Atlético de Madrid 4 – 0 Real Sociedad: líderes el día del adiós a Luis Aragonés

Se esperaba una tarde para el recuerdo en el Vicente Calderón tras el fallecimiento el día anterior de Luis Aragonés, exjugador y extécnico del club, y así ha sido. Todos los rojiblancos (club, exjugadores y afición) se preparaban para homenajear a uno de los símbolos del Atlético, pero lo que empezó como un triste recuerdo al «Sabio de Hortaleza» acabó con una de las mayores fiestas de los rojiblancos en lo que va de siglo. El Atlético comenzaba la tarde despidiendo a uno de los hombres más importantes de su historia, y la acababa celebrando en el campo el liderato solitario de la Liga. No estaban en una situación así los del Manzanares desde el doblete de 1996. En aquel año, Luis Aragonés entrenaba al Valencia, equipo que ha permitido que se dé esta situación tras su victoria ayer en el Camp Nou. Curioso.

El pre-partido ya dejaba ver que no era un encuentro más para los locales. Desde horas antes al encuentro comenzaron los homenajes al fallecido. El primero, en el Calderón, a cargo de varios aficionados que depositaron velas y flores en la puerta 8, dorsal que poseía Aragonés en su época de futbolista. Un cuarto de hora antes del pitido inicial, saltaban al césped los exjugadores del Atlético sujetando una fotografía enorme de Luis. Algunos de ellos no podían aguantar las lágrimas al despedir a uno de los suyos. Tras el minuto de silencio, turno para los aficionados que se mantuvieron callados ocho minutos para rendir un último homenaje a Aragonés. El último tributo de la tarde llegaba de parte de los jugadores. Éstos ofrecieron al «Sabio de Hortaleza» una victoria que les deja solos en lo más alto de la clasificación. DEP.

Aunque buena parte de este último homenaje se le puede atribuir a la Real. El equipo donostiarra volvió a ponerse el traje de perdedor que le acompaña en sus visitas a los grandes, ya salió goleado de Madrid y Barcelona, y puso la alfombra verde a los de Simeone. Arrasate, en un acto de riesgo innecesario, alineó a Zurutuza en el medio del campo. Como se demostró después, el pelirrojo no está físicamente para ser titular ya que el ritmo del partido le supera. Además, la entrada de Zuru desplazó a Xabi Prieto a la banda derecha, donde no influye tanto en el juego del equipo. Lo único que podía buscar Arrasate con este cambio posicional era aprovecharse de los buenos centros del capitán, pero hoy la Real jugaba con Vela como falso nueve, lo que complicaba mucho esa opción.

Con este cuadro, los donostiarras solo podían soñar con mantener el 0 – 0 y esperar una contra salvadora de Vela y de Griezmann. Mientras, el Atlético iba acercándose a la portería de Bravo, lentamente. Parecía que los locales sabían que su oportunidad iba a llegar, y ésta apareció en el minuto 37. Error al sacar el balón de Carlos Martinez que se la da a Sosa, éste pasa a Costa que se introduce en el área y centra al punto de penalti donde aparece solo Villa para empujarla. 1 – 0 y el partido en el mejor lugar para poner en liza la idea futbolística de Simeone. El argentino se ve que no conjuga con el «tiki taka» que popularizó Luis Aragonés.

En los 45 minutos restantes sucedió lo que quería el técnico local. Durante los primeros minutos, posesión de la Real que llegaba a la portería rojiblanca sin crear mucho peligro a Courtois. Tras diez minutos de espera, salida de Diego Ribas, recién fichado en el mercado invernal, para alegrar, más si cabe, la tarde a los aficionados. Y luego a esperar que el trío formado por Diego Costa, Raúl García y el brasileño cerraran el resultado con alguna de sus genialidades. Y así ocurrió. El español recupera el esférico en el círculo central, ve a Costa solo y le envía un pase espectacular que deja al delantero delante de Bravo. El goleador no perdona y logra su primer tanto, en Liga, en lo que va de año. El tanto, marcado en el 71’, sirvió para que los locales guardaran los tres puntos y para acabar de desmotivar a los realistas, que decidieron bajar los brazos desde ese momento. Esa falta de interés donostiarra permitió a Miranda y a Diego Ribas colocar el 4 – 0 final en el marcador.

Con esta victoria, los atléticos se aúpan al liderato de la Liga y la Real pierde algo de vista su tan deseada cuarta plaza. Acaba un fin de semana que entrará en la historia rojiblanca. Y tal.

Santiago Elgoibar

Periodista alegre e inquieto, aficionado al deporte y al chocolate. La noticia: cortita y al pie.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *