Atlético de Madrid 4 – 0 Olympiacos: El Atlético se da un festín ante un endeble Olympiacos

Plácida victoria del Atlético de Madrid por 4-0  en la quinta jornada de la fase de grupos de la Champions League frente a un Olympiacos que fue a remolque durante todo el encuentro. El equipo griego no compitió en ningún momento del partido y se vio claramente superado por su rival, que cuajó uno de los mejores partidos de la temporada. Raúl García y Mandzukic, en tres ocasiones, marcaron los goles rojiblancos.

El Atlético mostró una gran imagen. Su rendimiento se asimiló al de la temporada pasada, presionando en todos los instantes del encuentro, algo que había parecido dejar en el baúl de los recuerdos. Una vez más, Arda Turan y Juanfran pusieron el espectáculo, y Mandzukic el gol.

El croata ya empieza a amoldarse al estilo de juego de este Atleti. Ya se ha erigido en el hombre-gol del conjunto colchonero. Lleva cinco tantos en cinco partidos jugados esta temporada en Champions y además, ha pasado a los anales de la historia rojiblanca con este hat-trick. El ex del Bayern se ha convertido en el primer jugador en hacer cinco dianas en una liguilla de la máxima competición continental con la zamarra atlética.

El otro goleador de la noche, Raúl García, sigue a lo suyo. Su trabajo en la ribera del Manzanares es irreprochable. Aprovecha los minutos de los que dispone y nunca alza la voz en caso de suplencia. Algo admirable y un ejemplo a seguir.

El partido tuvo un dominador claro del minuto 1 al 90 y ese fue el Atlético de Madrid. Salió a por la victoria desde el primer instante y  a conseguir un gol tempranero para evitar sustos posteriores. Desde el comienzo del encuentro, Roberto supo que tendría un día muy  laborioso intentando evitar los fieros ataques atléticos. El  principio de choque fue avasallador por parte colchonera. A los cinco minutos, el Atlético ya había gozado de tres ocasiones claras. A la cuarta no perdonaría. Un error estrepitoso de Roberto,  que entregó el balón a Juanfran como si fuera su compañero, permitió al alicantino centrar a un Raúl García que no fallaría en boca de gol.

El Olympiacos debía reaccionar tras este duro golpe pero tampoco tuvo oportunidad de hacerlo. Tenía un huracán enfrente y no era capaz de sofocarlo. La única ocasión reseñable del conjunto griego sería un tímido disparo de Eric Abidal que se marchó por encima del arco defendido por Miguel Ángel Moyá.

Tras esto, el Atleti quería ganar aplastando como suele poner su hinchada en las redes sociales. Un Koke constante, que nunca se cansa de jugar bien al fútbol, junto con un Ansaldi que no para de crecer, alimentaron de balones a Mandzukic y Raúl García, hambrientos de gol en esta noche gloriosa.

Pese al dominio aplastante, el Atlético era incapaz de aumentar la distancia en el marcador y eso que prácticamente todos los titulares en este partido habían tenido oportunidades. Era el caso de Ansaldi, Tiago, y del propio Mandzukic, que lo intentaba con ahínco pero no conseguía marcar. Hasta el minuto 38. Un gol de delantero nato. El croata se encontraba con un mal despeje de Botía para batir a Roberto y sentenciar el encuentro. En la segunda parte, ya liberado de cualquier presión, conseguiría otros dos goles más para salir por la puerta grande del Vicente Calderón.

El segundo tiempo sería muy similar al primer acto. El Atlético quería ser equipo de octavos de final demostrando un buen fútbol y ganando con autoridad. Y cumplió las dos cosas. El juego era de monopolio colchonero al que poco podían responder los griegos, anodadados ante la apisonadora atlética.

Arda Turan, componiendo una nueva sinfonía, vio que podía ser la noche de Mandzukic y le proporcionó un balón fantástico para que el de Slavonski Brod anotara con su cabeza de oro el segundo gol de su cuenta particular. Si tienes a Arda Turan debes sentirte como un auténtico privilegiado de la vida.

Lo mismo ocurre con Koke. El madrileño, con los prismáticos invisibles que lleva incorporados en sus ojos, tiene una visión que muy pocos jugadores tienen en el mundo. A través de una falta, el vallecano le puso otro balón a Mandzo para que éste tuviera que elevarse lo suficiente para conseguir su primer hat-trick como colchonero. La fiesta podría haber sido mayor si Griezmann que ingresó en el terreno de juego sustituyendo a Mandzukic,  no hubiera visto como Stark le anulaba un gol que estaba dentro del límite de la legalidad.

El objetivo se ha cumplido y el Atlético de Madrid ya se encuentra en los octavos de final de la Champions League, aunque matemáticamente todavía no es líder de su grupo. Un empate o incluso una derrota en Turín por la mínima le serviría para comandar el grupo A. Ahora toca pensar en el Deportivo de la Coruña.

Ficha técnica:

Alineaciones:

Atlético: Moyá, Juanfran, Gímenez, Godín, Ansaldi, Gabi, Tiago (Mario Suárez, 46´), Koke, Arda Turan (Raúl Jímenez, 66´), Raúl García y Mandzukic (Griezmann, 69´).

Olympiacos: Roberto, Elabdellaoui, Abidal, Botía, Masuaku, Ndinga, Milivojevic, Maniatis (David Fuster, 46´), Afellay (Kasami, 46´), Chori Domínguez (Bouchalakis, 72´) y Mitroglou.

Goles:

1-0 Raúl García, 9´. 2-0 Mandzukic, 38´. 3-0 Mandzukic, 62´. 4-0 Mandzukic, 65´.

Amonestaciones:

Árbitro: Wolfgang Stark.

Ansaldi (Amarilla, 14´), Ndinga (Amarilla, 53´), David Fuster (Amarilla, 56´), Raúl Jímenez (Amarilla, 86´).

También te podría gustar...