Betis 2 – 2 Llagostera: Un punto de realidad

Se esperaba un partido difícil en el Benito Villamarín, y lo fue. El que pensara que la Llagostera, por no tener mucho nombre o relevancia mediática, fuese un testigo de lujo de la victoria del Betis se habrá llevado un buen golpe contra la realidad. Esa realidad dice que los hombres que prepara Lluís Carrillo son un magnífico equipo de fútbol: juego simple pero organizado, serio, difícil de batir, correoso y muy efectivo a balón parado.

Así se presentaron los de la Costa Brava en Heliópolis. Sin hacer ruido. Con sus sigilosas armas preparadas para sacar los tres puntos del coliseo verdiblanco. En una tarde de sol y calor, no puede ser de otra forma en la primavera sevillana, el Betis esperaba la sexta victoria consecutiva y tocar la élite con la yema de los dedos. Los noventa minutos dejan a los de Pepe Mel dos puntos menos líderes y con la posibilidad de que el Sporting, tercer clasificado, reduzca diferencias.

Los gerundenses fueron mejores que el Betis en la primera parte. De hecho, a los diez minutos dieron el primer susto con un disparo de Ríos completando una contra. Tuvo que despejar bajo palos Jordi Figueras. David no se achicó ante Goliat. Las hondas enviaban pedradas muy precisas a balón parado y contragolpes que debieron incrementar los sudores de Pepe Mel en la banda.

Pese a la mejor disposición catalana, los locales comenzaron a rondar los dominios del ex portero bético René. Rubén Castro tuvo la opción más clara, pero el canario echó por la borda un gran pase entre líneas de Portillo. Esa acción fue previa a la primera jugada polémica del partido. Areces Franco no vio o no interpretó como penalti una clamorosa mano de Alcalá en el área.

Daba la impresión de que el encuentro navegaba por los mismos mares que el del Zaragoza o el Osasuna, con un contrario bien plantado ante un Betis que no las tiene todas consigo. Por eso se notaba cierta tranquilidad, pues en aquellos compromisos el primer tanto bético había abierto la lata de una goleada posterior. La Llagostera fue más «hipster» y decidió adelantarse en el marcador. Casado hizo una falta, Pitu la ejecutó y Juanjo, en posición incorrecta, remató a gol. La revelación, el segundo mejor equipo de la segunda, el conjunto que lleva ahora trece jornadas sin perder, se adelantaba en el Villamarín. Sopresa para algunos, para otros quizás no tanto.

El caso es que el Betis se vio en la obligación de remontar y saltó decidido a ello tras el descanso. Apenas un minuto de segunda parte y un centro raso de Molinero fue rematado a la red por Rubén Castro, que abandonó las vaselinas (muy bonitas si terminan bien pero chirriantes si no) y disparó de primeras, raso y duro.

Se vino arriba el equipo verdiblanco, y con él una grada que ansiaba celebrar un tanto más que diera los tres puntos. Lo buscó Jorge Molina, pero el alcoyano vio como su cita le daba plantón en el Villamarín por primera vez en ocho partidos. El que lo encontró fue de nuevo Rubén Castro. Alcalá, central de la Llagostera, no acertó a despejar un envío desde la zaga bética, el esférico le cayó al Pichichi de Segunda y éste no perdonó. El Betis por delante en un encuentro que ya tenía el honor de ser uno de los más complicados de la temporada.

Pepe Mel movió el banquillo. Entró N´Diaye para dar consistencia en la medular. Mientras, Lluís Carrillo metió artillería por medio del delantero Alberto Perea. Le salió bien a la Llagostera, aunque gracias a una genialidad. Tito enganchó de volea una pelota que no iba a ninguna parte y selló el gol más bonito de la tarde. Diana que subió al luminoso un empate que no se movería pese a que Eloy Gila casi regala el triunfo al Betis, el larguero evitó el gol en propia meta que hubiera supuesto la victoria local. La igualada final frena a los béticos y permite a la Llagostera hacer una enorme irrupción pública, demostrando por qué mantiene muy vivo su sueño de jugar la promoción de ascenso.

Ficha técnica:

Betis: Adán; Molinero, Bruno, Jordi Figueras, Casado; Kadir (Vadillo, 61′), Xavi Torres, Ceballos, Portillo (N´Diaye, 75′); Jorge Molina (Rennella, 80′) y Rubén Castro.

Llagostera: René; Querol, Alvalá, Vallho, Samu de los Reyes; Imaz, Pitu, Tito, Ríos (Perea, 73′); Juanjo (Sergio León, 70′) y Arturo (Eloy Gila, 64′).

Goles: 0 – 1, 38′: Juanjo. 1 – 1, 46′: Rubén Castro. 2 – 1, 70′: Rubén Castro. 2 – 2, 77′: Tito.

Árbitro: Areces Franco (colegio asturiano). Amonestaciones a Portillo, Jorge Molina, Vadillo, Adán y N´Diaye por el Betis; a Alcalá y Pitu por la Llagostera.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...