Real Madrid 1 – 2 Atlético de Madrid: Bautismo de la nueva bestia negra

Anoche se confirmó aquello de que se ha encontrado rival digno para derbi decente. Por primera vez en la historia de la Liga, el Atlético de Madrid cosechó su segunda victoria consecutiva en casa del eterno rival gracias a los goles de Tiago y Arda Turán. En esta ocasión, dos polos opuestos fueron los que dieron el triunfo a los de Simeone: el balón parado y el factor sorpresa. Con esta derrota, el Real Madrid comienza a gestar una nueva bestia negra, ésta mucho más familiar y cercana que el Bayern de Múnich, acumulando únicamente 3 victorias en los últimos 10 derbis capitalinos.

El tramo inicial del partido ya nos hacía entrever que, a la postre, la vida seguiría igual en Madrid. El equipo blanco comenzó teniendo una posesión ininterrumpida de nada más y nada menos que dos minutos, moviendo la pelota de un lado a otro sin profundidad. El guión táctico de los visitantes fue el habitual, esperar replegado a que el contrario se desesperase y entregara el balón para iniciar contras y, a partir de ahí, sacar petróleo de los balones aéreos a Mandzukic y de la estrategia. De hecho, el dejá vù se convertía en realidad cuando a los diez minutos el Atleti volvió a hurgar en la herida más abierta del Real: córner que botó Koke al primer palo y Tiago, libre de marca, cabeceaba a la red el primer tanto del encuentro. Se adelantaban los rojiblancos y al Madrid le tocaba una vez más el trabajo duro, remar a contracorriente. Sin embargo, ésta vez la especialidad de la casa le hizo un flaco favor al Atleti, ya que tras el gol el equipo replegó en exceso y concedió a los de Ancelotti demasiado espacio en campo propio. Esa reacción dio alas a los locales, que pronto se animaron y empezaron a crear peligro. En el minuto 14, James estuvo muy cerca de lograr el empate al enviar por encima del larguero un remate en semifallo tras centro de Cristiano Ronaldo. Esta ocasión del colombiano abrió la veda de un carrusel de oportunidades blancas. En el 19′, era Benzema el que lo intentaba con un disparo desde la frontal que se marchaba desviado por poco, en el 20′ Pepe mandaba un testarazo a las manos de Moyá y en el 23′ de nuevo el meta mallorquín hacía acto de presencia al sacar una mano espléndida a una falta directa botada por Gareth Bale. En el minuto 25 llegó el punto crítico del Atlético al cometer Siqueira un penalti sobre Cristiano cuando éste ya le había superado con una bicicleta. Moyá, que ya había encendido el modo ‘Superhéroe’, nada pudo hacer por evitar las tablas en el marcador. 1-1 y los locales que continuaron hostigando la meta atlética. Diez minutos después del empate, Benzema desperdiciaba un mano a mano claro ante el meta rojiblanco al no precisar el control y, de nuevo el francés en el 39′, remataba picado un centro de Cristiano al que Moyá volvía a responder con una manopla salvadora. Con ese alarde de reflejos se llegó al ecuador del partido, momento que el Atlético de Madrid aprovechó para coger un poco de aire tras el aluvión de fútbol ofensivo desplegado por el conjunto de Chamartín.

El descanso no marcó un punto de inflexión en la dirección del partido como sí lo hicieron por su parte las incorporaciones de Arda Turán y Griezmann en la segunda mitad. El francés y el turco ingresaron a pocos minutos de la reanudación y dieron a su equipo la pausa y profundidad que tanto necesitaban. Talento y descaro que saldrían a relucir cuando el Madrid comenzaba a dejar espacios atrás por la falta de compromiso en defensa por parte de sus hombres de ataque.

Simeone dio en la tecla con Arda y Griezmann, auténticos revulsivos

Con los cambios, el Cholo consiguió que sus chicos abrieran el campo para crear espacios por dentro. Así, comenzaron a llegar las primeras ocasiones visitantes en jugadas elaboradas. En el minuto 73, Arda avisaba con un disparo que se marchaba lamiendo el palo de Casillas tras marcharse de Arbeloa dentro del área y, solo 2 minutos después, era el propio Arbeloa el que evitaba el tanto del turco al anticiparse a su remate tras un buen centro de Juanfran. Un ‘run rún’ familiar se instauró en las gradas del Bernabéu ante lo que se avecinaba, y el murmullo se transformó en pitos cuando en el 76′ el Atleti volvía a tomar el mando de la ciudad. Jugada de galería la fabricada por los chicos de Simeone: Griezmann jugó la bola al espacio para Juanfran, que centró raso al corazón del área. Allí, Raúl García cargó el disparo para en el último instante dejarla pasar y dar vía libre a Arda, que fusiló con un disparo cruzado a Casillas. El descabello pudo haberlo puesto Antoine en el último minuto pero mandó un mano a mano escorado al lateral de la red. Un final que al Madrid le hubiera supuesto el mismo problema y que al Atleti le hubiera servido para humillar y seguir vengando, de cierta forma, la cruenta derrota en Lisboa.

Sea como sea, la pesadilla que el Real Madrid vivió en Supercopa ya ha trascendido del mundo de Morfeo y se ha hecho tan real como que el derbi madrileño por excelencia ya tiene nuevo amo y señor, la renovada bestia negra del club blanco, el Atlético de Madrid.

Ficha Técnica

Real Madrid: Casillas; Pepe, Ramos, Coentrao, Arbeloa (Varane min.76); Kroos, Modric, James; Bale (Isco min.71), Cristiano, Benzema (Chicharito min.62).

Atlético de Madrid: Moyá; Juanfran ,Miranda, Godín,Siqueira ; Gabi (Arda Turán min.60), Tiago , Raúl García, Koke; Raúl Jiménez (Griezmann min.63), Mandzukic (Mario Suárez min.77).

Goles: 1-0 Tiago (min. 9), 1-1 Cristiano (min. 25), 1-2 Arda Turán (min. 75).

Árbitro: Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Amonestó por parte de los locales a James Rodríguez (19′), Arbeloa (62′), Chicharito (66′) y Modric (84′) con tarjeta amarilla. Por parte de los visitantes, amonestó a Godín (21′), Siqueira (24′), Mandzukic (40′), Gabi (53′), Miranda (85′), Mario Suárez (88′) y Koke (90+1′) con tarjeta amarilla.

Estadio Santiago Bernabéu

Hugo Fernández

Estudiante de Comunicación Audiovisual en Granada haciendo las veces de periodista. Amante del deporte desde crío, ahora aspira a poder dedicarse a ello profesionalmente detrás de un micrófono. Redacción y locución, tanto monta, monta tanto.

También te podría gustar...