Betis 0 – 2 Sevilla: Un derbi digno de Europa

Tensión, pasión, nervios, emoción… No pudo tener más ingredientes la eliminatoria de Europa League entre Sevilla y Betis. Ni nervionenses ni heliopolitanos defraudaron. No bastaron 210 minutos de partido para decidir un ganador. Tuvo que ser la tanda de penaltis la que decidiera el equipo clasificado. Y esa lotería que dicen que son los penaltis (aunque realmente habría que decir que los de Unai Emery soportaron mejor la presión y tuvieron más acierto, lo de lotería no es cierto al 100%) dio como ganador al bando sevillista.

A pesar de que el Betis había comenzado bien la ronda decisiva, con un Adán que en la prórroga había sido el héroe evitando el 0-3 con un doble paradón a Gameiro y Bacca en la misma jugada. El portero madrileño detuvo el primer penalti de la noche a Vitolo. A partir de ahí nadie falló hasta que N´Diaye ajustó tanto que estrelló el balón en el palo. La tanda estaba igualada en el quinto penalti de cada equipo. Rakitic no falló y la presión era para Nono: canterano, desde muy pequeño vistiendo las rayas verdiblancas. En sus botas estaba llegar a la muerte súbita o quedar eliminados. Lanzó y lo hizo mal. Beto le adivinó la intención. La eliminación bética se había consumado y la euforia se instalaba en el bando sevillista. El Sevilla se clasificaba después de igualar un 0 – 2, tras un partido taquicárdico y con la tanda de penaltis como juez de un derbi histórico.

Sevilla no habrá podido parar de contar los infartos que han debido producirse anoche. Cada balón dividido, cada ataque, cada córner, cada ocasión y cada contra eran un motivo para que a los aficionados les diese un vuelco el corazón. La tensión podía haberse cortado con un cuchillo. Esto es el derbi de la capital de Andalucía y tanto Betis como Sevilla se han encargado de presentárselo a Europa. Ambos merecían los cuartos de final pero la UEFA decreta que solo uno puede pasar.

Los de casa salieron acongojados, nerviosos, deseosos de que pasaran los minutos y el marcador no se moviera. Muy mal administrada la ventaja inicial por el Betis. No necesitó asfixiar con ataques el Sevilla, que había salido con un once muy ofensivo, con Rakitic en el doble pivote y sus dos goleadores, Gameiro y Bacca, titulares. Al cuarto de hora, Perquis abandonaba el terreno de juego lesionado (segundo partido consecutivo en el que Calderón tiene que hacer cambio antes del minuto 15), Nono le sustituía y N´Diaye ocupaba el centro de la zaga. Momentos de confusión bética que el Sevilla aprovechó para marcar. Porque las desgracias nunca vienen solas debió pensar el técnico argentino del Betis. Centro de Marin, mal despeje del senegalés y gol de Reyes, que le tiene tomada la medida al Betis. El talentoso extremo sevillano siempre aparece en los derbis.

José Antonio Reyes celebra el importante primer gol del Sevilla anoche Foto vía: orgullodenervion.com

José Antonio Reyes celebra el importante primer gol del Sevilla anoche
Foto vía: orgullodenervion.com

 

Calderón había apostado por Amaya en el lateral derecho. Las múltiples bajas del Betis en defensa le habían obligado a ello. El mantener la disposición inicial le hizo apostar por N´Diaye para eje de la zaga tras la lesión de Perquis y de esta forma el Rakitic y M´Bia se adueñaron del centro del campo. Ese pulmón infranqueable e infatigable que es Alfred N´Diaye volvió a la medular rápido, Amaya ocupó el puesto de defensa central y Juanfran retrasó su posición. El Betis fue otro.

En la segunda mitada, el balón ya no quemaba en los pies verdiblancos. Los locales aparecieron en ataque. Cedrick y Juanfran aparecían como flechas, Juan Carlos se convertía en velocista en el costado izquierdo y el Sevilla no encontraba huecos. La lesión de Reyes les afectó y también el hecho de que N´Diaye anuló a Rakitic en el segundo tiempo. El Betis buscó el empate y la tranquilidad pero se encontró con Beto, que estiró una pierna milagrosa tras un disparo raso de Leo Baptistao. El brasileño trató de volver a ligar con el gol y pudo conseguirlo hasta en tres ocasiones, pero su cupo se había agotado en el Sánchez Pizjuán.

Cedrick y M´Bia disputan un balón anoche Foto vía: es.eurosport.yahoo.com

Cedrick y M´Bia disputan un balón anoche
Foto vía: es.eurosport.yahoo.com

 

El fútbol es un deporte grande porque muchas veces es impredecible. Cuando mejor estaba el Betis, cuando más llegaba y más cerca parecía el 1 – 1 llegó el 0 – 2. El Sevilla contragolpeó y conectó a Alberto Moreno y Bacca para que el colombiano ejecutase ante la salida de Adán. La eliminatoria estaba igualada y el guión del partido de vuelta había calcado al de la ida. Casi en el mismo tramo de partido que el Betis en Nervión había marcado el Sevilla en Heliópolis.

Momento en el que Bacca igualaba la eliminatoria con el 0 - 2 Foto vía: estadiodeportivo.com

Momento en el que Bacca igualaba la eliminatoria con el 0 – 2
Foto vía: estadiodeportivo.com

 

En la mente del Betis el peor escenario posible, pues el Sevilla había logrado hacer lo mismo que los béticos la semana pasada: dos goles y portería a cero. Para el Sevilla la sensación de que lo más difícil estaba hecho, había que finiquitar. El partido llegó a la prórroga, donde exceptuando la ya mencionada intervención de Adán solo podría mencionarse la enorme tensión, pues ni uno ni otro quisieron arriesgar. En los penaltis se decidió todo y ahí los de Nervión tuvieron más acierto.  Los béticos volvieron a pensar que la temporada 2013/2014 será de infausto recuerdo en lo futbolístico y los sevillistas sueñan al seguir adelante en una competición que en su día les dio grandes alegrías.

El Sevilla clasificado para cuartos, el Betis eliminado. Los béticos mejores en el Sánchez Pizjuán, los sevillistas superiores en el Benito Villamarín y los penaltis jueces del que ya está considerado uno de los mejores derbis de la centenaria historia de Betis y Sevilla. Heliópolis fue el escenario de una batalla tan épica como histórica. Solo ha habido un ganador deportivo, pero el fútbol hispalense puede presumir de haber exportado a Europa su mejor producto: el derbi sevillano.

 

Ficha técnica:

Betis: Adán; Amaya, Perquis (Nono min 14), Jordi Figueras, Juan Carlos; Juanfran, Lolo Reyes (Jorge Molina min 91), N´Diaye, Cedrick; Leo Baptistao (Salva Sevilla min 73) y Rubén Castro.

Sevilla: Beto; Diogo, Pareja, Fazio, Alberto Moreno; Reyes (Coke min 51), M´Bia (Vitolo min 66), Rakitic, Marin; Gameiro y Bacca (Jairo min 105).

Goles: 0-1 min 20 Reyes. 0-2 min 75 Bacca.

Penaltis: Vitolo (fallo), Rubén Castro (gol), Coke (gol), Salva Sevilla (gol), Gameiro (gol), Amaya (gol), Alberto Moreno (gol), N´Diaye (fallo), Rakitic (gol), Nono (fallo).

Árbitro: Pedro Proença (Portugal). Amonestaciones a Nono y Jordi Figueras en el Betis; a M´Bia, Diogo, Coke, Fazio y Jairo por el Sevilla.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...