Real Madrid 1 – 1 Atlético de Madrid: La pizarra da vida al Atleti

Por todos era sabido que Simeone es un maestro de la pizarra, pero en cada partido parece reinventarse para refrescarnos la memoria. Ayer, tras casi tres meses sin disputar un partido de alta tensión, el ‘Cholo’ y su equipo se volvían a vestir de corto para disputar una nueva final, aunque de las que no gustan al míster. Consciente de que ésta consta de 180 minutos y de que los 90 últimos se disputan en casa, Simeone optó por achicar agua en el Bernabéu.

Los primeros 45 minutos dieron buena cuenta de lo que la tiza había descrito en la pizarra del vestuario visitante. Los trazos parecieron haberse calcado a la perfección en el césped y el Atleti bordó el aspecto táctico. Desde el primer minuto entregó la posesión al Real Madrid, presionó en el centro del campo y esperó para salir a la contra o aprovechar tanto los errores defensivos como las prolongaciones de cabeza de Raúl García o Mandzukic. Los minutos pasaban y el encuentro se hacía pesado por fases, pero este estilo soporífero es el que le funciona al club rojiblanco. A pesar de la posesión abrumadora madridista, los primeros acercamientos con peligro los protagonizó el Atlético. En el minuto 13, Mandzukic probaba fortuna con un chut lejano que atajaba Casillas, y en el 14 era Saúl el que disponía de una ocasión clara al plantarse el canterano en la frontal del área totalmente solo y chutar al muñeco, de apellido Casillas. Así, con el paso paulatino del tiempo, los visitantes se fueron asentando en ese sistema y dieron lugar a que se acabara la primera parte más aburrida de los derbis recientes sin que los blancos crearan peligro alguno.

La segunda mitad arrancó algo más animada. La charla de Ancelotti en el descanso pareció surtir efecto y el Madrid salió lanzado moviendo la pelota con mucho más dinamismo. Tanto es así que en el minuto 47 Gareth Bale dispuso de la primera ocasión local al plantarse tras una buena triangulación madridista frente a Moyá, que repelió el disparo del galés. El meta balear, que se estrenaba en partido oficial con el Atlético, se mostró muy seguro durante todo el encuentro, tal  y como demostró en el minuto 69 desbaratando un libre directo de Bale, cuyo rechace mandó Kroos al limbo cuando lo tenía todo a favor para abrir el marcador. Ya por entonces y a pesar del arreón blanco inicial, el partido volvió a su guión habitual. El conjunto rojiblanco se rehízo y de nuevo borró del mapa a la tan temida ‘BBC’ que la pizarra cholista se encargó de bajar del cielo. No obstante, y como es de esperar a estas alturas de temporada, la gasolina empezó a escasear en los futbolistas colchoneros, muy desgastados por el esfuerzo físico que acarrea defender persiguiendo la pelota. Para aguantar el tirón, Simeone trató de oxigenar la retaguardia y el ataque metiendo a Griezmann, Ansaldi y Raúl Jiménez por Saúl, Siqueira y Mandzukic respectivamente. Ancelotti hizo lo propio con su equipo, acertando de pleno con la incorporación de Di María, imparable cuando es superior físicamente a sus rivales. A falta de diez minutos para el final, el Madrid ya movía la pelota con rapidez y encontraba más espacios. Con James, Di María y las subidas de Carvajal, los pupilos de Carlo se soltaron la melena por primera vez en el partido y se lanzaron al ataque sin pudores. Así, llegaría el gol del fichaje estrella blanco: James rebañaba un balón que quedaba muerto en el área tras una buena combinación entre Kroos y Carvajal, quien centró el balón al punto de penalti. A pesar de que Ansaldi llegó a tocar el esférico, nada pudieron hacer ni el lateral ni Moyá por evitar el primer tanto del partido.

Desde el gol hasta el final del encuentro, el Atleti trató de reaccionar estirándose, ya fuera por orgullo o por simple necesidad. Primero lo intentaba Koke en el 82 con un disparo lejano que tenía que despejar Casillas a córner, y consecutivamente los visitantes crearon peligro con la estrategia en los saques de esquina. Y tanto fue el cántaro a la fuente que al final sonó la flauta. De la misma manera que un servidor inventa refranes, Simeone se sacó un último as de la manga. Y cómo no, dibujado con rotulador sobre papel. Córner que bota Koke al primer palo, el balón se pasea entre Mario Suárez, Marcelo, Pepe y Carvajal y le cae a Raúl García que, libre de marca y en boca de gol, la toca a la «remanguillé» para poner las tablas en el marcador. A falta de tres minutos, el Atlético de Madrid puso de manifiesto que su sistema puede resultar tan efectivo como aburrido. Con el tanto del empate no dio tiempo para más y el partido concluyó con el definitivo 1-1.

De esta forma, el Atleti no sólo se asegura llegar con opciones a la vuelta, sino que además partirá con ventaja en el Calderón.  Un Calderón que dictará sentencia el próximo viernes y que presenciará, esta vez sí, una final a tumba abierta. 90 minutos por delante para que haya nuevo campeón de la Supercopa de España y para asistir, no lo duden, a una nueva exhibición táctica de Simeone y sus guerreros.

Ficha Técnica

Real Madrid: Casillas – Carvajal, Ramos, Pepe, Marcelo – Xabi, Modric (Di María min.78), Kroos – Bale, Cristiano (James min.45), Benzema.

Atlético de Madrid: Moyá – Juanfran, Miranda, Godín, Siqueira (Ansaldi min.64) – Mario Suárez, Gabi, Koke, Saúl (Griezmann min.57)- Raúl García, Mandzukic (Raúl Jiménez min.78).

Goles: 1-0 James Rodríguez (min. 80), 1-1 Raúl García (min. 87).

Árbitro: Javier Estrada Fernández (Colegio Catalán). Amonestó por parte de los locales a Xabi Alonso (38′) y Sergio Ramos (61′) con tarjeta amarilla. Por parte de los visitantes, amonestó a Koke (5′), Siqueira (13′), Mario Suárez (58′), Mandzukic (61′) y Raúl García (69′) con tarjeta amarilla.

Estadio Santiago Bernabéu

Hugo Fernández

Estudiante de Comunicación Audiovisual en Granada haciendo las veces de periodista. Amante del deporte desde crío, ahora aspira a poder dedicarse a ello profesionalmente detrás de un micrófono. Redacción y locución, tanto monta, monta tanto.

También te podría gustar...