95 goles para la historia del Betis

Tal vez no fue el mejor día, con un Villamarín casi vacío (sólo cuatro mil espectadores, una de las peores entradas que se recuerdan desde la ampliación de aforo) y un marcador muy adverso en ese momento, pero Rubén Castro aprovechó el encuentro copero frente al Almería para convertirse en el máximo goleador en solitario de la historia del Betis.

Corría el minuto 74 de partido. Hasta ese instante, el cuadro almeriense se había paseado por el coliseo verdiblanco y el luminoso del Benito Villamarín lucía un contundente y justo 4 – 0 a su favor. Sorprendentemente, Juan Merino decide que el canario ingrese en el terreno de juego por Rennella, cuando todos preveíamos que tendría descanso pensando en el fundamental encuentro del lunes ante el Mallorca y viendo que la eliminatoria parecía ya muy resuelta a favor del Almería. La apuesta le salió fantástica al entrenador interino del Betis. Minuto 80, Dani Pacheco asiste en banda izquierda a Lolo Reyes en una de las múltiples apariciones del chileno por las cercanías del área, el centrocampista, escorado, envía un centro raso al área que no remata Molina pero encuentra a Rubén Castro, cuyo disparo entra en la portería después de golpear en el meta Julián Cuesta. Era el 1 – 4, un gol aparentemente estéril en aquel momento (luego vendrían los de Perquis y Molina para dar algo de emoción a la vuelta) pero que sirvió para elevar al ’24’ a los altares del beticismo.

Y es que, con su diana de anoche, el atacante, llegado a Heliópolis en verano de 2010 procedente del Deportivo, supera las 94 de Manuel Domínguez y se sitúa en lo más alto de la selecta lista de máximos anotadores históricos del Betis. Rubén Castro está por encima de auténticas leyendas béticas, como son Poli Rincón, Rogelio o Alfonso. Así lo recordaba el videomarcador del Benito Villamarín.

Foto vía: realbetisbalompie.es

Foto vía: realbetisbalompie.es

Curiosamente, el exjugador de Las Palmas, equipo en el que debutó de la mano de Fernando Vázquez, Deportivo, Huesca, Nástic de Tarragona o Rayo Vallecano, entre otros, batió el récord de Domínguez en la misma portería donde comenzó su leyenda. Fue un 1 de septiembre de 2010, de cabeza, tras centro de Fernando Vega y también en un partido de Copa estando el Betis en Segunda, en este caso el rival era el Salamanca. Victoria heliopolitana por 2 – 1. El primero de los 95 goles que hasta la fecha ha marcado Rubén Castro con el escudo de las trece barras en el pecho. Esta fue jugada con la que todo empezó:

Ya lo decía en aquella retransmisión el periodista de Canal Plus Adolfo Barbero: «no es el más alto, no es el más fuerte, no es el más rápido, pero huele los goles». Un total de 32 celebró esa temporada, 27 en Liga y cinco en Copa, que sirvieron para celebrar el ansiado retorno bético a la élite. Pero Rubén Castro aún tenía una materia pendiente, ser en Primera el depredador de áreas que siempre ha sido en Segunda.

El canario lo logró. 16 tantos en su primera campaña en la Liga BBVA con el Betis, otra vez máximo goleador de un equipo que logró la permanencia ese curso. 21 marcaría la siguiente, 18 ligueros y tres coperos, en un ejercicio extraordinario suyo y de sus compañeros, que dirigidos por Pepe Mel clasificaban a los verdiblancos para la Europa League. Las cifras de Rubén Castro, en otra época eterno descarte y cedido del Deportivo, le convertían ya en una de las figuras del fútbol español. El de Las Palmas destacaba por su astucia en el área, un cazador de goles que aparecía siempre en el momento oportuno. Especialista en dianas que suman puntos.

Rubén Castro, junto a Pepe Mel en su presentación como jugador del Betis en verano de 2010 Foto vía: fichajes.net

Rubén Castro junto a Pepe Mel el día de su presentación como jugador del Betis
Foto vía: fichajes.net

Pero también él saboreó el amargo sabor que siempre tiene un descenso. Aunque el nefasto curso 2013/2014 comenzó para él con una grave lesión lumbar que le tuvo muchos meses parado, lograría terminarlo otra vez como el máximo artillero bético: un total de trece goles, diez en Liga, uno en Copa y dos en Europa League.

A día de hoy, Rubén Castro es el «pichichi» de la Liga Adelante con doce tantos. En Palamós contra la Llagostera igualó a Manuel Domínguez, que goleó para el Betis en la década de los cuarenta y cincuenta. Con el conseguido frente al Almería ya nadie en el pasado verdiblanco puede evitar que el canario sea el futbolista que más dianas ha convertido en los 107 años de existencia del club sevillano. Un delantero que se lo pondrá muy difícil a todo aquel que quiera batirle. Con 95 goles a sus espaldas, Rubén Castro ya es el máximo anotador de la historia del Real Betis Balompié.

Foto vía: fichajes.net

Foto vía: fichajes.net

 

 

 

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...