Atlético de Madrid 4 – 1 AC Milan: El Atlético se gana a pulso seguir soñando

El Atlético de Madrid accede a los cuartos de final de la Champions League en una noche mágica en la que empequeñeció a todo un siete veces campeón de Europa, el Milan. El equipo rojiblanco completó una gran faena ante su público y salió del Vicente Calderón por la puerta grande confirmándose como uno de los ocho mejores equipos del continente.

El partido no podía empezar de mejor forma en la ribera del Manzanares. Robo en la banda del gran capitán rojiblanco, Gabriel Fernández que, como el queso, es muy bueno. El de Leganés conecta con Koke y el de Vallecas le pone un balón con caramelo por dentro a Diego Costa. El brasileño, imitando a Daniel Sam (protagonista de la película Karate Kid), introduce el balón en el fondo de las mallas dejando helado a Cristhian Abbiati y volviendo loca a la ferviente hinchada colchonera.

Todo era un camino de rosas. El Atlético ostentaba una renta de dos goles en ese momento que pudo incrementarse si un remate de Diego Godín hubiese ido un milímetro más ajustado. La afición rojiblanca jaleaba a los suyos de forma constante.

1394566796_652706_1394568294_album_grande

Aunque, en una jugada aislada, viejos fantasmas volverían a las mentes de todos los aficionados colchoneros. Andrea Poli, que será clave en un futuro en la selección italiana, vio a Kaká, y el brasileño, que ha vuelto a ser el que era en su anterior etapa en el conjunto rossonero, marcaba con la ayuda de Juanfran y metía el miedo en el cuerpo a los seguidores atléticos. A partir de ahí, el Milan tuvo 10 minutos en los que pudo cambiar el rumbo de la eliminatoria si el propio Kaká no hubiese fallado un remate que todo el mundo veía dentro.

De lo que podría haber sido a lo que fue. Del 1 – 2 al 2 – 1. El segundo de los colchoneros llegaría en el minuto 40. En esa franja de minutos en la que un gol es un golpe psicológico. Arda Turan, el Leonard Bernstein del Atlético, disparó con su «diestra» y, empujado por los corazones rojiblancos, el balón hizo un efecto precioso, ayudado también por Rami. El tiró dibujo un gesto de asombro en la cara de Abbiati y devolvió la algarabía inicial al Calderón con el tercer gol del turco en esta temporada en la máxima competición continental. Justo después, Raúl García pudo dejar vista para sentencia la eliminatoria con una asombrosa chilena a la que le faltó la suerte necesaria para entrar en la portería.

El descanso llegaba en el mejor momento posible. El Atleti se había repuesto al gol de Kaká y además incrementó su ventaja en el momento más crítico del partido.

El Atlético, bajo la batuta de Gabi

En la segunda mitad se vio a un Atlético muy sereno y sosegado. Controlaba la posesión del balón sin ningún miedo y esperando a que pasaran los minutos. En el comienzo del segundo acto, el incansable Gabi se encontró con el palo. Diego Costa, siempre eléctrico, se puso el delantal de asistente en esta ocasión y se la dio al «14», que mereció un gol que la madera evitó. Todo pintaba bien.

Y así fue. Corría el minuto 71. El pase a cuartos estaba encarrilado pero no hecho. Raúl García confirmó que el Atleti iba a estar en la siguiente ronda. Gabi, como de costumbre, puso un balón perfecto a uno de los mejores rematadores del momento para que tranquilizara de una vez por todas a la afición. Sin hacer mucho ruido, Raúl García lleva 15 goles esta temporada. Enorme el navarro. Justo después, sería sustituido y tendría la ovación que se merece.

Su lugar lo ocupó Sosa, el fichaje de Simeone al que el tiempo está dando la razón. El argentino fue partícipe en el último gol de los rojiblancos. Una cabalgada suya propició un rechace que le cayó a Diego Costa, que está empeñado en romper todos los registros que se le pongan por delante. Lleva 7 goles en 5 partidos y está a uno de ser el máximo goleador en una edición de Champions del Atlético. La ajustó de forma maravillosa y puso la guinda al pastel de una noche para recordar.

Sería injusto destacar a algún jugador porque, por encima de todo, esto es un equipo cuyos miembros luchan como hermanos, tal y como reza el himno de los rojiblancos. Pero el caso de Gabi es digno de ser llevado a las escuelas y expuesto a los niños que desean practicar este deporte. Es un jugador que corre, que pelea, que da asistencias, que tira cuando es necesario. Es un jugador «top».

El Atlético sigue firme en esta competición. Invicto y contando sus partidos en el Calderón por victorias. Los cuartos de final esperan. Pero antes está el Espanyol. Partidazo el sábado a las 22h. Mañana digan bien alto que son del Atleti, porque este equipo es único en el mundo.

Ficha Técnica:

Atlético: Courtois, Juanfran, Godín, Miranda, Filipe, Gabi, Mario, Koke, Arda Turan, Raúl García y Diego Costa.

Milan: Abbiati, Abate, Rami, Bonera, Emanuelson, Poli, Kaká, De Jong, Essien, Taarabt y Balotelli.

Cambios: Robinho (48′, Taarabt), Pazzini (71′, Essien), Sosa (74′, Raúl García), Cristian Rodríguez (80′, Turan), Muntari (80′, De Jong), Diego (84′, Koke)

Goles: 1-0, 2′: Diego Costa, 1-1, 26′: Kaká, 2-1, 39′: Turan, 3-1, 72′: Raúl García, 4-1, 87′: Diego Costa

Árbitro: Mark Clattenburg. Amonestó a Raúl García (3′, Amarilla), Rami (6′, Amarilla), Balotelli (46′, Amarilla), Bonera (72′, Amarilla) y Robinho (76′, Amarilla).

También te podría gustar...