca de Sevilla. El segundo tranquilizará a los béticos, pues la escuadra heliopolitana no pierde un partido como local en Copa desde que en diciembre de 2010 sucumbiera ante el Getafe de Michel (1-2). A ver cual de los dos es capaz de romper las estadísticas, porque al fin y al cabo es para lo que sirven, ¿no?

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...