Álex Martínez, otra lesión grave para un canterano bético

Álvaro Vadillo protagonizó la peor noticia de la pretemporada en el Betis. Una lesión en la rodilla izquierda mantendría al joven extremo siete meses de baja desde agosto. Concretamente, se trata de dos esguinces de grado 2-3, uno en el ligamento lateral interno y otro en el cruzado anterior. Esta semana, una segunda rodilla ha vuelto a provocar fuertes dolores de cabeza al cuerpo técnico bético. En este caso la de Álex Martínez.

Corría el minuto 70 de partido contra el Barcelona B cuando una acción fortuíta con Adama Traoré provocó la caída y posterior lesión del lateral zurdo sevillano. El lunes se conoció el diagnóstico. Álex Martínez sufre una rotura parcial del menisco interno, así como una afectación del ligamento lateral interno con fractura trabecular del cóndido femoral y del platillo tibial externos. En pocas palabras, la rodilla hecha un cisco y ausencia de los terrenos de juego durante seis o siete meses. Prácticamente se despide de la temporada, hasta es probable que el Betis le de la baja federativa para disponer de una ficha libre más en el mercado invernal.

No tiene buena suerte el equipo heliopolitano con las lesiones graves, muy especialmente sus canteranos. Es rara la temporada que alguno de los integrantes de la plantilla verdiblanca no se tiene que ausentar durante mucho tiempo para recuperarse de un problema de esta índole. En referencia a Vadillo, es la segunda vez en su corta carrera como jugador profesional que su rodilla hace «crack». Cuando la gran promesa bética sólo contaba 16 años, un choque con Sergio Ramos en el Santiago Bernabéu le produjo al caer al suelo un perjuicio muy similar al del pasado verano. Habilidoso, descarado y con muchas ganas de levantar los aplausos del Benito Villamarín, las lesiones son el único rival al que todavía no ha podido desbordar el gaditano.

Vadillo en camilla tras lesionarse en el Santiago Bernabéu en 2011 Foto vía: estadiodeportivo.com

Vadillo, en camilla tras lesionarse en el Santiago Bernabéu en 2011
Foto vía: estadiodeportivo.com

Muy parecido es el daño al que se enfrenta ahora Álex Martínez. El defensor parece el dueño de la banda izquierda de Heliópolis en el futuro, pero esta reciente y desagradable sorpresa se ha cruzado en el camino, obligándole a interrumpir su proyección. Otro canterano, y no será el último del que hablemos en estas líneas.

Sergio Rodríguez, el joven que sustituyó a Vadillo tras el desgraciado lance con Sergio Ramos en Concha Espina, tiene tanto talento como problemas en una parte de su pierna zurda. Adivinen en cuál. Sí, también en la rodilla. Durante la temporada 2012/2013 apenas jugó con regularidad por una sucesión de lesiones en esta delicada zona del cuerpo. Cuando parecía recuperar la forma, en el verano de 2013 frenó en seco su puesta a punto debido a una calcificación junto al tendón rotuliano, lo que le dejó sin opciones de competir con el primer equipo. Terminó el curso en Lugo, cedido desde enero, y en la vigente temporada, en la que no ha contado con dificultades en forma de lesión todavía (toquemos madera), no cuenta para Julio Velázquez, que hasta ahora no le ha permitido disputar ni un solo minuto en ninguna competición. Pepe Mel tenía enormes esperanzas depositadas en este joven futbolista, pero su carrera se ha estancado sobremanera.

Las lesiones han sido el principal problema de Sergio, en la imagen durante un partido con el Betis B Foto vía: ondabetica.es

Las lesiones han sido el principal problema para Sergio, en la imagen durante un partido con el Betis B
Foto vía: ondabetica.es

Otro calvario es el que sufre el centrocampista Eder Vilarchao, al que el mencionado Pepe Mel llegó a considerar como el gran fichaje de invierno del Betis después de una exhibición del vasco frente al Levante en enero de 2013. Parecía el recambio natural de Beñat, quien abandonaría Heliópolis el siguiente verano rumbo a Bilbao, pero su tobillo izquierdo le detuvo de golpe. Fue durante un entrenamiento en el estadio olímpico de La Cartuja cuando Vilarchao sintió un fuerte dolor en esta zona. Fractura articular de la metáfisis distal de la tibia y paso por el quirófano. En principio fueron tres meses de baja, pero se terminaron convirtiendo en tres operaciones en quince meses.

Eder Vilarchao enamoró durante un partido contra el Levante, el tobillo se cruzó en su camino Foto vía: number1sport.es

Eder Vilarchao enamoró durante un partido contra el Levante, el tobillo se cruzó en su camino
Foto vía: number1sport.es

No pudo marcharse cedido la temporada pasada debido a que las molestias no terminaban de irse. En la segunda vuelta no contaría para Gabi Calderón y tampoco se le permitía competir con el filial, al tener ficha de la primera plantilla. En el actual ejercicio, el Betis fue incapaz de conseguirle una salida: los equipos que le pretendían (Osasuna, Recreativo, Racing y Alcorcón) excedían el límite económico de la LFP con su llegada. En estos momentos, Vilarchao se encuentra sin ficha y siendo ofrecido a múltiples clubes de Segunda División, sin que se le haya encontrado sitio en forma de préstamo. Otra trayectoria prometedora truncada, principalmente, por las lesiones.

Podríamos hablar del tendón de Aquiles de Xavi Torres, de la espalda de Rubén Castro o del pubis de Nosa, pero sólo los canteranos se han bastado para detallar las numerosas lesiones graves que se han sufrido en el Betis en los últimos años. Álex Martínez se suma a una lista demasiado amplia de promesas béticas que se ven obligadas a pasar por el quirófano y a permanecer durante largo tiempo disfrutando del fútbol en la grada o la televisión. Lo más importante ahora, una buena y pronta recuperación. Desde esta página se la deseamos.

 

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *