Betis – Rijeka: aparcar Europa y pensar en la Liga

Vuelve la Europa League para el Betis. La competición que con tanta ilusión se afrontaba a principios de temporada y que ahora parece haberse convertido en una especie de estorbo, teniendo en cuenta la delicada situación en la Liga. Por eso, el mayor objetivo verdiblanco para las próximas fechas es que en el regreso de esta competición en febrero la situación en la Liga haya mejorado y así poder afrontarla con mayores garantías.

El propósito principal está cumplido. El Betis ya está en dieciseisavos de final gracias principalmente a las dos victorias cosechadas ante el Vitoria de Guimaraes. La única meta real que los béticos se marcan para mañana es ganar y esperar que el Olympique de Lyon no haga lo propio en Portugal. De este modo, el Betis sería campeón de grupo. En frente estará el Rijeka. El equipo croata todavía no sabe lo que es ganar en esta Europa League pero en el partido de ida, terminado con empate a un gol, demostró ser un rival muy incómodo, duro y correoso. En el Villamarín jugarán con la ambición de despedirse de esta competición sumando tres puntos y aspirar a no ser el que cierre el grupo I al final de la liguilla.

En lo meramente deportivo, Juan Carlos Garrido ha dado a conocer la lista de 18 convocados, en la que no están ni Vadillo, que continúa con problemas en uno de sus isquiotibiales, ni Cedrick. Tampoco parece clara la presencia de Jorge Molina, que será duda hasta última hora. El delantero alcoyano se probará con los no convocados y luego el técnico decidirá. El que sí parece que estará ante el Rijeka es Rubén Castro. El delantero canario parece ir recuperando poco a poco su estado de forma y es muy probable que tenga minutos en el último partido de la fase de grupos de la Europa League.

Otro de los atractivos es comprobar el estreno de Garrido en el banquillo del Villamarín. El entrenador valenciano mantiene en su discurso la importancia de recuperar la confianza de la hinchada verdiblanco. Aún a sabiendas de que el partido verdaderamente importante para el Betis es el del domingo en Anoeta, un triunfo mañana permitiría cerrar con buen pie el primer tramo de competición continental y asegurarse la tranquilidad de la afición, al menos hasta el inicio del encuentro ante la Real Sociedad.

 

 

 

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *