Antonio Adán: en busca del nuevo Prats

Los equipos de fútbol pueden compararse en ocasiones con las casas, su contrucción debe comenzar por los cimientos. Y son muchos los expertos, técnicos o especialistas que están convencidos de que un buen conjunto se forja de atrás a delante, o de abajo a arriba, empezando por la retaguardia. El Betis parece haberle hecho caso a esta teoría, puesto que de momento la mayor parte de fichajes realizados para afrontar la próxima temporada se encuentran en la parcela defensiva: Bruno, Molinero, Casado y Dani Giménez. Es decir, un central, dos laterales (uno para cada costado) y un portero.

Los números béticos en la pasada campaña dan la razón a quien ha apostado de esta forma, estamos hablando de datos muy claros. El Betis 2013/2014, descendido a Segunda División, encajó en Liga la estratosférica cifra de 78 goles, solo el Rayo Vallecano ha recogido más veces el balón de su portería (en concreto dos más). Pero los de Paco Jémez compensaron su fragilidad en defensa con casi 60 tantos anotados, un total de 56. El Betis, en cambio, finalizó la Liga celebrando 36. No es que sea una gran cifra, sobre todo si tenemos en cuenta que más de la mitad los han marcado entre Jorge Molina (9) y Rubén Castro (10) , pero son más dianas de las que ha marcado el Levante, décimo clasificado con solo 35 goles a favor, el Elche (30), el Getafe (35) o el Granada (32), todos ellos salvados. El problema aparece cuando combinas 36 tantos marcados con 78 recibidos. El Betis debió taparse más atrás, ese ha sido su gran lastre en la temporada del undécimo descenso a Segunda.

Parece evidente entonces, concluír que los verdiblancos tienen mucho que mejorar en su retaguardia si quieren aspirar al ascenso. El buen trabajo de la línea defensiva es fundamental pero también lo es contar con un buen guardián bajo palos. La temporada pasada, el Betis comenzó la liga con el danés Andersen y el argentino Guillermo Sara como guardametas. Atención a sus cifras: entre ambos jugaron en Liga 21 partidos y encajaron 47 goles, es decir, más de la mitad de los totales recibidos en todo el campeonato.

El último partido de Andersen con el Betis fue contra el Real Madrid, encajó cinco goles Foto vía zimbio.com

El último partido de Andersen con el Betis fue contra el Real Madrid, encajó cinco goles
Foto vía zimbio.com

El último encuentro jugado por Andersen o Sara fue en Balaidos frente al Celta, lo disputó el meta argentino (4 – 2 para los gallegos). La semana posterior, el Betis incorporó a Adán para su portería. Debutó ante el Espanyol (2 – 0 a favor de los de Heliópolis). Llegó para quedarse, exceptuando la recta final del partido ante el Valladolid, que por lesión del madrileño tuvo que jugar el canterano Pedro, el ex guardameta del Real Madrid disfrutó de todos los minutos en Liga y Europa League. Condenó a Andersen a salir cedido al Go Ahead Eagles holandés y a Sara a un auténtico ostracismo, en el banquillo primero y en la grada después (por no presentarse al partido contra la Real Sociedad a pesar de estar convocado).

Las cifras de Adán: 17 partidos de Liga, 31 goles encajados, 4 de Europa League y 3 veces agachándose a por el balón. Mejorando claramente los registros de sus antecesores en la portería del Betis la pasada temporada.

Adán llegó procedente del Cagliari, deseando minutos tras salir por la puerta pequeña del Santiago Bernabéu y después de una mala experiencia en Italia. El meta madrileño necesitaba un equipo en el que jugar, el Betis un buen portero titular. Y el equipo sevillano lleva suspirando por un cancerbero desde la marcha del mítico Toni Prats, que jugó nueve temporadas en Heliópolis y fue indiscutible en siete de ellas.

Prats era un portero autoritario, muy respetado en el área, con un golpeo de balón impresionante, buen juego de pies y hábil en el uno contra uno. Llegó al Betis en la temporada 96/97 procedente del Celta, en 2005 se marchó de vuelta a Mallorca (equipo en el que se formó) después de pasarse prácticamente todo su último año en Sevilla lesionado. Se retiró en 2008 en el Hércules y actualmente es el director deportivo del Mallorca.

Toni Prats fue portero del Betis durante nueve temporadas Foto vía estadiodeportivo.com

Toni Prats fue portero del Betis durante nueve años
Foto vía estadiodeportivo.com

Desde que Prats decidió dejar el Betis, por la portería verdiblanca han pasado Contreras, Doblas, Ricardo, Casto, Goitia, Razak, Fabricio, Adrián y los mencionados Andersen y Sara. Hubo muchos candidatos, pero ninguno logró convertirse en el sucesor del meta mallorquín. En este punto surge Adán, que parece haber cogido fuerza para ser el nuevo guardián de Heliópolis, como en su día lo fueron el citado Prats, Jaro (último trofeo Zamora del Betis) o el histórico Esnaola (para muchos el mejor portero de la historia del Betis). Su buen hacer en la segunda vuelta de la pasada Liga le ha valido para renovar su contrato hasta 2017, y presumiblemente será (si Dani Giménez no se lo impide) el portero titular en Segunda División.

Adán bloca un balón durante el partido de Europa League ante el Rubin Kazán Foto vía betisweb.com

Adán bloca un balón durante el partido de Europa League ante el Rubin Kazán
Foto vía betisweb.com

Adán ha contado con ofertas para abandonar la plantilla verdiblanca, la Real Sociedad fue uno de los equipos más interesados en ficharle, pero el madrileño ha decidido apostar seriamente por el Betis. Todo el mundo pareció quedarse con que fue el eterno suplente de Casillas en el Real Madrid, al que un buen día Mourinho decidió poner a jugar contra Málaga y Real Sociedad. Un experimento que no acabó bien para ninguna parte.

Esta fugaz aventura por la titularidad en Concha Espina ha escondido durante tiempo sus cualidades. Adán domina el espacio aéreo, juega bien con los pies, posee autoridad entre sus defensas, tiene buena planta y ha sido determinante con sus paradas para el Betis. Reúne condiciones para llegar a ser el nuevo Toni Prats. Ese jugador que el Betis busca insistentemente desde 2005 y que todavía no ha aparecido.

¿Será el otrora denostado Adán? En el Bernabéu fue el siempre suplente que un día (y muy fugazmente) relegó al banquillo a Casillas, en el Villamarín puede convertirse en el portero seguro y titular que se lleva buscando desde la marcha de Prats.

 

 

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...