Alcorcón 0 – 0 Betis: Combate nulo en Santo Domingo

Nunca mejor dicho lo de combate. Demasiadas tarjetas, pero no puede decirse que injustas. Trece amonestados y dos expulsados, ni un solo gol y apenas oportunidades. Alcorcón y Betis hicieron exceso de fuerza y firmaron un resultado lógico, para lo visto. El partido era de fútbol por el balón que aparecía de por medio, entre patadas, caídas y encontronazos.

No pasará a la historia el segundo debut de Pepe Mel en el banquillo del Betis. Ataviado con traje negro, camisa azul celeste y una corbata oscura con pequeñas y llamativas camisetas verdiblancas estampadas, el preparador madrileño acaparó casi todas las miradas durante los prolegómenos: se ha convertido en alguien muy mediático en los últimos años. Cuando el colegiado dio la señal de comienzo, tocó bajar al barro.

No ocurrió nada durante los primeros 25 minutos. Alfareros y béticos se dedicaron a bajar los polvorones consumidos durante las cenas de Navidad. El juego era tosco, lento y sin ideas. Poco a poco el choque, como sinónimo de partido y acto de colisión, fue subiendo de temperatura y aparecieron las constantes faltas. El Alcorcón llevaba cada acción al límite y el Betis no quería cometer errores que le costasen la derrota en uno de los estadios más complicados de la categoría. Sin fútbol ni ocasiones que disfrutar, el invitado de honor sólo podía ser uno: el aburrimiento. Si uno estaba en la grada era el día propicio para disfrutar del ambiente y hacer nuevas amistades, sobre el tapete poco había que ver.

Con todo, mejoró la contienda en el tramo final del primer tiempo. Las dos únicas jugadas en las que intervino un invisible Rubén Castro fueron también las únicas en las que el peligro rondó la portería de Falcón. El canario sirvió un centro que Rennella remató fuera por poco y posteriormente empujó a la red un buen pase de Kadir. Por desgracia para su equipo, el argelino había arrancado en fuera de juego y el árbitro asistente no se equivocó.

Arrancó el segundo tiempo con la esperanza de que la historia mejorase, pero incluso fue a peor. El aburrimiento dio paso a las chispas, las faltas, los agarrones y empujones y las tarjetas. También hubo errores, los primeros, pero eran inmediatamente subsanados con infracción. Rubén Sanz se fue a la ducha antes de tiempo y Pepe Mel parecía dispuesto a aprovechar la mayoría numérica. Metió en el campo a Pacheco y sacó a Rennella, pues el franco-italiano estaba comprando muchos boletos para ser el siguiente expulsado. A los 82 minutos fue Piccini el que dejó a los sevillanos con diez e igualó las fuerzas.

El Alcorcón tuvo la última acción para intentar el triunfo, pero Héctor Verdés no logró fabricar un buen disparo tras un centro al área. No se jugó en el tiempo de descuento y el duelo murió después de muchas amonestaciones, muy poco fútbol y un punto para cada equipo. La parte del cuerpo más usada en Santo Domingo: la muñeca del colegiado.

Ficha técnica:

Alcorcón: Falcón; Iribas, Héctor Verdés, Chema, Bellvís; Fausto, Nagore (Álvaro Rey, 83′), Rubén Sanz, Guichón; Antonio Martínez (Escassi, 93′) y David Rodríguez (Máyor, 79′).

Betis: Adán; Piccini, Bruno, Jordi Figueras, Varela; Xavi Torres, N´Diaye, Ceballos (Molinero, 84′); Kadir (Pacheco, 70′), Rubén Castro y Rennella (Molina, 75′).

Goles: No hubo.

Árbitro: González Fuertes (colegio asturiano). Amonestaciones a Guichón, Fausto, Nagore, Iribas y Antonio Martínez por el Alcorcón; a N´Diaye, Rennella, Pacheco y Xavi Torres por el Betis. Expulsó por doble amarilla a Rubén Sanz del Alcorcón y a Piccini del Betis

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...